Economía

El golpe fiscal a los planes de pensiones individuales lastra su potencial a un 60% de la media UE

  • La renta complementaria del español es 2,5 veces inferior al promedio UE
El ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá. EFE
Madridicon-related

La última 'reforma Escrivá' para impulsar el ahorro complementario de cara a la jubilación a través de planes de pensiones ha tocado varias palancas. La principal modifica la fiscalidad de estos planes privados, que han visto reducido su límite de aportaciones de 10.000 euros hasta 1.500 euros que limita el potencial de ahorro hasta el 60% del máximo alcanzable con la fiscalidad media de la Unión Europea, según calcula el Instituto de Estudios Económicos (IEE).

En concreto, un partícipe percibiría una renta mensual neta para complementar su jubilación que se estima en apenas 464 euros durante dos décadas, un 60% inferior al partícipe promedio de la UE, que se sitúa en 1.166 euros. "Por tanto, un español recibiría una renta complementaria en su jubilación más de 2,5 veces inferior a la del ciudadano promedio de la UE con idénticas características y con la misma rentabilidad financiera", expone el IEE.

En la presentación del informe esta misma semana, el presidente del Instituto, Íñigo Fernández, y su director general, Gregorio Izquierdo, destacaban el valor de los datos recopilados para poder realizar una comparativa homogénea dada la complejidad de la normativa fiscal de los planes en los distintos países europeos. 

El recorte en las posibilidades de deducirse fiscalmente aportaciones a planes privados, además, ha tenido un efecto directo sobre el comportamiento del potencial ahorrador. Desde 2006, estas aportaciones a fondos privados han pasado de superar un flujo de 6.200 millones a apenas rozar los 2.600, una caída del 58%. En este sentido, la última reforma del ministerio de Seguridad Social ha sido la puntilla tras varias reformas previas porque los actuales planes de empleo prácticamente sustituyen la función de los individuales.

Esta cantidad es aún más baja que las que presentan países con un marco legal más favorable a la acumulación de ahorro, como Francia (2.722 euros), Irlanda (2.546 euros) o Chipre (1.989 euros).

Sin "verdaderos incentivos fiscales"

El IEE sostiene que el menor potencial de ahorro de los planes de pensiones individuales en España, en términos comparados, se explica, tanto por los menores límites fiscales y legales a las aportaciones, como por el tratamiento fiscal que tiene lugar a lo largo de la vida del plan, "que en España configura un mero diferimiento fiscal, frente a otros países que ofrecen algún verdadero incentivo fiscal".

Así, argumenta el informe, en España se aplica un régimen EET (Exención, Exención, Tributación), el más extendido en los países desarrollados, de forma que se exime de gravamen a las aportaciones mediante reducción en base imponible, y también están exentos los rendimientos, trasladando la tributación al momento en el que el capital es recibido como prestación por el partícipe. Sin embargo, en España, a diferencia de otros países, no opera ninguna exención parcial o ningún tipo reducido en el momento de percepción de las prestaciones, denuncia el organismo.

De esta manera, el IEE apunta que España es uno de los países, junto con Finlandia, Países Bajos, Polonia y Malta, que presenta neutralidad fiscal en el tratamiento de los planes de pensiones privados (individual y empleo), mientras que hay hasta 18 países que configuran un "verdadero incentivo fiscal" para los planes de pensiones más allá del diferimiento fiscal o de evitar la doble imposición.

"A diferencia de España, la mayoría de los países de nuestro entorno establecen importantes estímulos fiscales a los planes de pensiones", subraya el IEE, que añade que, en sentido contrario a lo que sucede en España, donde se pretende fomentar los planes de empleo a costa de "cercenar" los incentivos a planes individuales, se observa que, en general, aquellos países que establecen marcos fiscales favorables para los planes de pensiones de empleo, lo hacen también para los planes individuales.

"Es decir, que la disyuntiva no es entre planes de pensiones individuales y planes de empleo como se pretende en España, sino entre favorecer el ahorro previsional mediante el mayor número de instrumentos posible o no favorecerlo. Por tanto, el erróneo enfoque del marco español supone un perjuicio para los ahorradores de nuestro país y una oportunidad pérdida de sumar esfuerzos y oportunidades a través de distintos instrumentos de ahorro previsional", concluye el IEE.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud