Economía

Sánchez "no descarta" que haya recesión en la eurozona, pero saca a España de la ecuación

  • La crisis de la eurozona sería corta y poco profunda, según el presidente del Gobierno
  • En España se evitará la recesión por la mejor posición energética y de los hogares
  • Sin embargo, Sánchez reconoce que el crecimiento y el empleo pueden moderarse

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, "no descarta" que la eurozona entre en recesión, sin embargo, no contempla que esa situación vaya a producirse en España, situándola en una posición diferente al resto de países del euro. El líder socialista ha basado su comparecencia de este martes en el Senado en esa idea: nuestra economía sorteará la contracción gracias a las fortalezas nacionales.

Sin embargo, para el resto de Europa "el riesgo está ahí" y la posibilidad de recesión es superior debido a la también mayor dependencia del combustible ruso, ha defendido Sánchez. El presidente del Gobierno ha dicho que, en todo caso, la crisis sería "corta" y "no muy profunda". En España, las conexiones en el mercado energético y la capacidad regasificadora son elementos diferenciales respecto a otros estados miembro.

Pese a reconocer el escenario de incertidumbre, Sánchez defiende que España está en una mejor posición que en otros momentos complicados: "nos enfrentamos a retos, pero lo hacemos en mucha mejor posición que en el pasado y eso va a permitir a España superar esos retos ", ha señalado el presidente del Gobierno. En ese sentido, se ha acogido a las previsiones de los organismos internacionales -citando a la Comisión Europea, al Fondo Monetario Internacional (FMI) o al Banco de España- y ha reiterado el pronóstico de crecimiento del PIB del 4% para 2022 y del 2% para 2023. La inflación bajará al 8% en el ejercicio en curso y se recortará al 3% el año que viene. Sánchez también ha defendido que España será el país que más crezca de entre los grandes de la Unión Europea.

En todo caso, el líder socialista ha llamado a la "prudencia" y a la "volatilidad" de las previsiones, que en otras ocasiones "ya se han equivocado". "Tenemos un futuro inmediato plagado de incertidumbre que va a depender de cosas que se nos escapan a los gobiernos de la Unión Europea porque van a depender de Putin", ha subrayado.

El presidente ha reconocido que "los precios están por las nubes " y ha puesto el foco en la difícil situación de las familias en la vuelta al colegio, en un momento en que los libros de texto son más caros o llenar la despensa cuesta más. También ha destacado la inflación o la crisis energética como las principales preocupaciones de los hogares.

"No habrá medidas drásticas"

Por eso, a la vez que Sánchez ha defendido que España evitará una recesión, también ha reconocido que la crisis puede afectar a nuestra economía, reduciendo el crecimiento e imponiendo medidas de ahorro adicionales. "El peligro es que esta crisis de precios derive en una crisis de crecimiento económico y que, por ejemplo, los cortes de gas afecten a la producción de empresas, a un menor empleo y crecimiento", ha explicado.

En todo caso, el presidente del Gobierno ha descartado el escenario más extremo: "no va a haber escasez energética, ni escenas apocalípticas". En ese sentido, ni habrá apagones, ni faltarán las bombonas de butano. Además, Sánchez ha defendido que las medidas de ahorro consisten en ajustar los hábitos de vida y en atajar el derroche, algo que se debería haber hecho "hace mucho tiempo".

Las propuestas del Gobierno pasan por un cambio moderado en los hábitos de vida, pero no habrá "medidas drásticas". Sánchez ha recordado las iniciativas que el Ejecutivo ha llevado a cabo hasta la fecha, como la isla energética, la rebaja del IVA de la electricidad o del gas. Lo que sí ha anunciado como novedad es que la gran industria que recurre a la cogeneración estará acogida de forma temporal al mecanismo de compensación del tope al gas.

"Los fundamentos de la economía española son mucho más robustos que en el pasado"

Por otra parte, entre otros de los argumentos que ha enumerado para defender que España no caerá en la recesión son los datos de empleo, la recuperación del turismo, la menor deuda de empresas y hogares y la disponibilidad de activos que tiene el sector privado, a diferencia de lo que ocurría en 2008, cuando los riesgos de impago eran más elevados y las empresas tenían menos recursos.

Sánchez ha recalcado la idea de que "no es contradictorio" el escenario actual de incertidumbre con el hecho de que España se encuentre en una mejor posición. Es más, ha defendido que es sobre esta premisa y sobre este punto de partida sobre los cuales deben elaborarse las medidas sociales y económicas. Hay que buscar soluciones desde la "situación endiablada" en la que nos encontramos, ha enfatizado.

"Hemos crecido menos que nadie"

Tras la comparecencia de Pedro Sánchez, el líder del Partido Popular, Alberto Núñez Feijóo, ha tomado la palabra y ha criticado la efectividad de las medidas que, hasta ahora, ha llevado a cabo el Gobierno. 

Una parte de esas críticas se han centrado en el mercado energético y en la inflación. Así, el 'popular' ha recriminado a Sánchez que en agosto se haya alcanzado la factura eléctrica más cara, pese al tope del gas. "Si usted hablaba de pobreza energética cuando el megavatio hora estaba en los 60 euros y gobernaba el PP, entonces, ahora de qué se hablaría, de miseria energética", ha planteado.

Por otra parte, Feijóo ha recordado que rebajar el IVA del gas es una medida que propuso su partido y no el socialista. También le ha reprochado a Sánchez que haya abierto el conflicto con Argelia, especialmente, en el contexto de crisis energética. 

Para atajar la situación actual, el 'popular' ha propuesto al Gobierno que premie con descuentos directos a las familias y pequeñas y medianas empresas (pymes) que ahorren energía, que extienda la vida de las centrales nucleares y que facilite la adopción de las energías renovables simplificando la burocracia. 

Más allá de esas recomendaciones, Feijóo ha rebatido que España haya sido de las economías que mejor se haya comportado: "hemos crecido menos que nadie. Somos el último en la cola de Europa", ha señalado. También le ha recriminado a Sánchez que "haya endeudado el doble a los españoles que al resto de países de la Unión Europea".

Por último, el líder de la oposición ha ofrecido al presidente del Gobierno su apoyo en la recta final de la legislatura si rompe con sus socios de Gobierno, Unidas Podemos, Bildu o ERC.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud