Economía

El Banco de España mejora el PIB siete décimas al 2,3% para este año y anticipa un alivio en la inflación

  • El organismo espera una fuerte corrección de la subyacente para 2024 y 2025
  • Apunta a que la economía está creciendo a un ritmo trimestral del 0,6%

El Banco de España ha presentado uno de los informes trimestrales más optimistas de los últimos tiempos al mejorar el crecimiento para este año hasta el 2,3%, siete décimas más respecto a las anteriores previsiones. El organismo dirigido por Pablo Hernández de Cos se suma a la ola de revisiones positivas para la economía española. Además, adelanta que la economía creció en el segundo trimestre un 0,6%. Sobre la inflación, contempla recortes de inflación más pronunciados para este ejercicio. Baja el IPC promedio al 3,2% frente al 3,7% anterior. Para la subyacente que caiga con fuerza los dos próximos años.

El Banco de España certifica que la economía española ha entrado en velocidad crucero y apunta a que está creciendo a un ritmo trimestral del 0,6%, para este segundo trimestre. El dato suele coincidir con la primera estimación que realiza el INE, prevista para el 28 de julio. De confirmarse, supone una aceleración respecto al 0,5% del primer trimestre, una cifra con la que sorprendió a economistas y analistas.

Las nuevas previsiones del organismo, también, van en esta línea. Los economistas del Banco de España sostienen que se espera un crecimiento para este año del 2,3%, siete décimas más que en las perspectivas de marzo. La mejora es "consecuencia de un avance más intenso del producto en la parte transcurrida del año y de la revisión de los datos referidos a 2022 que se desprende del avance del Instituto Nacional de Estadística el pasado mes de abril", explica el documento.

A pesar de que hay un gran componente de efecto arrastre en estas perspectivas, el Banco de España reconoce que hay fortaleza en la economía, gracias a la recuperación de la actividad turística y en el vigor de las exportaciones de otros servicios no turísticos. Este elevado dinamismo de la actividad se ha prolongado en el segundo trimestre.

También menciona que precio de las materias primas son ahora algo más favorables para el crecimiento en 2023, si bien dicho efecto se compensa con un impacto más negativo sobre la actividad del endurecimiento de las condiciones de financiación que el incorporado en el ejercicio de marzo.

El crecimiento medio se mantendrá similar en los años 2024 y 2025, con tasas del 2,2% y el 2,1%, respectivamente. Sin embargo, se destaca que este avance del producto estará principalmente sustentado en la recuperación del consumo privado, y no tanto en la contribución de la demanda exterior neta, que fue el principal motor del crecimiento en 2023. Estos últimos trimestres han sido inéditos para la economía española. El PIB nunca había crecido sin el motor de la demanda interna dos trimestres consecutivos.

El Banco de España ya señala que el principal motor de la economía ya comienza a carburar. "El consumo privado se habría recuperado levemente a lo largo del segundo trimestre", explican. Hasta ahora había sido un lastre "por la pérdida de poder adquisitivo que las familias han acumulado durante el episodio inflacionista actual y por los efectos adversos sobre su capacidad de gasto, especialmente en el caso de los hogares más endeudados, derivados del endurecimiento de las condiciones de financiación bancaria".

La inflación se modera

El informe asevera que se está produciendo "una notable disminución de los precios energéticos" y "una reducción de las alteraciones en las cadenas globales de valor" han contribuido a esta tendencia positiva. Además, se resalta el "vigor considerable en el sector de servicios, que se ha beneficiado del retorno a la normalidad tras el fin de la crisis sanitaria", según los economistas del Banco de España.

En los próximos meses continuará la senda de desaceleración del componente subyacente, no pondera alimentos frescos ni energía, de los precios de consumo iniciada recientemente. En el conjunto del año, se espera que la inflación subyacente se sitúe en el 4,1%, antes de descender al 2,1% en 2024 y al 1,7% en 2025. Por su parte, se anticipa que la inflación general se sitúe en el 3,2% en el promedio de este año.

¿Por qué se modera ahora la inflación? Se espera que la reversión de los incrementos en los precios de las materias primas y la resolución de los cuellos de botella favorezcan "la desinflación de los bienes industriales no energéticos en el futuro". Sin embargo, persiste una considerable incertidumbre acerca de la intensidad de estos procesos desinflacionistas y de las posibles asimetrías en la transmisión de las variaciones en los costos de los insumos intermedios hacia los precios finales. Esta información proviene del informe trimestral del Banco de España.

Ha habido "una moderación en los últimos meses, principalmente debido al descenso en los componentes energéticos". Sin embargo, la moderación en otros componentes de la inflación ha comenzado solo a mostrar "señales incipientes", pero que en todo caso son esperanzadoras en lo que se refiere a los precios. Sin embargo, la otra cara de esta moderación de la inflación viene por el lado de la debilidad global de la demanda y de la industria manufacturera. En los últimos meses, se han observado algunas señales de debilidad, especialmente en el sector manufacturero y en China y el área del euro.

Riesgos

El Banco de España apunta a que el mayor riesgo al que está expuesto la economía española es el endurecimiento de las condiciones financieras y el empeoramiento del acceso al crédito sobre la actividad. "La cuantificación del impacto resulta muy compleja, la incidencia negativa podría verse amplificada si se desencadenaran episodios de turbulencias en los mercados internacionales de capital", explica el organismo.

Pese a ello, los economistas explican que el grado de incertidumbre continúa siendo muy elevado, pero "están orientados a la baja para el crecimiento, mientras que, en el caso de la inflación, se consideran equilibrados. "Los salarios continúan registrando incrementos moderados en términos generales, que tienden a ser ligeramente mayores en aquellos sectores más afectados por la escasez de mano de obra", subraya. El incremento salarial medio pactado por convenio para 2023 se sitúa en el 3,3%, ligeramente superior al 2,9% acordado para el año pasado. Dentro de este conjunto de convenios, aquellos firmados en 2023, establecen un incremento salarial medio más alto, del 4,3%.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud