Economía

Sánchez 'pincha' en su viaje a EEUU sin captar inversiones ni ver a Biden

  • La reforma laboral, el control del alquiler y Podemos ahuyentan el dinero
El presidente Sánchez en EEUU. EFE
Madridicon-related

El presidente del Gobierno cierra en San Francisco su tournée por Estados Unidos, con una estancia de tres días en busca de inversiones para España con el acicate de los 140.000 millones procedentes de los Fondos de Recuperación europeos. A tenor de la respuesta general de los inversores, Pedro Sánchez regresa a España con los bolsillos vacíos, y de momento lo hace sin ningún encargo.

La reforma laboral, algunos aspectos de la política de vivienda -como el control del precio del alquiler, los no desahucios- o, los socios comunistas del Ejecutivo sanchista no han hecho más que plantear más dudas sobre los inversores, que por encima de todo buscan seguridad jurídica.

En los encuentros con los fondos de inversión -algunos de los cuales ya tienen su peso específico en las carteras del Ibex 35, como es el caso de BlackRock-, Sánchez se ha esforzado en explicar estos días que sus reformas no acarrearán grandes cambios, y más bien serán, en el caso de la laboral, una copia del modelo alemán. En cuanto a la cuestión de la vivienda y el hecho de establecer el precio del alquiler -lo que disgusta sobre manera a los fondos inmobiliarios-, el presidente también restó importancia aseverando que su reforma no alterará el mercado inmobiliario.

Por cierto que estas explicaciones han tenido la rápida respuesta del socio de Gobierno, Unidas Podemos, rebatiendo precisamente la política de vivienda que ha defendido Sánchez en Estados Unidos. Tal es así, que Ione Belarra señaló que los "fondos buitre" que se han reunido con el presidente español "no votan, votan los diputados y las diputadas, por lo que menos que se sepa", indicó.

Y abundando en su posicionamiento, la ministra de Derechos Sociales dijo estar confiada en que la Ley de Vivienda va a cumplir el acuerdo que firmaron Sánchez e Iglesias, y por eso -remató- "va a regular los precios del alquiler y se va a homologar a las legislaciones europeas que existen".

Moncloa admite que en esta ocasión no ha invitado a las empresas españolas

En su visita a Estados Unidos, Sánchez se ha reunido con bancos y fondos de inversión, entre los cuales se encontraban BlackRock, Bloomberg, Blackstone, Providence Equity Partners, Lone Star Field, JP Morgan, Soros Fund Management, L. Catterton Partners, Bank of America o Morgan Stanley, además de AmCham, la Cámara de Comercio de EEUU en España.

En este periplo por Estados Unidos, el presidente también ha visitado las Universidad de California, se ha visto con el alcalde los Ángeles, ha ido a los Estudios Universal, ha mantenido encuentros con las grandes productoras de cine, y ha ido hasta el Jet Propulsión Laboratory, de la Nasa.

En su última jornada, Sánchez visitó, junto a la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, el campus de Apple en Cupertino (California) junto al CEO de la compañía, Tim Cook.

Primera vez

Esta visita a Estados Unidos ha sido la primera que un presidente del Gobierno hacía un viaje de estas características sin mantener un encuentro con ningún nivel de la Administración Norteamericana. En su agenda no había ni una sola cita con ningún representante relevante de la Casa Blanca, pese al breve encuentro que Sánchez tuvo con Biden semanas atrás en Europa.

El presidente criticó el embargo a Cuba mientras la Casa Blanca anunciaba sanciones

En esta ocasión, el presidente ha volado sin la compañía de instituciones ni de representantes de las grandes empresas españolas -fuentes de Moncloa explican que no se han puesto en contacto con ellas-. Pero es que tampoco ha hecho parada en plazas importantes para España como Florida, donde vive una importante colonia de cubanos exiliados.

Para ahondar más en la distancia entre Biden y Sánchez, la situación de estos días en Cuba ha protagonizado unas declaraciones por parte del presidente español, que distan de las sanciones que el Gobierno norteamericano quiere aplicar a los líderes del dictadura comunista de la isla. Mientras Sánchez pide que no haya injerencias sobre Cuba, Biden quiere castigar a quienes reprimen las protestas.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud