Economía

Díaz da más margen a la negociación de la reforma laboral y atrasa el límite a noviembre

  • Su plan pasa por que la reforma aparezca en el BOE antes de fin de año
  • "Está muy avanzado ya y espero en breve terminar este debate", indica
  • La mayor dificultad, en el artículo 42 del Estatuto de los Trabajadores
Yolanda Díaz, vicepresidenta segunda. Foto: EP

La vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, se ha marcado noviembre como fecha límite para concluir las negociaciones sobre la reforma laboral para que pueda aparecer en el Boletín Oficial del Estado (BOE) antes de fin de año. Es un mes más tarde del plan inicial, que pasaba por tener zanjado el asunto en octubre.

"No quiero llegar al límite. Me pongo de límite noviembre porque, si no, vamos a ir contra las cuerdas. Está muy avanzado ya y espero en breve terminar este debate", ha expresado este lunes, durante su participación en unas jornadas sobre el futuro del trabajo celebradas en el Centro Botín de Santander.

Díaz ha calificado la reforma como un "reto apasionante" y ha insistido en que "el 31 de diciembre tiene que estar aprobado en el BOE" para que España pueda recibir los fondos europeos.

La ministra ha recordado que las conversaciones con los agentes sociales sobre la reforma laboral se prolongan desde hace casi un año, se han hecho "sin ruido" y se encuentran "muy avanzas ya".

"Somos gente seria y lo vamos a hacer"

Díaz ha insistido durante su intervención en estas jornadas en que esta reforma laboral será la primera que se aborde "alejada de la legítima ideología" y se hará "de manera científica y técnica".

"Este país va a hacer una cosa que es muy importante y creo que es la primera vez que se va a hacer. El Gobierno de España ha diseñado un plan al que nos hemos obligado. Somos gente seria y lo vamos a hacer", ha expresado Díaz.

La subcontratación, el punto más polémico

A pesar de sus críticas a la anterior reforma laboral, recogida en el Real Decreto-ley 3/2012, Díaz ha reconocido que la mayor dificultad de las negociaciones ha residido en el artículo 42 del Estatuto de los Trabajadores, relativo a la subcontratación.

La nueva reforma laboral tiene como "gran mandato" la estabilidad en el empleo, que choca con los "problemas estructurales" que arrastra el mercado laboral español, como una "temporalidad absolutamente bochornosa", según la ministra de Trabajo.

La ministra ha avanzado que el objetivo del Gobierno es caminar hacia un mercado laboral "europeizado", pero con "la delicadeza de saber que España tiene sectores productivos que son estacionales".

Díaz se ha referido a sectores como el turismo, ligados a la estacionalidad, pero al mismo tiempo vitales e imprescindibles para la economía española. En este sentido, ha defendido que la estacionalidad de determinados sectores es compatible con la estabilidad laboral, y ha puesto como ejemplo los contratos fijos discontinuos.

También ha rechazado los contratos únicos, y ha abogado por contratos estables y temporales "con causa" y los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) para dar respuesta a las necesidades coyunturales de las empresas sin recurrir a los despidos.

Prudencia con los despidos

Díaz se ha mostrado "prudente" a la hora de hablar sobre los despidos y ha apelado a los acuerdos y a los equilibrios entre las partes negociadoras. "En materia de despidos, he de ser delicadísima y desde luego no pondría el foco en el despido. Tenemos muchas tareas que hacer antes de llegar ahí. Hay unos elementos que son institucionales, las reformas legislativas, pero hay elementos que son muchísimos más complejos, culturales, performativos en la empresa y en los sindicatos", ha agregado.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.