Economía

El sueño de la India de convertirse en una economía de 10 billones de dólares pende de un hilo

  • Podría convertirse en la tercera mayor potencia económica en 2027
  • Todo depende de cómo aborde la cuestión del dividendo demográfico
Una calle de Nueva Delhi, en la India. Foto: Dreamstime

En el 2021, la India fue la sexta mayor economía del mundo con un PIB (Producto Interior Bruto) de 3,1 billones de dólares. Para 2026, casi duplicará esa cifra y conseguirá colarse en el top 5, desbancando así a Reino Unido, según FocusEconomics. Por su parte, Center for Economics and Business Research prevé que el valor monetario de los bienes producidos en su territorio alcance los 10 billones de dólares dentro de una década. Y que, cinco años después, se convierta en la tercera economía más grande con un crecimiento de media del 6,5%. Sin embargo, estas predicciones podrían no llegar a materializarse debido a factores políticos y demográficos.

En la actualidad, casi la mitad de la población india tiene menos de 25 años y la media de edad es de 28,4 años, por lo que el número de personas activas es mucho mayor que el de las inactivas. Esto se conoce como dividendo demográfico. Para la India, este factor podría suponer una ventaja en la carrera por el crecimiento económico. No obstante, sólo llegará a serlo si el Gobierno de Narendra Modi prioriza la creación de mejores oportunidades laborales para igualar las condiciones de sus ciudadanos.

Hasta la fecha, las medidas aprobadas por el primer ministro indio han ido en otra dirección: se han centrado en alcanzar el éxito macroeconómico, sobre todo el rápido crecimiento del PIB. Asimismo, ha trabajado para mantener las barreras que permiten que la riqueza siga concentrada entre los ricos mediante políticas proteccionistas y conservadoras, como la apertura de sectores como la defensa, los seguros y la aviación a una mayor inversión extranjera o la aprobación de un gravamen sobre los bienes y servicios, señala el economista Chietigj Bajpaee, autor de China in India's Post-Cold War Engagement with Southeast Asia.

Teniendo en cuenta que se calcula que la población india alcanzará los 1.700 millones de habitantes en las próximas cuatro décadas, son muchos los que piden un cambio en las políticas del Gobierno de la India para seguir creciendo. Uno de ellos es el ex ministro y diplomático Shashi Tharoor, quien advierte de que, de no hacerse de la forma adecuada esta oportunidad, los patrones regionales desiguales actuales -los estados del norte de la India ya están estabilizados, pero en otras regiones la población ha empezado a reducirse- "podrían convertir el dividendo demográfico de la India en una brecha demográfica permanente".

El dividendo demográfico no es el único problema al que se enfrenta el primer ministro Narendra Modi. También tiene pendiente abordar medidas destinadas a alterar la dinámica de poder en el sector laboral, así como otras para impulsar el crecimiento de la industria tecnológica y la lucha contra la corrupción, según publica Forbes

Las perspectivas del Banco de la Reserva de la India (RBI) para el año fiscal que concluye en marzo de 2023 apuntan a un crecimiento del PIB del 7,2%, frente al 8,7% registrado en el periodo 2021-2022. Por su parte, el Banco Mundial ha revisado recientemente al alza su previsión, pasando del 6,5% al 6,9%. "La economía india se ha mostrado notablemente resistente al deterioro del entorno exterior, y sus sólidos fundamentos macroeconómicos la han situado en una buena posición en comparación con otras economías de mercado emergentes", destacó Auguste Tano Kouame, director de la entidad en el país, en diciembre. "Sin embargo, se requiere una vigilancia continua ya que persisten los acontecimientos mundiales adversos", añadió. De cara al ejercicio fiscal 2023-2024, espera que esa cifra se reduzca hasta el 6,6%.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud