Economía

China reduce la cuarentena pero mantiene la política 'cero covid', un alivio a años luz de la normalidad

  • Se reducen en dos días las cuarentenas a viajeros residentes y contactos
  • Se revoca el mecanismo de sanciones a aerolíneas que transporten casos
  • Las bolsas se disparan pero persiste la incertidumbre sobre más relajación
Foto: Reuters

No es el fin de la política 'cero covid' -los rumores se quedan en eso- pero sí el conjunto de cambios de mayor alcance en el protocolo contra el virus de China desde que comenzó la pandemia. El país ha anunciado este viernes una reducción en las cuarentenas para contactos de infectados y para viajeros que llegan al país que ha dado aire a los mercados y que promete cierto alivio para una economía 'estrujada' desde marzo de 2020 y que, pese a todo, se mantiene a años luz del resto del mundo.

La medida llega un día después de que la cúpula dirigente del Partido Comunista Chino (PCCh) reafirmase la política de 'cero covid' ante los numerosos rebrotes registrados en las últimas semanas. Solo ayer se detectaron casi 10.000 infecciones en el país, una cifra no vista en varios meses.

Según ha informado el mecanismo conjunto de prevención y control contra la pandemia del Consejo de Estado, a partir de ahora, los viajeros residentes que lleguen a China deberán permanecer cinco días en cuarentena en un hotel designado -hasta ahora eran siete- y otros tres en sus domicilios. Cabe recordar que las cuarentenas a la llegada, costeadas por el pasajero, se redujeron el pasado verano de 14 días o incluso 21 en algunas ciudades hasta siete.

Además, ahora solo será necesaria una prueba PCR negativa realizada en las 48 horas antes de embarcar con destino a China frente a las dos que se exigían hasta ahora.

Alivio también en los contactos cercanos a casos confirmados de covid porque su cuarentena se reduce en el mismo término que la de los viajero: de 7+3 (siete días en instalaciones destinadas a tal efecto y tres en sus domicilios) a 5+3. La política de 'cero covid' impone la cuarentena de todos los infectados y sus contactos cercanos en hospitales u otros recintos.

Otra de las novedades -son 20 las nuevas pautas anunciadas- es la revocación del mecanismo de sanciones a aerolíneas por el que se penalizaba a las que en sus vuelos hubiera algún positivo. La detección de casos entre los pasajeros provocaba la cancelación de la ruta durante semanas en una política que mermó notablemente los vuelos hacia el gigante asiático.

La reacción a este último anuncio ha sido inmediata. El portal de búsqueda de vuelos chino Qunar ha alcanzado, según Bloomberg, su volumen máximo de búsquedas de pasajes internacionales en el último año, triplicando el registrado este jueves. La industria aeronáutica china ha sido una de las más afectadas por la pandemia: según han informado distintos medios económicos, las ocho aerolíneas chinas que cotizan en bolsa registraron conjuntamente unas pérdidas de 106.000 millones de yuanes (14.582 millones de dólares, 14.647 millones de euros) hasta septiembre.

Las fronteras chinas son las que más se han blindado desde marzo de 2020 y el país permanece cerrado al turismo desde que estalló la crisis sanitaria mundial; las autoridades limitan la concesión de nuevos pasaportes para viajes no considerados esenciales y el tráfico aéreo internacional en los aeropuertos a menos del 5% del que había antes de la pandemia.

Las bolsas se disparan... pero persiste la incertidumbre

Las bolsas de Hong Kong y China continental han respondido a las novedades con fuertes avances: el índice Hang Seng de la Bolsa de Hong Kong se disparó más de un 7% y los índices de referencia de las bolsas de Shenzhen y Shanghái se revalorizaron más de un 2%.

Con todo, persiste una incertidumbre considerable sobre si estos son los primeros pasos de China para eliminar finalmente la política 'cero covid' o son otra nueva postura indefinida del país.

La Covid Zero, junto con una caída del mercado inmobiliario, ha afectado la actividad económica este año, reduciendo la confianza de los consumidores y las empresas, ya que las personas están atrapadas en un ciclo de brotes, cierres y reaperturas. La demanda interna también ha tenido problemas con la interrupción de los controles de covid y pesa sobre el comercio, ya que las exportaciones ya están bajo presión por la desaceleración de la demanda mundial.

Todo apunta a que el proceso de reapertura de China probablemente seguirá siendo lento y cauteloso: todavía hay millones de ancianos sin vacunar y se mantiene el miedo público profundamente arraigado al covid después de años de propaganda que demoniza las actitudes laxas de los países occidentales.

El jueves, el Comité Permanente del Politburó del PCCh declaró que "las necesarias medidas de prevención contra la pandemia no se pueden relajar" y que la política de "covid cero" seguirá implementándose "con determinación". Se argumenta en la gran población de China, el "desarrollo desequilibrado" entre las regiones y en los "insuficientes recursos médicos" como factores para mantener las políticas vigentes.

Sí se abrió a "mejorar la eficacia de los trabajos de prevención" y "superar el formalismo", a acabar con "la superposición" de diferentes medidas preventivas y de "políticas de brocha gorda", porque han conducido a muestras de agotamiento entre la población.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud