Economía

Patronal y sindicatos acuerdan subidas salariales del 4% para 2023 y del 3% para 2024 y 2025

  • Incluyen una cláusula de revisión de hasta el 1% por la inflación
  • Este acuerdo servirá de guía para negociar los convenios colectivos
(De izq. a dcha.) El presidente de CEOE, Antonio Garamendi, El secretario general de CCOO, Unai Sordo, y su homólogo al frente de UGT, Pepe Álvarez. EFE
Madridicon-related

Empresarios y sindicatos han alcanzado hoy un preacuerdo para los salarios. Después de meses de opacidad y silencio en torno a la negociación, las recomendaciones alcanzadas para el alza salarial marcan un alza del 4% para 2023 y del 3% para 2024 y 2025. Este lunes la patronal y sindicatos han convocado a sus órganos consultivos para ratificar el acuerdo alcanzado. Fuentes de la negociación consultadas por elEconomista.es, indican que también se incluye una cláusula de revisión de hasta el 1% adicional sujeta al avance de la inflación.

Este principio de acuerdo para el Acuerdo Para la Negociación Colectiva (AENC) es una base para la negociación de los convenios colectivos, así como para guiar a empresas y comités a la hora de negociar la subida salarial. 

Este avance servirá de guía para poder alcanzar acuerdos en los 1.300 convenios que, según los propios sindicatos, tienen que negociar este presente curso y para los años venideros.

Caducado desde 2020

El último acuerdo alcanzado para el AENC se produjo en 2018, con validez hasta 2020. Desde entonces, España se ha visto envuelta, como el resto de países de Europa, en una pérdida de poder adquisitivo provocado por la inflación, que cerró 2022 en el 8,4% de media; mientras que los salarios por convenio se cerraban en el 3%.

En marzo de 2022 se produjeron las primeras negociaciones para renovar el AENC entre 2022 y 2024, pero no consiguieron llegar a ningún acuerdo y se pausaron las negociaciones hasta este año. 

Un año después, los sindicatos presentaron una propuesta conjunta en la que propusieron a los empresarios incluir en los convenios colectivos "una cláusula de revisión salarial que combine dos criterios: la evolución del poder de compra de los salarios y la situación económica de las empresas, medida por la evolución de su margen de beneficios y fijan subidas salariales iniciales para cada año del 5% en 2022, 4,5% en 2023 y 3,75% en 2024", rezaba el comunicado conjunto de UGT y CCOO. 

Desde CEOE, los principales reclamos giraban en torno al control de las bajas laborales, que debían ser a través de las mutuas, y las condiciones para los fijos discontinuos. Del mismo modo, rechazaban negociar los convenios con carácter retroactivo para el año 2022, así como las cláusulas planteadas desde los sindicatos.

El acelerón de estas últimas semanas ha pillado desprevenidos incluso dentro de los agentes sociales. Esta semana, fuentes de las asociaciones empresariales y sindicatos confirmaban a este medio que no esperaban grandes avances durante estos días. Finalmente, el acuerdo parece estar cerrado, a falta de que se levanten de la mesa de negociación.

Abandonar el conflicto

Con el inicio de año, fue Unai Sordo el primero en recuperar la negociación pidiendo ajustar el salario en relación a la evolución de los precios y una nueva que fluctúe en función de la marcha económica de las empresas. Este adelantaba ya que la negociación no iba a ser  "pacífica ni sencilla", amenazando ya con el famoso "salario o conflicto".

La posición de los sindicatos en la negociación siempre fue la de instalarse en la crispación en caso de que la actitud de CEOE en la negociación no fuese a ninguna parte, hasta el punto de amenazar con romper el AENC si la patronal no era "responsable".

Desde los sindicatos, apuntaban a que la patronal no tenía prisa por negociar debido a mantener el poder en sectores con bajo porcentaje de participación sindical. "Solo incrementan los salarios en función de la representación sindical, donde hay conflicto los salarios suben", dijo el secretario Confederal de UGT, Fernando Luján.

La última gran amenaza a la patronal se produjo antes del 1 de mayo, cuando pidieron al Gobierno su intervención, en caso de que la negociación terminase sin acuerdo, mediante una subida  de la contribución mínima del Impuesto de Sociedades para ayudar a los más vulnerables a través de un "reparto por la vía de los impuestos y política de transferencia".

Ahora, una vez se oficialice el acuerdo, es de esperar que los sindicatos abandonen el discurso de "salario o conflicto" una vez logrado la esperada resolución en el primer aspecto.

Feijóo y Díaz celebran el acuerdo

A falta de confirmación oficial por parte de los órganos partícipes en la negociación, la vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz y el líder del Partido Popular, Alberto Núñez Feijóo, celebraron el acuerdo a través de sus redes sociales. Este último no se olvidó de Sánchez y el Ejecutivo, de los que critica su "desidia" por no liderar un pacto de rentas y felicita a los agentes sociales que "sí han actuado con responsabilidad".

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud