Economía

El mercado laboral de EEUU le marca el final del camino a la Fed: el paro sube al 3,9% y la creación de empleo se desinfla

  • El dato de nóminas no agrícolas baja a las 150.000, la mitad que en septiembre
  • La debilidad ha ido más allá de la potente huelga en el sector del automóvil
  • Los ingresos medios por hora interanuales caen a niveles de verano de 2021
Un trabajador del automóvil participa en la huelga convocada por el sindicato UAW. Foto: Bloomberg

Los datos del mercado laboral de EEUU relativos a octubre parecen certificar que la Reserva Federal ya ha llegado al final del camino con las subidas de los tipos de interés. El enfriamiento registrado en el informe mensual publicado este viernes por la Oficina de Estadísticas Laborales (BLS) del Departamento de Trabajo así lo certifica: la creación neta de puestos no agrícolas fue de 150.000, notablemente por debajo de las 297.000 nóminas de septiembre (dato revisado desde las 336.000 iniciales), de las lecturas por encima de 200.000 que han sido la tónica post-covid y de las estimaciones de los analistas en torno a las 180.000. En el conjunto de agosto y septiembre, la revisión ha sido de 101.000 empleos a la baja. Asimismo, la tasa de paro aumenta una décima hasta el 3,9%, a las puertas de la 'barrera psicológica' del 4% tras unos años cerca de mínimos históricos.

Una vez concluida la reunión del Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC) de la Fed de este miércoles en la que los tipos no se tocaron por segunda cita consecutiva (permanecen en el rango 5,25%-5,5%), el presidente del banco central, Jerome Powell, no cerró la puerta a nuevas alzas. Pero lo dijo con un tono que no convenció al mercado, bastante seguro de que el organismo ha encontrado su techo en el precio del dinero durante este ciclo. Si todavía quedaba alguna duda, este informe de empleo parece despejarlas un poco más. Los inversores así lo han percibido: los rendimientos de los bonos del Tesoro a 10 años han vuelto por debajo del 4,5% tras su reciente escalada al 5%, los de los bonos a dos años también han caído al 4,8% desde la frontera del 5% y el dólar se dejaba casi un 1% frente al euro tras publicar la BLS los datos.

Otra de las métricas más observadas del informe, la relativa a los ingresos medios por hora, reflejó un avance del 0,2% intermensual en octubre, por debajo del 0,3% esperado y del 0,3% del mes anterior. En términos interanuales, los ingresos medios por hora avanzaron un 4,1%, por encima del 4% esperado, pero por debajo del 4,3% anterior y marcando el dato más bajo desde el verano de 2021. Las ganancias salariales anuales deben acercarse al 3,5% para ser coherentes con el objetivo de inflación del 2% de la Fed.

En un nuevo signo de debilidad, la medición del empleo extraída de la encuesta a los hogares -el dato de nóminas se extrae de la encuesta a las empresas- cayó en 348.000 personas. Aunque la población activa también disminuyó en 201.000 personas, invirtiendo parte de las fuertes ganancias registradas a principios de año (la tasa de participación laboral cayó del 62,8% al 62,7%), la tasa de desempleo volvió a subir del 3,8% al citado 3,9%. Esta última era del 3,5% hace solo unos meses y es raro ver un aumento tan grande fuera de las recesiones.

"El débil aumento de 150.000 puestos de trabajo no agrícolas en octubre es otra señal de que la fortaleza de la economía en el tercer trimestre (el PIB creció un 4,9% anualizado) probablemente se desvanecerá en el cuarto. Con un crecimiento salarial que sigue ralentizándose, resulta cada vez más difícil imaginar que la Fed siga subiendo los tipos de interés", valora Andrew Hunter, analista de Capital Economics.

"El argumento más sólido para que la Fed abandone su sesgo restrictivo es que el crecimiento salarial sigue ralentizándose. El descenso de la tasa de abandono del empleo sigue sugiriendo que caerá pronto por debajo del 4%. En general, sospechamos que la suavización de las condiciones del mercado laboral aún tiene mucho recorrido y seguimos esperando que la Fed vuelva a recortar los tipos de interés en el primer semestre del próximo año", añade el experto.

"En la rueda de prensa posterior a la última reunión de la Fed, Powell señaló que el mercado laboral tendría que enfriarse aún más para alcanzar de forma sostenible el objetivo de inflación del 2%. Las cifras de hoy confirman este enfriamiento. Salvo sorpresa desagradable en los datos de inflación previstos antes de la reunión de diciembre, la Fed tampoco subirá los tipos de interés en la última reunión de 2023. En nuestra opinión, el techo de los tipos de interés ya se ha alcanzado", coinciden Christoph Balz y Bernd Weidensteiner, economistas de Commerzbank.

Los dos expertos del banco alemán hacen hincapié en la tasa de paro del 3,9% y sus implicaciones: "La Regla de Sahm, que toma su nombre de una antigua economista de la Fed, también podría entrar pronto en juego aquí, según la cual un aumento de 0,5 puntos porcentuales en la media de tres meses de la tasa de desempleo señala una recesión inminente. Para que el indicador parpadee en rojo, la tasa de desempleo tendría que situarse en el 4% durante tres meses seguidos. No falta mucho para que esto ocurra. Esto coincidiría con nuestra previsión de que la economía estadounidense entrará en recesión el año que viene".

Es cierto que este informe de empleo de octubre venía condicionado por la importante huelga en el sector automovilístico convocada por el sindicato United Auto Workers (UAW). Sin embargo, diferentes analistas reconocían a Bloomberg que la tasa de paro (conocida como U3 en el informe de empleo) quitaría este efecto al no incluir a los huelguistas. El repunte hasta el 3,9% confirma la dinámica de enfriamiento.

"Las recientes huelgas volvieron a afectar a las nóminas el mes pasado, con 33.200 trabajadores de la UAW en huelga. Esto ayuda a explicar la caída de 35.000 puestos de trabajo en el sector manufacturero, que se invertirá en noviembre con el fin de la huelga de los trabajadores del automóvil. Dicho esto, las huelgas no pueden explicar los descensos del empleo en los sectores del transporte y el almacenamiento, la información y las finanzas. Además, las nóminas siguen apoyándose en el crecimiento de los sectores no cíclicos de la administración pública y de la asistencia sanitaria y social; excluyendo estos sectores, las nóminas solo aumentaron en 22.000 el mes pasado", explica Hunter.

Como suelo ocurrir, los datos laborales conocidos durante la semana que culmina con el informe de la BLS han sido de distinto pelaje. La encuesta de creación de empleo privado de la empresa ADP, que suele ir a la contra del informe oficial de empleo, registró en octubre una modesta lectura de 113.000 puestos, compatible, esta vez sí, con la lectura de la BLS. Las peticiones iniciales de subsidio por desempleo -la forma más seguida de contabilizar el paro casi en tiempo real- volvieron a rondar este jueves las 200.000, como viene ocurriendo en los últimos años, demostrando que las empresas norteamericanas están reteniendo trabajadores tras los problemas de escasez de mano de obra vistos tras el covid.

Esta semana también se conocieron las vacantes de empleo (encuesta JOLTS) relativas a septiembre, que sorpresivamente volvieron a subir hasta los 9,55 millones, demostrando que el mercado laboral de EEUU sigue ajustado. La tasa de renuncias incluida en el mismo informe, que es un buen indicador adelantado de las presiones salariales -una persona suele dejar su puesto por otro mejor remunerado-, se mantuvo estable y sugiere que el crecimiento salarial seguirá moderándose.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud