Economía

Cuándo debes de darte de alta como autónomo si vendes en Internet: desarrollo de un negocio

  • Los vendedores en internet pueden ser ocasionales o usuales
  • Los segundos deben darse de alta como autónomos, según el RETA
  • Si este no se registra en Hacienda y la SS, es probable que se le amoneste
Smartphone con el logo de Vinted (Dreamstime).
Madrid

La venta de artículos por internet es una práctica común hoy en día. En España, aplicaciones como Wallapop o Vinted son herramientas muy extendidas que sirven para que los usuarios adquieran o se deshagan de artículos que el ofertante no utiliza, por lo que es una oportunidad para, o bien adquirir productos baratos, o bien para conseguir dinero por todo tipo de objetos que se han dejado de lado.

Sin embargo, mientras que para algunos el uso de estas plataformas online es algo puntual, para otros se ha convertido en una manera recurrente de obtener ingresos extra. Estos últimos se convierten en profesionales de las ventas, en personas que desarrollan un negocio sirviéndose de dicha aplicaciones, y algunos se lo toman tan en serio que ofertan piezas artesanales, bienes de lujo, coches de segunda mano o móviles reparados, entre otros.

Por tanto, existe un límite entre el ingreso personal puntual y las ganancias recurrentes, lo que para el fisco se interpreta como un negocio

¿Cuándo darse de alta en la Seguridad Social?

Si se atiende al Estatuto de los Trabajadores, un autónomo es la "persona física que realiza de forma habitual, personal, directa, por cuenta propia y fuera del ámbito de dirección y organización de otra persona, una actividad económica o profesional a título lucrativo".

Entonces, el requisito fundamental para darse de alta como autónomo en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) es la existencia de unos ingresos recurrentes que provengan de una actividad con las características antes mencionadas. Si la persona que utiliza aplicaciones como las ya mencionadas vende artículos todos los meses, la Administración considerará que esta está desarrollando un negocio, y entonces deberá atenerse a la normativa.

Aunque el criterio de la asiduidad puede parecer ambiguo, varias sentencias dieron la razón a quienes no alcancen una cantidad equivalente al Salario Mínimo Interprofesional con estas actividades, y el cual se sitúa actualmente en 1.166,7 euros mensuales. De acuerdo con esto, un vendedor recurrente que gane dinero por sus artículos en cantidades mensuales inferiores al SMI puede no darse de alta en la SS, aunque igualmente se arriesga a recibir una multa.

¿Y cuándo hacerlo en Hacienda?

Por su parte, todo producto comercializado por un profesional se debe registrar en Hacienda, para poder considerarse su venta como algo legal. La Ley marca como obligatorio este registro para poder vender productos con recurrencia y a variedad de clientes, permitiendo también emitir facturas, cobrar IVA y declarar los ingresos en el IRPF.

Aunque darse de alta en Hacienda no requiere de ningún pago, una vez superado el trámite la persona debe declarar el IVA cada 3 meses (modelo 303). También está obligada por Ley a pagar el IRPF mediante la declaración anual de la renta (pago fraccionado del modelo 130).

Resumiendo, tras darse de alta como autónomo la persona en cuestión declarará sus ventas a Hacienda para poder emitir facturas (si no lo hace y su cliente sí declara la compra, entonces el vendedor será multado). Si, por su parte, se emiten facturas sin darse de alta en la SS, el fisco lo verá como fraude fiscal y obligará no solo a pagar las cuotas no abonadas por el registro, sino que aplicará un cargo extra como sanción.

comentariosicon-menu0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
arrow-comments
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.