Economía

El inevitable fracaso de la cumbre de los BRICS

El presidente Xi Jinping durante la cumbre de los BRICS - Foto: EP

Casi dos décadas después de su creación, los BRICS se están desmoronando y los intentos de China de convertirlos en una fuerza mundial también. En Sandton, el distrito financiero de Johannesburgo, se reúnen esta semana los líderes de las llamadas naciones BRICS, formadas por Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica, para celebrar su conferencia anual.

El presidente de China, Xi Jinping, quizás aliviado por tomarse un respiro de la lucha contra el fuego de una economía nacional tambaleante, utiliza la cumbre como plataforma para lanzar un nuevo impulso para convertir la agrupación en una alternativa a organismos dominados por Occidente como la ONU o el Banco Mundial. Quiere incorporar más miembros, poner en marcha programas comunes de infraestructuras y, potencialmente, incluso un régimen de divisas vinculadas para destronar por fin al dólar como ancla monetaria mundial. Es un plan ambicioso.

¿Pero puede funcionar? En teoría, los BRICS deberían ser ahora más poderosos que nunca. El término fue acuñado hace 20 años por el antiguo economista de Goldman Sachs Jim O'Neil para describir a las cinco naciones que dominarían la economía mundial del siglo XXI. Con su enorme población, abundantes recursos naturales y rápido crecimiento, iban a superar fácilmente a un Occidente estancado.

En 2023, cabría esperar que una cumbre de los BRICS marcara la agenda mundial. El problema es que no está funcionando así. Al contrario, las ambiciones del grupo se están desmoronando. Rusia es un caso perdido exiliado de la economía mundial. Su presidente, Vladimir Putin, ni siquiera acudió en persona a la conferencia, nervioso ante la posibilidad de que las autoridades sudafricanas no tuvieran más remedio que ponerle bajo arresto.

El país está empantanado en una guerra en Ucrania que se ha convertido en un callejón sin salida, ha perdido su mercado de petróleo y gas en Europa, y la mayoría de las grandes empresas mundiales se han retirado del país, y muchas de las pocas que quedan han sido nacionalizadas sin compensación. Podemos estar seguros de que Rusia no se reincorporará pronto a la economía mundial. En su lugar, seguirá siendo un Estado gánster corrupto dependiente de la venta de recursos naturales a China. Sudáfrica, bajo la presidencia de Ramaphosa, se hunde bajo una ola de delincuencia y corrupción. Los cortes de electricidad en muchas zonas duran hasta 16 horas al día, el rand está cayendo y el crecimiento se ha estancado.

Es difícil presentar un país como el futuro de la economía mundial cuando la red eléctrica apenas funciona. Y Brasil sigue siendo tan caótico como siempre, montado en el ciclo de las materias primas, pero con muy pocos avances hacia la creación de una economía nacional estable y próspera. En todo caso, estos países han retrocedido en los últimos 20 años, no avanzado. De los dos principales países BRICS, los dos más grandes han progresado mucho, para ser justos. India superará este año a China como país más poblado del mundo y registra tasas de crecimiento superiores al 5% año tras año.

Aunque es probable que China e India se conviertan en la segunda y tercera mayores potencias económicas, cada vez hay menos cosas en común entre ellas

Se está convirtiendo en una gran potencia económica: ya ha rebasado a Reino Unido en PIB total (aunque eso ya no es un gran logro), y está previsto que supere a Alemania en 2027 y a Japón en 2029, lo que la convertirá en la tercera mayor economía del mundo en 2029. Y, sin embargo, bajo el mandato del Primer Ministro Narenda Modi, también es cada vez más proteccionista, y el Estado interfiere cada vez más en las grandes empresas. No está nada claro que pueda seguir creciendo al ritmo actual. Lo mismo puede decirse de la China de Xi.

Está luchando por reiniciar su economía tras el bloqueo de Covid, y hay señales preocupantes de que su sector inmobiliario puede estar a punto de desplomarse

Lo más importante es sin duda lo siguiente. Aunque es muy posible que China e India se conviertan en la segunda y tercera economías del mundo respectivamente a finales de esta década, cada vez hay menos cosas en común entre ellas, y es probable que la larga frontera que comparten se vuelva cada vez más díscola a medida que ambos países afirmen sus propios intereses. De hecho, puede que el verdadero conflicto geopolítico del siglo XXI no sea entre China y Occidente, sino entre India y China. Será difícil mantener a ambas naciones dentro de la misma organización, y más si China se considera líder indiscutible del grupo.

Es cierto que el presidente Xi seguirá intentando promover los BRICS como alternativa al bloque occidental. El presidente de China se enfrenta a unos Estados Unidos hostiles, sigue empeñado en convertir a su país en la potencia económica dominante del mundo y quiere crear un conjunto alternativo de instituciones financieras y diplomáticas para rivalizar con Occidente y, con el tiempo, superarlo.

Sin embargo, la idea de que los BRICS son un grupo de naciones con un conjunto coherente de intereses y una agenda común es cada vez más ridícula. Dos de sus miembros están retrocediendo a un ritmo acelerado, uno de ellos está luchando, y los dos más grandes están cada vez más enfrentados entre sí. En realidad, el grupo es menos susceptible que nunca al liderazgo chino. Si es capaz de arreglar un sector inmobiliario y bancario sobreendeudado, y de conseguir que su economía nacional vuelva a crecer, China podría alzarse con el dominio económico mundial.

Pero los BRIC no le ayudarán a conseguirlo, y no tendrá muchos aliados en el proceso. El grupo puede celebrar todas las cumbres que quiera, pero hace tiempo que dejó de ser útil para la economía mundial.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud