Economía

Natalia de Santiago: "En España no tenemos la experiencia de que el ahorro para la jubilación sea necesario"

  • "La inflación está cambiando tus ahorros pasados, presentes y futuros"
  • "Lo que importa es que la gente ahorre, pongámoselo lo más fácil posible"
Natalia de Santiago. EE
Madridicon-related

Natalia de Santiago ha presentado su segundo libro, Invierte con poco, orientado a la planificación del ahorro y las finanzas personales. Con elEconomista.es hace un repaso sobre la percepción de las finanzas personales en nuestro país y la concepción del ahorro en la comparativa con Europa.

La palabra 'invertir' puede asustar a una persona. ¿De qué forma se combate esa percepción?

Por un lado, explicando qué pasa cuando no se invierte. Es uno de los grandes ángulos de las finanzas: el dinero se queda en el banco y va perdiendo valor. Tenemos que explicar más esta parte de forma gráfica y con ejemplos comunes que hagan ver la idea. El riesgo tiene una parte negativa, pero también tiene una parte de oportunidad. También tenemos cierta falta de costumbre. La gente es consciente de que la inflación afecta a los gastos y afecta directamente porque vas a echar gasolina y te dejas un ojo de la cara. Pero no es consciente de que también afecta a los ahorros y al dinero que tienes en tu cuenta y a los del futuro. Yo siempre lo digo: la inflación está cambiando tus ahorros pasados, presentes y futuros. Ahora, no te vale que te suban el sueldo lo mismo que la inflación, con eso no cubres lo que se está devaluando en tu cuenta del banco y tampoco los ahorros a futuro.

Entonces, ¿crees que sería conveniente fomentar la educación financiera, especialmente en los jóvenes?

Debería ser fundamental. Es un aspecto que deberíamos llevar sabido a Selectividad y repasarlo en la Universidad o en FP. Yo propondría una asignatura de Finanzas Personales todos los años. Se da la economía, pero es diferente a las finanzas personales, que deberían ser independientes.

¿Hay alguna clave para gestionar nuestras finanzas personales? ¿Tenemos que mirar a algún producto concreto?

Esto es más largo que un solo producto, por eso escribí mi primer libro: hay bastantes cosas que mirar. Empieza por entender, hacer un presupuesto y saber cuál la vida financiera en un año. En las finanzas personales no sólo hablamos de cantidad de dinero sino también de tiempo. El tiempo es clave, porque tanto el dinero como el ahorro son formas de distribución a lo largo del tiempo, que tiene que durar a lo largo del tiempo. En cuestiones como las pensiones esto es vital, porque tiene que cubrir parte de tu vida.

¿La gente tiene recelo de invertir por no recuperar el máximo en el menor tiempo posible?

No... creo que el ciudadano tiene determinados gustos. Y yo lo comparo con el deporte: a mí me da una pereza tremenda, pero sé que tiene beneficios a corto y a largo plazo, y las finanzas son iguales. Si te ocupas de tus finanzas personales, mejoran. Puedes tener un bache financiero, pero si tus finanzas están en forma se van a recuperar mejor. No quiere decir que no vayas a tener problemas, sino que vas a estar más preparado y más en forma para recuperarte. Igual que la salud mental, las finanzas son una de las primeras causas de estrés.

Y a largo plazo, esto conlleva una planificación. Desde tu visión internacional, ¿Crees que España va en línea con Europa?

Claro que no va en línea. Yo vivo en Alemania, que es el ejemplo más fácil que tengo, y aquí hay mucha conciencia de ahorro en planes de empresa y en planes de pensiones privados de cara a la jubilación, pero es que la tasa de sustitución de las pensiones es mucho menos generosa. Y eso ya lo sabe la gente, que es consciente que tiene que hacer un esfuerzo extra para la jubilación. Y en España, teniendo tu casa probada y con las tasas de sustitución que hay no hace falta ahorra en paralelo para la jubilación. Si la tasa de sustitución es un 72% y ya pagabas un 30% en hipoteca, es más o menos igual. Entonces, el problema en España es que no tenemos la experiencia de que el ahorro para la jubilación sea necesario. Y por eso otros países nos llevan años de ventaja, porque es un proceso que ya han vivido.

¿Y cuánto podría tardar España en hacer ese proceso?

Eso es muy complicado... y el verdadero problema es que estamos haciendo las reformas a regañadientes. A todos nos gustaría que las pensiones fueran suficientes, pero parece que no lo van a ser y desde Europa nos van a obligar. Tardará más o menos dependiendo de cuánto nos obliguen desde Europa. Con la actual reforma de planes de pensiones veo dos problemas. La reducción de fiscalidad de los planes individuales no afecta al 90% de la gente, pero es que lo que importa es la incertidumbre regulatoria hace que bajen muchísimo las aportaciones porque reduce el atractivo del producto en general. Ha producido un efecto que no se esperaba, es una reforma que está impactando más por lo negativo que ofrece. Tampoco ayuda que hay muchos planes que ofrecían un rendimiento muy bajo y tenían una rentabilidad mediocre. En los planes de empresa, que no entiendo por qué tienen que excluir a los planes individuales, ocurre parecido: aún falta reformar que te puedas tu plan de una empresa a otra, porque la vida laboral no es estable. Creo que necesita muchísima más flexibilidad. Lo que importa es que la gente ahorre, pongámoselo lo más fácil posible.

¿Y qué opina de los nuevos planes de pensiones? 

Tengo la sensación de que van demasiado rápido los desincentivos sin que haya alternativas. Además, la fiscalidad o los diferimientos fiscales siguen favoreciendo a las rentas altas, con lo cual tampoco hay un cambio sustancial. No debe ser fácil, pero creo que se podría haber hecho mejor.  

¿Y qué puedes contar sobre los planes de pensiones paneuropeos? 

El problema actual es que es complicado traspasar los planes de pensiones de un país a otro. Eso está previsto para cubrir la realidad nueva de los ciudadanos, que cambian más de país. No es tanta la diferencia con España, teniendo claros los productos que vas a usar para ahorrar de cara a la jubilación, la diferencia no es tanta. Lo que sí hay es que el Estado aportará por personas o familias con hijos, fomentando y animando al ahorro. Estos planes fomentan el ahorro y también a aumentar el grueso de ahorro, no solo a cambiar entre productos.  

¿Hay una fórmula mágica con el 50+30+20 para el ahorro pensional? ¿Caminamos hacia ello? 

No sé cuánto vamos a tardar en llegar a ese horizonte... pero me preocupa que por no hacer reformas estructurales que afecten a los pensionistas, porque son los que más votos cuestan, las medidas vayan por el endurecimiento de las medidas de forma que el pensionista no sabe de qué forma le va a afectar y no perjudica tanto al voto. El camino al 50+30+20 ya es así en otros países europeos, con lo cual es de prever que en España también llegue a ser así.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud