Economía

Así nos asfixia la inflación: 25 mil euros en daños por un recargo de salsa en la factura

  • Tres mujeres causaron estragos por tener que pagar 1,75 euros
  • Las jóvenes fueron detenidas y citadas a un tribunal penal de Manhattan
Foto: Captura de video de ataque.

La inflación nos está desbordando. La subida de los precios está generando que tengamos conductas poco racionales y poco cívicas que poco ayudan a nuestra convivencia con el resto. Bien lo saben los dueños de Bel-Fries, un puesto de comida rápida, de patatas fritas más específicamente, del vecindario Lower East Side, en la ciudad de Nueva York.

Así es, la inflación y la subida de los precios llegó hasta este rincón neoyorquino, caracterizado por ser el centro de la fiesta nocturna de miles de veinteañeros que transitan las calles en busca de ocio mientras disfrutan de las vacaciones de verano.

En este contexto, cerca de las 4 de la mañana del lunes 3 de julio, tres jóvenes llegaron al local de comida rápida de Lower East Side a comer patatas fritas.

Tras realizar el pedido, y pedir salsa para untar la comida, se percataron que la vendedora les hizo un recargo de 1,75 euros por la salsa solicitada. Ante esa acción, las tres consumidoras se opusieron al pago y desataron su ira en el local, causando un daño de 25 mil euros y agresiones a un empleado del recinto quien tuvo que ser llevado al hospital por tener heridas en la cabeza, según recogen medios estadounidenses.

Registro del ataque

El trágico momento fue grabado por uno de los empleados, quien posteriormente publicó el vídeo y se viralizó. En el material audiovisual se ve a las tres mujeres causando estragos mientras suena de fondo la alarma del local Bel Fries, incluso las tres saltaron el mesón de atención para atacar directamente a uno de los empleados. Al salir del establecimiento, las mujeres fueron detenidas por la policía local.

A tribunales por una salsa

Posterior a la agresión, y según señala el medio Dailymail, dos de las mujeres comparecieron en un tribunal penal de Manhattan. Las mujeres identificadas fueron Chitara Plasencia, de 25 años, y Tatiyanna Johnson, de 23.

El copropietario del restaurante le dijo a NBC4 New York que los seis empleados "nadie quiere volver a trabajar porque están traumatizados y temen por sus vidas", dijo. "Mi prioridad número uno es asegurarme de que todos mis empleados no solo estén bien físicamente sino también mentalmente", sentenció.

Por su parte, la propietaria del local, Annalee Schlossberg, señaló que "algo estaba pasando con ellas, y no tenía nada que ver con nosotros, claramente, porque se trataba de salsa". "Eso no debería requerir ese comportamiento".

El local recientemente reactivó su comercio y cuenta con un guardia de seguridad.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin