Política

Boris Johnson admite que asistió a la fiesta en Downing Street durante el primer confinamiento y pide perdón

  • El primer ministro creía que "era un evento de trabajo"

El primer ministro de Reino Unido, Boris Johnson, ha admitido este miércoles que asistió a una fiesta en el jardín de Downing Street el 20 de mayo de 2020, durante el primer confinamiento impuesto en el país por la pandemia de covid-19, al tiempo que ha ofrecido sus disculpas.

En una sesión de preguntas al 'premier' en la Cámara de los Comunes, Johnson ha justificado que "creía que era un evento de trabajo", aunque ha señalado que, en cambio, "debería haber enviado a todos dentro y debería haber encontrado otra forma de agradecer (su trabajo) al personal".

Del mismo modo, ha reconocido que, aunque el evento se hubiera ajustado a las restricciones impuestas en aquel momento por la pandemia, tendría que haber entendido que "millones" de personas no pensarían lo mismo.

En este contexto, ha indicado que no puede anticipar las conclusiones de la investigación abierta por las presuntas fiestas que han tenido lugar en Downing Street durante la pandemia, pero ha señalado que sabe que hay cosas que el Gobierno "simplemente" no hizo "bien", por lo que ha asegurado que tiene que "asumir su responsabilidad".

Johnson ha concluido su intervención pidiendo "perdón de todo corazón" a la Cámara de los Comunes y a aquellas personas que no pudieron estar con sus seres queridos en aquel momento, al tiempo que ha reconocido que "millones" de personas han sufrido durante la pandemia y que entiende la "rabia" que la ciudadanía pueda sentir con su Gobierno si creen que las personas que deciden las normas no las siguieron "correctamente", ha recogido la BBC.

Piden su dimisión

El 'premier' vuelve a estar así en el punto de mira y se multiplican las voces que piden su dimisión. El líder de la oposición, Keir Starmer, ha publicado un mensaje en Twitter dedicado a Boris Johnson. "La fiesta se ha acabado. Dimite", reza el tuit. 

"El pueblo británico sufrió una soledad y un dolor inimaginables. Pero ellos cumplieron diligentemente las normas porque era lo correcto. Boris Johnson asistió a una fiesta y ahora los trata como tontos al sugerir que no sabe lo que es una fiesta", ha afirmado la 'número dos' del opositor Partido Laborista, Angela Rayner.

Por su parte, la exlíder de los conservadores escoceses, Ruth Davidson, ha declarado en Twitter que "nadie necesita que un funcionario les diga si estaban en una juerga en su propio jardín. La gente está (con razón) furiosa".

No es la primera vez que el Gobierno de Johnson recibe críticas por la celebración de fiestas en los momentos más duros de la pandemia. El 18 de diciembre de 2020, cuando regía otro confinamiento en Reino Unido, se celebró una fiesta a la que asistieron "decenas" de personas. La doctrina oficial pasaba entonces por prohibir las reuniones en interiores salvo para miembros de una misma burbuja familiar y limitar al máximo los contactos.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.