Economía

Los salarios azuzan la inflación en EEUU con un récord de empleos disponibles

  • El país alcanzó en julio un nuevo máximo de 10,9 millones de ofertas laborales
Nueva York

Las ofertas de empleo disponibles en Estados Unidos alcanzaron un récord por quinto mes consecutivo en julio, a medida que la demanda de trabajadores sigue superando con creces a las contrataciones. Según los datos de la Encuesta de Ofertas de Empleo y Rotación Laboral (JOLTS, por sus siglas en inglés) publicada este miércoles, las ofertas laborales subieron a 10,9 millones en julio, frente a los 10,2 millones registrados un mes antes. Esta cifra se compara con los 8,4 millones de desempleados actuales (sin trabajo y en busca de empleo).

El número de vacantes superó al de contrataciones en 4,3 millones en julio, la cifra más alta desde los datos que se remontan al año 2000. El número de personas que abandonaron voluntariamente sus puestos de trabajo ascendió a cuatro millones y la tasa de renuncias se mantuvo sin cambios en un casi récord del 2,7%.

Estos datos llevan un mes de retraso con respecto a la débil contratación registrada en agosto, cuando se crearon solo 235.000 nóminas, y se alinean en cambio con el informe de empleo de julio, que generó 1,1 millones de empleos. Aún así, el nivel de ofertas laborales sigue siendo persistentemente fuerte y probablemente se mantendrá así durante los próximos meses.

Es importante destacar cómo las ofertas de trabajo han aumentado durante los últimos siete meses. La tendencia comenzó a dispararse durante la primavera, ya que las empresas comenzaron a encontrar dificultades para encontrar trabajadores. Este fenómeno, que pronto se tradujo en una escasez de mano de obra generalizada en todo el país, se vio alimentado por factores como el aumento de las prestaciones por desempleo, el cierre de escuelas y el rebrote de la infecciones. Los empleadores han ofrecido incentivos para atraer a los solicitantes, como salarios más altos y bonificaciones únicas, pero la reserva de trabajadores disponibles sigue limitada por factores relacionados con la pandemia. Sin embargo, las presiones salariales comienzan a ser preocupantes. El informe de empleo de agosto puso de manifiesto cómo los sueldos continúan aumentando incluso con una débil contratación.

Los ingresos medios por hora aumentaron un 0,6% en el mes mientras el incremento anual alcanzó un 4,3%. Incluso el sector del ocio y la hostelería, que no registró ningún crecimiento neto de empleo el pasado mes, registró un aumento de los salarios del 1,3% (intermensual) y del 10,3% en el año. Es probable que las previsiones de inflación se revisen sustancialmente al alza tanto para 2021 como 2022, en la próxima reunión de la Reserva Federal.

La inflación salarial dificulta la hoja de ruta de la FED

Estas cifras llegan en un momento en el que la Reserva Federal está sopesando cuándo empezar a retirar sus estímulos, especialmente a reducir sus compras de deuda. Algunos economistas esperan que las cifras de los salarios y la inflación empiecen a resonar entre los funcionarios de la Fed. "La tasa de desempleo del 5,2% y el rápido aumento de los salarios sugieren una presión inflacionista creciente que, en última instancia, llevará a una política monetaria más dura", adelanta Andrew Hollenhorst, economista de Citigroup.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.