Economía

EEUU será la única economía avanzada en recuperarse de la pandemia

  • El crecimiento medio de EEUU entre 2020 y 2023 triplicará al de la Eurozona
Los estímulos estadounidenses. Dreamstime.
Nueva York

La semana pasada, el Fondo Monetario Internacional insistió en la actualización de sus Perspectivas Económicas Mundiales (WEO, por sus siglas en inglés) en la creciente brecha que separa la recuperación de las economías avanzadas frente a los mercados emergentes y en desarrollo. Una mejora dispar que para los expertos de Bank of America (BoA) subestima la tendencia desigual entre multitud de países.

La institución liderada por Kristalina Georgieva achaca la creciente abertura a los bajos niveles de vacunación y al escaso estímulo fiscal en los países más pobres. Desde el FMI Estiman que, por término medio, el 40% de las personas están totalmente vacunadas en las economías avanzadas, pero las tasas de vacunación son de un solo dígito en gran parte de los mercados emergentes, con una implantación casi nula en algunos países del grupo de bajos ingresos.

Al mismo tiempo señalan cómo la respuesta fiscal a la crisis desatada por el Covid-19 es también muy desigual, con un estímulo fiscal de entre el 4% y el 25% del PIB en los países desarrollados, de entre el 1 y el 14% en las principales economías emergentes y aún más bajo en los países más pobres.

EEUU a la cabeza

Aún así, desde Bank of America insisten en que las diferencias en la recuperación que experimentan en estos momentos las principales economías avanzadas son casi tan impresionantes como la diferencia con sus pares emergentes. Para demostrar esto, los economistas del banco estadounidense han medido la magnitud de la brecha de rendimiento observando el crecimiento medio entre 2020 y 2023 en comparación con el crecimiento de tendencia normal.

Según este indicador se espera que sólo EEUU llegará con creces de nuevo al pleno empleo mientras Reino Unido, la zona euro y Japón estarán muy lejos de la recuperación total. Entre los mercados emergentes, China y algunos otros países de Asia se recuperarán plenamente, pero la mayor parte de los países en este grupo quedarán rezagados. La mayor diferencia entre las proyecciones de BoA y la del FMI reside en cuatro factores que seguirán impulsando una economía estadounidense excepcionalmente fuerte.

En primer lugar, los estímulos fiscales de EEUU están lejos de agotarse. Independientemente de lo que ocurra con los actuales proyectos de ley que están sobre la mesa, es probable que en los próximos seis meses se presente un gran paquete financiado principalmente por el déficit.

En segundo lugar, los analistas subestiman el impacto del exceso de ahorro acumulado en las cuentas bancarias estadounidenses. Las cifras son enormes: en relación con la tendencia anterior a la pandemia, éste ha aumentado en 3,5 billones de dólares (15% del PIB) en EEUU, frente a los 700.000 millones de dólares (3% del PIB) de la zona euro.

Por otro lado, en relación con el panorama económico actual, la Reserva Federal sigue siendo el banco central más acomodaticio con respecto a sus pares. Ningún otro banco central tiene el triple objetivo de superar el objetivo de inflación, el pleno empleo y crear una "recuperación económica inclusiva".

En cuarto lugar, los economistas de Bank of America consideran que los analistas subestiman el impulso al crecimiento cuando las restricciones de la oferta disminuyen. Desde el banco proyectan que la mayor parte de las subidas de precios de los últimos meses son temporales y disminuirán en otoño.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin