Economía

Los asesores de Sholz prevén que el PIB de Alemania caiga un 0,4% este año

  • Recortan las previsiones a la mitad en 2024 con un crecimiento de solo el 0,7%
  • La inflación media en 2023 será del 6,1% y caerá hasta el 2,6% el año que viene
El canciller de Alemania, Olaf Scholz. / EP.

Los 'sabios' alemanes se reunieron este miércoles durante varias horas para concluir lo que varios analistas privados ya habían vaticinado: Alemania cerrará el año en recesión y crecerá menos de lo esperado en 2024. En concreto el PIB alemán caerá un 0,4% al cierre de este ejercicio y la recuperación será significativamente más débil y se quedará en un tímido 0,7% al cierre de año.

Los cinco miembros del Consejo Alemán de Expertos Económicos acortaron su previsión de crecimiento para el año que viene en casi la mitad. En su revisión de marzo esperaban que la locomotora de Europa creciese un 1,3%, tras haber dicho que en 2023 no habría recesión pero que el PIBse quedaría en un 0,3%.


Tras recibir este jarro de agua fría en la Cancillería por parte de su gabinete económico, Olaf Scholz aseguró que la economía alemana está actualmente "en una fase débil" debido a la "tibia" demanda de sus productos manufactureros los mercados globales clave. Uno de los principales pilares de la economía del país son las exportaciones.
El canciller reiteró que en este momento "faltan cosas" (por las materias primas) y "lo estamos notando", explicó. El gobierno de Scholz está llevando a cabo una serie de medidas de estímulo para el sector manufacturero pero "ahora tenemos que retomar el rumbo y estimular el crecimiento", aseguró el canciller alemán.


Entre los motivos por los cuales los 'sabios' del Canciller recortaron las previsiones para Alemania están, precisamente, la lenta recuperación de la economía mundial, especialmente resaltaron la ralentización de la economía de China. A pesar de que esta semana el FMI se mantuvo optimista en sus previsiones con el gigante asiático, todavía mantienen una ralentización en 2024 hasta el 4,6% a causa de la crisis inmobiliaria.


En el informe resaltan que el 'frenazo' de la economía global "seguirá siendo un lastre para las exportaciones alemanas el próximo año y conducirá a una contribución negativa al crecimiento del comercio exterior".


Una de las miembros del consejo, Verónica Grimm, dijo en declaraciones recogidas por Bloomberg, que lo que necesita hacer ahora el gobierno es "tomar decisiones rápidas" en política económica para mejorar esas perspectivas de crecimiento.
"Los políticos deben crear las condiciones marco adecuadas", añadió. "No bastará simplemente con aumentar el volumen de trabajo, por ejemplo, mediante una inmigración cualificada o una mayor participación femenina en la fuerza laboral. El potencial de producción sólo puede aumentarse mediante fuertes inversiones", dijo tajantemente.


En lo que respecta a la contracción del PIB para este año, los cinco asesores lo achacan a que hubo una caída fuerte del gasto público durante este año. Esto se suma a una importante caída del comercio exterior y el endurecimiento de la política monetaria por parte del Banco Central Europeo.


El consejo pidió una "expansión masiva" de la infraestructura digital y energética y agilizar los procesos para que así se estimule la inversión interna.

La inflación se desplomará al 2,6% en 2024

El control de los precios fue otro gran reto para el gobierno alemán. El encarecimiento de la de la energía y los alimento provocado por la invasión de Ucrania y las sanciones a Rusia fueron dos factores que dispararon los precios. Los cinco expertos económicos del gabinete de Shcolz prevén que la inflación cierre este año en el 6,1% para luego sufrir una fuerte caída hasta el 2,6% al cierre del ejercicio de 2024.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud