Economía

"En nombre de Dios, vete": crece la rebelión contra Boris Johnson y sobrevuela la moción de censura

  • La votación puede ser cuestión de horas o días, pero parece inevitable
  • Un peso pesado del partido le pide durante la sesión de control que se vaya
  • Las malas encuestas empujan a un tránsfuga a pasarse al Partido Laborista
Foto: Reuters

La crisis en el Reino Unido se acelera, y cada vez parece más probable que Boris Johnson tenga las horas contadas. A última hora del martes se dispararon los rumores de que la rebelión dentro del Partido Conservador está alcanzando la cifra necesaria para forzar una moción de censura contra él en las próximas horas o días. Aunque todo sigue en el aire, sus oponentes ya no parecen esconderse: "En nombre de Dios, vete", le espetó esta tarde el diputado David Davis a Johnson desde su propia bancada.

Hasta ahora se esperaba que los diputados de su partido esperaran hasta la publicación del informe de Sue Gray, la alto cargo del Servicio Civil británico que está investigando el escándalo del 'Partygate', las fiestas celebradas en Downing Street durante el confinamiento por el covid. Pero una entrevista realizada el martes -"un desastre rotundo", según numerosas voces- con la cadena Sky News, tras casi una semana escondido de las cámaras, parece haber precipitado los eventos.

Ante la periodista Beth Rigby, Johnson pidió perdón 10 veces por las fiestas, y reconoció haber llamado personalmente a la Reina para disculparse por haber permitido un evento en la sede del Gobierno la noche de la muerte de su marido, el duque de Edimburgo. Pero el momento clave fue en el que alegó que "nadie le había dicho" que la fiesta organizada por su secretario personal, y a la que él acudió durante 25 minutos, era una fiesta y, por tanto, violaba las normas que él mismo había aprobado.

Esta frase desencadenó una tormenta que amenaza con llevárselo por delante. Su ex jefe de Gabinete, Dominic Cummings, acudió a Gray a denunciar que Johnson había mentido y que sí autorizó la fiesta sabiendo que lo era, un testimonio que han respaldado al menos dos personas más, según la propia Rigby. Si se demuestra que ha mentido, Johnson estaría obligado a dimitir, según las normas del Gobierno británico.

Pero lo más grave es cómo sentó dentro de su propio partido. Los diputados electos en 2019 en circunscripciones tradicionalmente laboristas, que corren el riesgo de ser los primeros en caer si el hundimiento de Johnson lleva a los 'tories' a la derrota electoral, fueron los más afectados. Uno de ellos, Christian Wakeford, decidió pasarse a las filas laboristas justo antes de la sesión de control, en un gesto que sacudió a la Cámara.

Presiones contradictorias

La aparición dramática de un tránsfuga, el enésimo de un primer ministro acostumbrado a expulsar a diputados de su partido pero el primero en pasarse directamente al Partido Laborista desde 2007, pareció reanimar a Johnson. El primer ministro prometió "recuperar [su circunscripción] Bury South en las próximas elecciones, conmigo como primer ministro", en una señal de que no tiene intención de dimitir. Pero se negó a responder las preguntas del líder de la oposición, Keir Starmer, que quería saber "cuándo se enteró por primera vez" de que había habido fiestas en Downing Street o si prometía dimitir si se demuestra que ha mentido en sede parlamentaria. Ante el barullo en las filas del Gobierno, Starmer se limitó a preguntar si los diputados "se habían traído sus propias bebidas" antes de entrar a la sala.

La noticia también sacudió a los rebeldes 'tories', que llevan horas soportando la presión de los encargados de la disciplina interna del partido después de que un grupo de 20 -el "grupo del pastel de cerdo", en honor a la comida tradicional de la circunscripción de una de las diputadas involucradas- llevaban toda la tarde del martes recogiendo firmas para pedir la moción de censura contra su líder. Por la mañana, finalmente, entregaron una docena, además de las que ya se entregaron ayer. Necesitan 54 para conseguirlo, y se cree que la cifra está cerca, pero el bando 'johnsoniano' insiste en que "han oído" que algunos de ellos "podrían" haber retirado sus firmas ante la presión partidista para "no darle otra victoria a Starmer" en el mismo día.

Pero precisamente para reducir esas presiones, uno de los pesos pesados del grupo parlamentario, David Davis, excandidato a dirigir el partido en las primarias de 2005 y ministro del Brexit durante el primer año de Theresa May, con impecables credenciales 'brexiteras', decidió lanzarse al ruedo en público y abrir la puerta a los indecisos. Cuando la sesión de control agonizaba, Davis invocó a Leo Amery, diputado conservador que en 1940 impulsó a la dimisión a Neville Chamberlain tras las primeras derrotas británicas en la II Guerra Mundial, dejando vía libre a Winston Churchill para sucederle. "Espero que mis líderes asuman la responsabilidad de las acciones que toman. Ayer hizo lo contrario. Así que le recordaré una cita que le debería ser bastante familiar: 'Ha estado sentado allí [en la bancada del Gobierno] demasiado tiempo para el bien que ha hecho. En el nombre de Dios, vete", sentenció ante los gritos de apoyo de la oposición. Johnson dijo no entender a qué se refería, pese a haber escrito una biografía de Churchill (que, extrañamente, no incluye ninguna referencia a esa cita clave, según confirmó el abogado y analista David Allen Green).

Si Johnson pretendía reforzarse apelando al tránsfuga, esta puñalada en público parece haberla compensado. "Una cosa contrarresta a la otra", comentaba otro diputado a la prensa en privado. Y la posición del 'premier' sigue en el aire, en lo que se ha convertido ya en una batalla entre el bando 'johnsoniano' y los 'rebeldes de 2019', bregada en público, con ataques de un lado hacia el otro en twitter y a través de periodistas aliados.

Lo más preocupante para el primer ministro es que, aunque las normas del partido solo obligan a notificarlas a una persona, Graham Grady, el presidente del 'Comité 1922', que controla el nombramiento de los líderes del partido, los rebeldes actuales lo están haciendo abiertamente, en una señal de que su autoridad no inspira miedo.

Todavía no se sabe si se ha logrado la cifra mágica, o si hay aún algunos diputados que esperarán a la publicación del informe de Gray. Sea como fuere, una vez que se alcance la cifra, será cuestión de días que se vote la continuidad de Johnson al frente de su partido y del Gobierno. Todo parece indicar que no es una cuestión de si ocurrirá, sino de cuándo. Y cuando se abra la urna secreta para decidirlo, la mano de Johnson es muy mala: "Cuando se votó sobre Theresa May, había más diputados de lo previsto que la apoyaron por miedo a lo que pudiera venir después. Esta vez, Boris no tiene ni eso", resumía uno de los diputados conspiradores.

comentarios11WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Comentarios 11

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

A Favor
En Contra

Un político cenutrio poco competente que ha sacado a Inglaterra de la UE empobreciendo a sus ciudadanos, no a unas pocas élites que se han vuelto a enriquecer. Lamentable. El mal hecho es para tiempo

Puntuación 21
#1
Boris Johnson
A Favor
En Contra

Hello my friends, how are you? What time is it? I am a rich man. Además de esto quería decir, que si no pierdo el puesto de Primer Ministro, celebraré una gran fiesta, estais todos invitados, advertidos quedais, lo digo porque en mis fiestas la gente sale muy perjudicada.

Puntuación 12
#2
Javier
A Favor
En Contra

Boris no ha hecho nada distinto a sus colegas europeos...

Los bozales, confinamientos y demás recortes de la libertad individual son para...¡ la borregada!

Puntuación 23
#3
Aurelio
A Favor
En Contra

Norma del gobierno británico, obliga a dimitir a quien mienta del gobierno. Cuantas veces tendría que haber dimitido Pedro Sánchez? Podría ser una pregunta de Trivial o Saber y Ganar!

Puntuación 32
#4
Kiko
A Favor
En Contra

Pedir a un político que respete las leyes - suyas o no- y que se comporte con honestidad y respeto es de ilusos. Este señor es lo que es y se comporta como lo que es; un político. La cabra siempre tira al monte, no se de que nos extrañamos. Si fuéra una persona honesta no sería político. Es muy simple.

Puntuación 16
#5
Usuario validado en elEconomista.es
aviamquepasa
A Favor
En Contra

En el fondo, qué le importa?

Si le echan, el cobrará un sueldo casi igual, de expresidente, tendrá todo el día libre, y a vivir, que sólo se ha divorciado varias veces, quedan tantas mujeres para probar en el mundo...

Puntuación 13
#6
Manuel
A Favor
En Contra

Populistas fuera de la política, no aportan nada bueno.

Puntuación 4
#7
Usuario validado en Google+
Antonio Lopez Lopez
A Favor
En Contra

Pues si, el primer ministro lo tiene dificil en intentar justificar lo injustificable: El que tenía que guardar la ley y dar ejemplo, pues no lo daba. Entre vino, mujeres y fiestas se le fué la vergüenza y la creibilidad de los britanicos por la puerta 10 de Downing Street .

Australia, recientemente dió ejemplo, que las leyes para afrontar el COVID-19 son para todos y nadie está por encima de la ley.

Puntuación 6
#8
V for Vendetta
A Favor
En Contra

Adicionalmente la frase fue originalmente acuñada por Oliver Cromwell cuando disolvió el Parlamento largo.

Neville Chamberlain no fue tan inútil como nos dicen. Pronto saldrá en el cine una película que aunque ficción ilumina el tema.

Munich the edge of war.

Time will tell.

Puntuación 1
#9
pepe
A Favor
En Contra

MAS TERCERMUNDISTA QUE LO SPERONISTAS DE ARGENTINA......FIESTEROS PERDIDOS

Puntuación 1
#10
Español
A Favor
En Contra

Boris pareces español de pura cepa. No te sacan del sillon ni a cañonazos.

Puntuación 5
#11