Economía

Rusia está desesperada con la fortaleza del rublo: Moscú busca "países amigos" para comprar divisas y debilitarlo

  • "Queremos intervenir a través de los tipos de cambios cruzados con el dólar"
  • Rusia ha sabido evitar la debacle del rublo, pero ahora no logra debilitarlo
  • Un rublo muy fuerte puede descuadrar el presupuesto del país
Vladimir Putin, presidente de Rusia

Rusia podría empezar a comprar divisas de "países amigos" (vender rublos para comprar otras monedas de países aliados) para intentar influir el tipo de cambio del dólar y el euro, como medio para contrarrestar las fuertes subidas del rublo, según ha revelado este miércoles su ministro de Finanzas.

El rublo se ha disparado a máximos de siete años, impulsado por los controles de capital que incluyen restricciones a la retirada de ahorros en divisas por parte de los rusos, lo que está mermando los ingresos por exportaciones de Rusia al reducir el valor de los ingresos en dólares y euros procedentes de las ventas al exterior de materias primas y otros bienes.

Moscú implementó varias medidas para evitar el desplome del rublo justo después de comenzar la invasión a Ucrania. El Banco de Rusia subió los tipos de interés, se implementaron controles de capital (muchos de ellos siguen en pie)... Pese a todo, la divisa rusa sufrió en un principio fuertes caídas.

Esos descensos fueron provocados por el temor a las duras sanciones occidentales en el marco de lo que Moscú denomina la "operación militar especial" (la invasión del país vecino) en Ucrania que comenzó el 24 de febrero.

Después de unas semanas desde el comienzo de la invasión, el rublo ruso se ha fortalecido sobremanera. Los países occidentales han dejado de exportar a Rusia mientras que siguen importando muchas materias primas. Esto ha generado un gran superávit por cuenta corriente que está disparando el tipo de cambio del rublo. Además, se sospecha que muchas fortunas rusas podrían haber repatriado sus capitales (han traído divisas para cambiarlas por rublos en Rusia) para evitar las sanciones en el exterior. 

Ahora, Rusia quiere debilitar el rublo frente al euro y el dólar, pero nadie acepta la venta de rublos por dólares o euros, de modo que Rusia quiere hacer valer lo que se conoce como tipos de cambio cruzados. El Banco de Rusia puede vender rublos para comprar, por ejemplo, yuanes en un intento por depreciar el tipo de cambio rublo-yuan y que a su vez esta caída afecta al tipo de cambio rublo-dólar a través del arbitraje.

Acumular divisas de "países amigos"

El ministro de Finanzas, Anton Siluanov, asegura que, en virtud de una norma presupuestaria "modificada" que mantiene la política del banco central de operar con una tasa de cambio flotante, su ministerio estaba dispuesto a intervenir y acumular monedas de "países amigos" en sus reservas.

"A través de las divisas de países amigos, a través de los tipos cambiarios cruzados con el dólar y el euro, será posible regular el coste del euro y el dólar contra el rublo", dijo en una conferencia organizada por un grupo de presión empresarial ruso. "Lo discutiremos con el bloque económico del gobierno. El banco central está de acuerdo", agregó.

Siluanov, que no dio más detalles sobre cómo podría funcionar el plan, dijo que Rusia también podría hacer recortes no especificados en el gasto estatal para tratar de ayudar a mantener el rublo bajo control.

En un momento en que Rusia busca formas de suavizar el golpe de las sanciones sobre su sector financiero, Siluanov dijo que su ministerio también sugerirá que se permita a las empresas centradas en la exportación recibir los ingresos de los no residentes en efectivo.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud