Economía

La estanflación de las rentas familiares: el gran riesgo post-COVID

  • La desaparición de las políticas de rentas, como los Ertes, afectará a las familias
Foto: Dreamstime

Los datos que se publican cada mes de inflación apuntan a un encarecimiento de la cesta de la compra que puede prolongarse y recrudecerse en los próximos meses. A estas alturas de año, seguir pensando que la subida del IPC por encima del 3% es transitoria, carece de realidad. Si bien la inflación subyacente se mantiene en niveles similares a la media de los últimos años (0,7% frente a una media del 1% de los últimos 5 años), la escalada de precios energéticos, alimentarios, de bienes industriales intermedios y de bienes de consumo duradero, va a acabar trasladándose de forma asimétrica al conjunto de los precios de la economía.

Pero si hay un lugar especialmente afectado, ése es la renta disponible de las familias españolas, la cual se ve doblemente afectada: por un lado, por la escalada de la inflación, pero por otro lado, por su escasa o nula capacidad de reacción al alza para compensar la pérdida de poder adquisitivo tanto por la situación económica como especialmente por el mercado de trabajo. En este sentido, un estancamiento significativo de la renta disponible nominal acompañado de una caída de la renta real, por mucho ahorro que se haya podido acumular durante el confinamiento de 2020, reduce drásticamente el potencial de recuperación de la economía española.

A diferencia de otras crisis anteriores, las medidas de compensación laborales y de rentas puestas en marcha por los Gobiernos (incluido el español) han evitado un desplome de la renta disponible de la magnitud y correlación de en ocasiones anteriores. Concretamente, según los datos publicados por Eurostat, las familias españolas, francesas e italianas han visto mermada su renta nominal en un 4% promedio interanual frente al estancamiento en Alemania o Portugal o incluso un crecimiento cercano al 3% en Holanda. Sólo los ERTE y exenciones de cotizaciones sustituyeron en términos promedio el 50% de las rentas perdidas de los trabajadores frente al 70% promedio en Alemania o el 100% en Holanda.

Pensar que una subida del IPC por encima del 3% es transitoria, carece de realidad

Todo ello unido al desplome del gasto en consumo final de los hogares (-12,1% interanual en 2020 en el caso de España), generó una bolsa de ahorro repartida de manera muy asimétrica con fuerte concentración en las cohortes de población de edad más avanzada y, por tanto, con una demanda de ahorro motivo precaución más acentuada. Esta situación es netamente transitoria a tenor de los datos de la Contabilidad Nacional Trimestral de los Sectores Institucionales correspondiente al segundo trimestre de 2021. La normalización del consumo final de las familias reduce drásticamente la tasa de ahorro, mientras que la normalización de las rentas salariales y de otra naturaleza no llega en la misma proporción.

Si estuviésemos en un escenario de recuperación vigorosa y buenas perspectivas de mercado laboral, la escalada inflacionista sería más asumible y la renta real tanto actual como esperada no sufriría de la misma forma. Sin embargo, la desaparición paulatina que se irá viviendo de las políticas de sostenimiento de rentas (ERTEs, bonificaciones de cotizaciones, ayudas directas…) afectará de una manera extraordinaria a los hogares, habida cuenta de que tenemos una bolsa estructural próxima a los 450.000 trabajadores en ERTE (muchos han salido con motivo estival pero que probablemente volverán entre septiembre y octubre) y una negociación salarial que aunque presione al alza con cuestiones como el SMI, no significarán una revalorización sustancialmente por encima de la tasa de inflación si las empresas no generan beneficios que sostengan los incrementos salariales.

Muchos de los trabajadores han salido del Erte de forma temporal, y volverán de nuevo

Además, se puede añadir un elemento triplemente perjudicial para la estanflación de la renta familiar que es una creciente desigualdad de renta y riqueza según quién ha conservado salarios y empleo y quién no ha podido. La expansión monetaria ha provocado un indudable efecto positivo sobre los

índices bursátiles, provocando una inflación de activos financieros que se traduce tanto en un incremento de patrimonio como en un incremento de rentas vía mayor reparto de dividendos. También, aunque en menor medida, está experimentando este mismo fenómeno el universo de activos reales, empezando por la vivienda.

En este sentido, los deciles más altos de renta con una proporción de rentas del trabajo vs. rentas del capital a favor de las segundas y un incremento del valor de los activos no tanto por mayor ahorro vía salarios sino vía inflación de índices y bonos, experimentan un shock de riqueza muy positivo y transitorio. Sin embargo, en aquellas familias cuyos ingresos dependen fundamentalmente de las rentas del trabajo y su patrimonio está basado esencialmente en inmuebles que no generan rentas y en cuentas corrientes que no generan ningún tipo de rentabilidad, no existe tal shock positivo. Por consiguiente, la diferencia en porcentajes sobre el total entre los que sí ganan y los que no lo hacen está creciendo de una forma extraordinaria.

En suma, la desigualdad es la tercera pata de este trípode de riesgos. La estructura de consumo también tiene dentro de sí una fuente de desigualdad, que es la de consumo, donde el tipo de bienes de consumo más comprados por las rentas bajas son los que más están sufriendo la inflación (materias primas básicas, alimentos y energía, entre otros). Sólo el componente energético oscila entre 1,5 y 2 puntos en total del presupuesto familiar según la renta del hogar. Poner soluciones tempranas y enfocar bien el análisis de la inflación puede evitar un mayor daño sobre las familias.

comentarios11WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Comentarios 11

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Home
A Favor
En Contra

Vamos a ser todos ricos. Unos compraron criptomonedas, y se hicieron ricos. Otros compraron acciones de tecnológicas, y también se hicieron ricos. Otros, que igual son camareros, prefirieron quedarse en casa porque mejor cobrar el subsidio que ir a trabajar... si total... te pagan la mitad sin levantarte de la cama... Otros simplemente cambiaron la oficina por la hostelería, con esa maravilla del teletrabajo. Hemos salido todos fortalecidos. Vamos a ser todos ricos. No ha habido ninguna consecuencia. El PIB está como nunca. Los Teslas de van a comprar solos. Seremos todos ricos gracias a las ayudas europeas y a los miles y miles de dólares que se están dando a las familias estadounidenses, sin importar si no trabajan o ganan 125000. Vamos a ser todos ricos. Todos. Nadie se va a quedar atrás.

La disciplina financiera es sólo para los chinos. Que trabajen ellos. Que fabriquen ellos. Nosotros a ser ricos todos. Nos lo merecemos. Viviremos leyendo el marca, por supuesto en el bar.

Puntuación 32
#1
Carmen
A Favor
En Contra

Justo hace unos días Pedro Sánchez expresó la conveniencia de empezar a subir sueldos.

Si no se suben los sueldos no se va a poder hacer frente ni a la inflación real cuando llegue ni a la subida de tipos. De alguna manera la inflación real aún no ha llegado pero va dando señales de que pide llegar. Los bajos sueldos, la austeridad y los estímulos para los ricos la han mantenido bajo mínimos pero empieza a despertarse con tanta ayuda estatal que hace que el dinero (y la seguridad) llegue a la gente. Las familias más desfavorecidas tienen bono social y la bajada del impuesto del IVA aunque ya lo haya absorbido la subida de la luz, está ayudando a evitar el desastre para esas familias de rentas bajas. Además de otras medidas sociales.

Cesta de la compra... Sigo sin ver subidas significativas. Voy guardando tickets para comprobarlo.

Es el momento de subir los sueldos y que la inflación suba de forma natural y se pueda controlar con subidas de tipos sin perjudicar a los trabajadores. Ahora, conseguir con subidas de tipos que baje el consumo y se ahorre más que con la pandemia lo dudo, ya tienen que subir los tipos de interés, ya.

Puntuación -30
#2
guille
A Favor
En Contra

"En economía el dato real se impone a las sensaciones".

Bien por el articulista pero lejano a la comprensión de muchos lectores, la realidad es que los que resultan menos "perjudicados" son funcionarios y pensionistas, los cuales conservan, relativamente, su poder adquisitivo, pocos superan el índice de precios y una buena parte de los españoles de a pie pierden comba con los precios; teniendo en cuenta que el IPC es algo tan fiable como quienes lo "fabrican", resulta claro que lo que queda de año va a ser, para todos, una "cuesta" de esfuerzos para que haya un euro en el bolsillo el día 30 del mes, como las cosas se están rodeando que los precios este verano han subido a base de bien, frutas, verduras, pescados, bebidas no alcohólicas, electricidad, gas, higiene personal, material de limpieza en general etc. etc. etc. lo que resulta es que llegado Diciembre solo llegarán con cierto "respiro" aquellos que hayan podido tirar de su fondo de pensiones, sí lo tiene, de algún pequeño ahorro, sí ha renunciado a cosas no imprescindibles y el resto llegará con preocupantes resultados. Crecer lo que se dice crecer, por estos lares no parece nada claro, esperemos que al menos puedan incorporarse algunas decenas de miles de nuevos empleos que mejoren las cifras... por pedir que no quede, pero los ánimos no parecen acompañar el optimismo "oficial"

Puntuación 14
#3
Sencillo
A Favor
En Contra

Solución más sencilla: que el BCE suba los tipos de interés.

Segunda solución: subir todos los sueldos y pensiones para compensar la pérdida de poder adquisitivo.

Puntuación 8
#4
Los peores políticos de la historia (y políticas!)
A Favor
En Contra

La única a la que no le afecta la inflación con su sueldazo y su tren de vida espectacular es la boba de "Igualdad"...

Puntuación 25
#5
Pedro
A Favor
En Contra

Esto no es transitorio al final los bancos centrales la han cagado con tanto estímulo y nos van a arruinar .

Los consumidores pedimos subidas de tipos ya que la inflación nos arruina .

El BCE está para controlar la inflación y está haciendo lo contrario.

Lagarde a la p. calle .

Puntuación 16
#6
Usuario validado en Google+
Oscar Serrano
A Favor
En Contra

Estafadores del BCE suban los tipos YA. Alemania que haces tan callada?

Puntuación 15
#7
INFLACIÓN, JAJARAJA
A Favor
En Contra

AY INFLACIÓN, JAJARAJA...

...No habéis aprendido la lección todavía, parece mentira.

Se acerca un CATACRASH, que va a dejar las otras crisis en pañales.

El exceso de oferta es tal, que va a explotar todo por el aire.

Se fabrica más de lo que se consume y de lo que necesita, y eso acaba en DEFLACIÓN.

Lo único que podría producir una verdadera y atroz INFLACIÓN sería una guerra...

...y pararos a pensar, queréis eso de verdad?

Puntuación -6
#8
Usuario validado en elEconomista.es
Brick
A Favor
En Contra

Los tipos negativos del BCE, la compra de deuda de países alegremente y la impresión de dinero, es un cóctel fatal.

Puntuación 17
#9
juanillo
A Favor
En Contra

Carmen #2: Seguro que usted sabe como cuadrar un círculo

Puntuación 16
#10
Carmen
A Favor
En Contra

10. Claro, no basta con estirarlo un poco?

Jaja

Puntuación -8
#11