Economía

António Costa Silva: "TAP ha creado las condiciones para que Iberia entre en su privatización"

  • IAG tiene ya conexiones con los aeropuertos continentales portugueses
  • Portugal quiere abrir un nuevo aeropuerto en Lisboa y la relación con Barajas es clave
António Costa Silva. Foto: eE

La privatización de la aerolínea portuguesa TAP está en marcha y en Lisboa tienen muy claro que una de las opciones preferidas es IAG, el grupo dueño de Iberia. En una entrevista con elEconomista.es con motivo de su visita a Fitur, el ministro de Economía portugués, António Costa Silva, lo deja muy claro. "TAP es ahora una compañía saneada y se han creado las condiciones adecuadas para la privatización y que Iberia y otros operadores internacionales interesados puedan participar en la misma", asegura.

Aunque entre los posibles candidatos hay también otras opciones, como Lufthansa o Air France-KLM, para Portugal, Iberia es clave porque tiene conexión ya con los tres aeropuertos continentales del país (Lisboa, Oporto y Faro), además de Madeira, y el ministro de Economía luso considera que "la conectividad con el hub del aeropuerto de Barajas impulsaría tanto el turismo como la economía del país y aquí juega un papel importante no solo TAP sino también Iberia".

Costa Silva considera que "tenemos que tratar la conectividad aérea porque hay estudios que revelan que la falta de ella condiciona a nuestra economía respecto al resto de Europa, ya que somos un país periférico". TAP es la aerolínea más grande de Portugal y juega un papel clave en el crecimiento del turismo y de su economía.

Para avanzar en su proceso de privatización, Portugal completó ya el pasado mes de diciembre el rescate de la aerolínea con una inyección de 980 millones que permiten recapitalizarla. Fue el último tramo del cheque estatal previsto en el plan de reestructuración que autorizó la Unión Europea en 2021, cuya dotación total asciende a 3.200 millones de euros.

Pendientes de Air Europa

En IAG, la matriz de Iberia, no confirman ni desmienten por ahora el posible interés en la aerolínea de bandera del país vecino -"no hacemos comentarios"- , mientras siguen centrados en resolver la compra de Air Europa. El consejero delegado de la empresa, Luis Gallego, admitió no obstante en un foro organizado por este periódico el pasado mes de septiembre que en el caso de que no saliera esa operación, "existen otras opciones". Y TAP es una de las posibilidades que está ahora mismo obre la mesa y que gana enteros. No es la primera vez que la aerolínea portuguesa además va a ser privatizada.

En el año 2015, el Gobierno luso vendió un 61% del capital pero se vio obligado a asumir de nuevo el control de la firma apenas un año después tras mostrarse en desacuerdo con su estrategia de expansión. Con la llegada de la pandemia, en 2021, TAP tuvo que ser rescatada de nuevo con dinero público. En concreto, recibió 2.657 millones de euros sujetos a un plan de reestructuración que incluía, entre otras cosas, una reducción de sus costes.

Nuevo aeropuerto de Lisboa

Con el objetivo de impulsar la conectividad área, el Gobierno portugués está trabajando también en la construcción de un nuevo aeropuerto en Lisboa, ya que según admite el propio Costa Silva, el actual "está sufriendo congestión". Según explica, "el primer ministro habló con el principal partido de la oposición para llegar a un acuerdo y se decidió crear una comisión técnica que está trabajando en ello".

A falta todavía de que se decida la ubicación, cada vez son más las voces que urgen en el país vecino a acelerar el proyecto. En 2022 la Confederación de Turismo de Portugal avisó de hecho de que, según un informe encargado a la consultora EY, aplazar la solución hasta 2027 implicaría pérdidas potenciales de 6.800 millones de euros para la riqueza del país, además de la pérdida de 27.700 empleos. Pero es que si se espera hasta el año 2034 para tener la nueva infraestructura lista, las pérdidas irían hasta los 21.400 millones de euros y los 40.000 empleos.

Más allá de la conectividad aérea, España y Portugal están avanzando también en las conexiones de alta velocidad ferroviaria. "En la última cumbre ibérica que tuvimos en Viana do Castelo en diciembre, ambos gobiernos hablamos de ello", explica Costa Silva. "Es un punto clave en el desarrollo del turismo transfronterizo y queremos potenciar las concesiones ferroviarias aunque ahora mismo la prioridad es la unión entre Oporto y Vigo, para conectar el eje del norte de Portugal con Galicia", señala. No obstante, el ministro de Economía luso admite que "estamos estudiando también otras conexiones porque nos gustaría que Portugal estuviese conectado con España y que la Península Ibérica estuviera así unida a las grandes redes de transporte europeas por alta velocidad".

"Nosotros miramos a la Península en su conjunto y vemos que podemos desarrollar un gran proyecto transnacional"

El Plan Ferroviario Nacional que ha diseñado el Gobierno portugués pretende impulsar el tren, tanto de mercancías como de pasajeros, reduciendo el peso de los vuelos internos, al margen de los archipiélagos de Azores y Madeira. Para su ejecución resulta también clave mejorar la conexión con España a través de corredores de alta velocidad. Aunque el primero que entrará en funcionamiento será así el eje Lisboa-Oporto-Braga-Vigo, el que une Lisboa con Madrid a través de Elvas y Badajoz también está en marcha.

En cualquier caso, y aunque el objetivo es que el coche vaya perdiendo protagonismo, existen también nuevos proyectos de conexión por carretera. "A través de Andalucía, Galicia Extremadura, además de conectar Bragança con Puebla de Sanabria (Zamora). Tenemos que fomentar todas esas uniones", apunta Antonio Costa Silva.

Al mismo tiempo, de esa cumbre Ibérica salió un ambicioso plan de convertir la Península Ibérica en un gran polo del vehículo eléctrico. Costa Silva aseveró que el objetivo es "convertir a la Península en el paraíso de la movilidad eléctrica". Tanto del lado de España como de Portugal son conscientes del potencial que puede tener esta alianza estratégica en materia de movilidad habilitando las carreteras para esta nueva generación de vehículos y así lo trasladó el ministro: "La movilidad está en transformación pero los usuarios se encuentran con que no hay puntos de recarga a la hora de hacer sus viajes por carretera. Nosotros miramos a la Península en su conjunto y vemos que podemos desarrollar un gran proyecto transnacional, apostando por la movilidad eléctrica y convertir a este territorio en el polo más avanzado del mundo en esta materia".

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud