Economía

El petróleo como máquina de guerra: Rusia podría mandar el precio a 380 dólares

  • JP Morgan alerta de que Rusia podría recortar los suministros de crudo
  • Las sanciones europeas apenas han dañado a la economía rusa
iStock.

Desde que comenzó la invasión de Rusia a Ucrania, Moscú no ha parado de apretar las tuercas a Europa con el gas. Este invierno puede provocar un colapso económico en Alemania, y resto de países dependientes del gas ruso, si no se llega a tiempo de rellenar reservas. Pero el verdadero botón nuclear de Putin está en el petróleo. JP Morgan cree que un recorte de producción podría mandar el petróleo a 380 dólares, algo difícil de soportar para las economías europeas.

El recorte de suministro de gas ya está poniendo contra las cuerdas a las economías europeas, que se están preparando con planes de emergencia, ante el riesgo de un apagón total de gas ruso. Pero el gran riesgo es que el petróleo comience a funcionar como una máquina de guerra para Rusia. Por ahora, las hostilidades han comenzado por el lado aliado con las sanciones económicas. La UE, de momento, ha desplegado prohibiciones parciales al crudo ruso. Mientras el G7 se ha comprometido a vetar el transporte si supera un precio máximo.

Para el tercer productor de petróleo del mundo, por detrás de EEUU y Arabia Saudí, están siendo más que asumibles. La consultora Kpler apunta a que las exportaciones de petróleo ruso han crecido respecto al pasado mes de febrero, compensando la caída procedente del bloqueo europeo, gracias al aumento de pedidos de India, China y Turquía. Rusia está mostrando una fortaleza sorprendente, empezando por la fortaleza del rublo, gracias al poderío energético. A Moscú le interesa que el petróleo siga teniendo un precio elevado para mantener su margen fiscal.

Si el G7 logra diseñar una medida que haga daño y si el miedo a la recesión precipita unos precios más bajos, Rusia puede valorar tocar el botón nuclear del petróleo. Según los cálculos de JP Morgan, Moscú puede permitirse recortar su producción de petróleo en 5 millones de barriles diarios sin dañar a su economía. El Brent, el tipo de crudo de referencia en Europa, sufriría una enorme presión. Una caída de tres millones de barriles diarios pondrían al Brent en 190 dólares y una reducción de cinco millones presionaría los precios hasta los 380 dólares el barril.

Todavía, sin la medida de las siete potencias económicas contra Rusia, la OCDE ya advertía de que el embargo parcial europeo iba a dañar a la economía europea. La previsión de la institución anticipaba que el precio del petróleo se iba a consolidar en 123 dólares, lo que iba a suponer un impacto de medio punto porcentual al PIB de la zona euro, con un efecto adicional de 1,5 puntos en la inflación.

También Morgan Stanley hacía sus cuentas para valorar el impacto de un petróleo de 150 dólares y alertaba sobre el golpe, a la inversión y al consumo.  El PIB se dejaría al rededor de un 1,1% en los próximos trimestres, llevando a la zona euro a la recesión en la primera parte de 2023. Ernst & Young Eurozone también apuntaba a una entrada en recesión.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud