Economía

¿Gran Renuncia en España? Hay 9 profesionales disponibles por cada 10 ofertas publicadas

  • Doce de quince sectores económicos tienen más vacantes que candidatos
  • El sobrecalentamiento del mercado laboral se mantiene pese a la incertidumbre
  • Solo enfermería, ciencias sociales y ocio y deportes parecen escapar a la falta de mano de obra

El mercado laboral en España sigue dando sorprendentes muestras de 'sobrecalentamiento' pese al cada vez mayor pesimismo sobre la situación económica. Un análisis de TalentUP al que ha tenido acceso elEconomista.es revela que solo hay 9 profesionales disponibles (empleados o desempleados) por cada diez ofertas que se publican en España. Doce de los quince sectores de la economía española tienen un número de vacantes mayor que el de potenciales candidatos.

El debate sobre el desencaje entre la oferta y demanda de mano de obra lleva persiguiendo los análisis del mercado laboral desde el último año y medio, aunque las estadísticas oficiales parecen quedarse demasiado cortas para analizarlo.

Según el INE en el segundo trimestre del año solo había 145.053 vacantes, una cifra que no coincide ni de lejos con las estimaciones de las empresas de diversos sectores.

Además, las discrepancias se convierten en un factor de discusión entre patronales y sindicatos e incluso entre el Gobierno y organismos como el Banco de España, que estima que las empresas que no encuentran trabajadores se han duplicado en el último año

Aun así, el mercado laboral muestra un dinamismo que desafía incluso la estacionalidad de las estadísticas y mantienen la afiliación por encima de un récord de 20 millones. Sin embargo, la tasa de paro supera con creces el 12,6%, cuatro puntos y medio más puntos más que el mínimo de la serie histórica en 2007.

Esto se puede interpretar no tanto como una falta de demanda por parte de los empleadores sino como que hay muchos perfiles de personas que buscan empleo que no encajan con lo que las empresas buscan, que sin embargo no logran atraer a los profesionales que les interesan. Una versión a la española de la 'Gran Renuncia' que refleja en realidad un desequilibrio de nuestro mercado laboral.

En este sentido, los datos de TalentUP son especialmente pertinentes porque proporcionan una perspectiva sobre esta cuestión que no se suele tener en cuenta: la comparación de las ofertas de empleo con el número de profesionales disponibles, incluyendo aquí tanto a los que están trabajando como a los que no.

Además, en lugar de plantear una media general lo hace dividiendo entre quince sectores, con lo que permite una visión más clara de este desajuste.

Una demanda desequilibrada

Para elaborar este estudio, TalentUp ha utilizado algoritmos de inteligencia artificial para detectar y filtrar todas las ofertas publicadas en nuestro país en portales y plataformas de empleo, ETTs, en las páginas de internet de las propias empresas y en los servicios públicos.

Por otro lado, filtran por sector todos los profesionales con un perfil público en dichas redes o webs. De esta forma replican el paso más elemental que da un reclutador al buscar talento: centrarse en los trabajadores que operan en el mismo ámbito que la empresa.

Esta metodología permite segmentar la relación de "oferta y demanda" por actividades de las empresas con un resultado sorprendente: doce de los quince sectores en los que se reparte el mercado laboral español tienen una ratio inferior a 1. Es decir, hay más ofertas publicadas que trabajadores, en principio, disponibles. La estimación para el conjunto se sitúa en 0,9:  9 profesionales por cada vacante. 

Los datos muestran que los sectores con mayor desfase entre trabajadores y ofertas son la construcción y la hostelería (ambos con ratios del 0,2 (es decir 2 profesionales disponibles por cada 10 vacantes), seguidos por las finanzas (con 4) y los profesionales TIC (con 5 profesionales).

Una estimación que se ajusta a lo señalado por las patronales y por organismos como el Banco de España.

Sin embargo, revela que esta situación se extiende a la gran mayoría de sectores. E incluso entre los únicos tres que parecen escapar de este 'sobrecalentamiento' hay dudas porque sus estrategias tanto de reclutamiento como de búsqueda de empleo son diferentes. Se trata de trabajadores del ámbito del ocio cultura y deportes, pero también de científicos y sanitarios.  

Pero en estos últimos, sobre todo, hay una enorme dependencia del sector público, un ámbito lastrado por la temporalidad y con procedimientos contratación, promoción interna y organización del trabajo que les han situado en el centro de la polémica y el debate político y social.    

Al publicarse menos ofertas, esto también supone que el sueldo mediano (aquel que sitúa justo en la mitad de las franjas salariales) queda por debajo de los 20.000 euros: las ofertas para los puestos mejor retribuidas o para profesionales cualificados no suelen ser las que se hacen públicas y se gestionan de otra forma, lo cual baja la media del sector.    

Se trata de trabajadores del ámbito del ocio cultura y deportes, pero también de científicos y sanitarios. Y es que sobre todo entre estos últimos hay una enorme dependencia del sector público, un ámbito lastrado por la temporalidad y con procedimientos contratación, promoción interna y organización del trabajo que les han situado en el centro de la polémica y el debate político y social.

Pero que también significa que se publican menos ofertas. Esto también supone que el sueldo mediano (aquel que sitúa justo en la mitad de las franjas salariales) quede por debajo de los 20.000 euros: las ofertas para los puestos mejor retribuidas o para profesionales cualificados se gestionan de otra forma.

El peso de los salarios

Al fijarse precisamente en estos sueldos medianos por sectores, no se aprecia que exista tampoco una vinculación directa entre retribución y dificultad para contratar en términos generales.

Así, en el grupo de sectores en los que cuesta más encontrar trabajadores (es decir, en la ratio es más baja) encontramos el que tienen el menor sueldo mediano, la hostelería (17.972 euros), junto al que cobra el más elevado, el tecnológico (36.003 euros).

¿Qué significa esto? Que las empresas ajustan sus ofertas salariales según sus necesidades y el perfil que buscan. Otra cosa es que los candidatos las acepten o no, pero esto último depende de otros factores que varían mucho en cada caso.

Los datos apuntan a que la dificultad para contratar no se reduce en los sectores mejor pagados. Ni viceversa. En este sentido, los análisis deben hacerse caso a caso.

Por ejemplo, en el caso tecnológico el problema no es solo la falta de trabajadores, sino la rotación disparada que esto provoca. Según las estimaciones de TalentUP, un profesional TIC dura una media de 19 meses en el mismo puesto antes de cambiar de trabajo.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud