Economía

La productividad de las pymes, por debajo de la media de Europa

  • España acumula una pérdida de competitividad empresarial de casi 8 puntos
  • Venden por un valor casi tres veces menor que las grandes empresas en España
Madrid

La productividad de las pymes españolas se coloca un 62% por debajo de las ventas por ocupado en las grandes empresas y por debajo de la media europea. Así, en la economía española un trabajador de una empresa con mayor tamaño vente por valor de unos 315.000 euros, mientras en una pyme lo hace por valor de 122.000 euros. Es decir, la productividad de una pyme está casi tres veces por debajo de una sociedad de mayor tamaño.

En todos los países europeos la teoría económica predice que las empresas grandes tienen un promedio de venta más elevado. En el entorno las sociedades se mueven en un rango de entre 1,3 en Reino Unido y 2,9 en Italia, donde mayor diferencia de productividad existe. España tiene una brecha de 2,6, entre las más altas, y además es la segunda economía por la cola, únicamente por delante de Portugal. De hecho, la media de la Unión Europea (UE) presenta una brecha entre de productividad entre tipos de empresa de 2,3 veces.

Tener un tejido empresarial pequeño es uno de los males de la economía española, máxime frente a la media europea que superamos. Esto supone una serie de consecuencias negativas además de la menor productividad frente a las grandes sociedades. El principal derivado de productividad son los salarios promedio menores, junto a la dificultad para atraer talento, la capacidad para exportar o el propio menor desarrollo profesional. 

Así, una de las soluciones que ofrece la patronal de empresarios en el seno de la negociación colectiva es vincular las subidas salariales al incremento de productividad en vez de a la inflación para evitar una espiral que retroalimente la inflación a través de los salarios. Usando este factor para medir la recuperación de poder adquisitivo se evitaría tomar como referencia la volatilidad del IPC. 

De base, la tendencia negativa del desempeño productivo español prácticamente duplica a la media europea (descenso medio del 3,9%), mientras que entre las grandes economías únicamente Italia (con una caída del 7,1%) se asemeja a la pérdida de capacidad productiva del tejido español.

Cuando se analizan las ventas por  ocupado en las microempresas, solo  hay dos sectores con una productividad promedio mayor que la media de la UE: las Manufacturas y la Hostelería (+17% y +2%, respectivamente). En cambio, las microempresas del Comercio en España tienen ventas por ocupado que son un 11% menores que  la media comunitaria, lo mismo que  las de la Construcción. Mayor es la desventaja para las microempresas españolas de los Servicios profesionales (-23%) y del Transporte (-17%)

Entre las grandes economías europeas, la española es la que peor trayectoria acumulaba hasta el año 2020, último con datos disponibles. Tomando como referencia el conjunto de las sociedades, en el trienio de 2018 a 2019 la variación de la productividad en España fue negativa, se redujo un 7,6%. La media de la UE se sitúa en el -3,9%, con Italia (-7,1%), Francia (-6,4%) y Portugal (-3,9%). Únicamente el tejido alemán (-3,6%) soportó una caída inferior a la media, mientras que la posición de España duplica al entorno.

Otras principales economías, como Alemania y Francia, también han sufrido la recesión productiva, aunque a un menor nivel que el español. El país germano protagonizó una caída del 3,6%, mientras los franceses también se acercan a las tasas españolas, aunque por debajo, con un descenso del 6,4%.

Tal y como ya explicaba elEconomista, en periodos de expansión económica la productividad comienza a desacelerarse incluso llegando registrar tasas de crecimiento negativas, mientras que en las recesiones España suele liderar el crecimiento de la productividad en Europa. La explicación a este fenómeno reside, entre otros factores, en el mercado laboral español, uno de los más disfuncionales de los países desarrollados, con un peso elevado de la temporalidad.

Al descenso de productividad generalizado en España que hay que sumar un aumento de los costes laborales unitarios de 9,3% en el mismo periodo. Recogiendo de esta forma los datos de Eurostat, España  acumula ya 14 trimestres con datos negativos. Por tanto, el cóctel deriva en una pérdida de competitividad relativa frente al resto de economías de Europa, con la inflación incidiendo aún más.

comentarios2WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin

Comentarios 2

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

VIO
A Favor
En Contra

Lamentablemente la defensa a ultranza de los trabajadores tras más de 40 años de ininterrumpida victoria sindical lleva a esta situación totalmente anómala, muchas Pymes, muy pequeñas e incapaces de crecer. Hacienda nos roba y su afán recaudatorio es una si no la primera causa de este ínfimo desarrollo empresarial. Hacienda nos roba y el modelo de mirarse todos en la productividad de los funcionarios provoca una especie de aversión generalizada al trabajo tan de raigambre española. Cuando en Europa se quiere señalar a un mal trabajador se le recrimina con la frase, trabajas menos que un español. Los sindicatos están por la labor. Hacienda por la suya. La productividad por los suelos y va a peor. Somos así de guapos. Que trabajen los chinos.

Puntuación 2
#1
ko
A Favor
En Contra

Y suben precios. Estos tienen cañones (del estado), con pistolas no se consigue.

Puntuación 0
#2