Economía

Sánchez descartó visitar Florida para evitar reproches del 'lobby' cubano

  • La titubeante posición del Gobierno sobre la isla pasa factura
  • Defiende la economía española ante los inversores en su gira por EEUU
  • Sánchez temió abucheos o ataques en Florida y descartó ese emplazamiento
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. EFE
Madrid

El presidente del Gobierno descartó organizar la gira por Estados Unidos en Florida por miedo a represalias del lobby cubano que dejaran en mal lugar la imagen del Ejecutivo español en su búsqueda de inversiones en en el país norteamericano. El temor llegó tras la inconcreción del Gobierno español para determinar si Cuba, inmersa en revueltas y protestas antigubernamentales y con los derechos de sus ciudadanos en entredicho, era una dictadura o no.

Cuando Pedro Sánchez y sus asesores plantearon la gira y se puso Florida como posible destino sobre la mesa, el presidente español descartó rotundamente la opción ante el temor de recibir algún tipo de ataque o abucheo por parte del lobby cubano presente en Florida.

Sánchez temió abucheos o ataques en Florida y descartó ese emplazamiento para la gira

Y es que la titubeante posición del Gobierno español sobre la isla, justo además en días previos a la visita a EEUU, le podía pasar factura. Para el Ejecutivo, Cuba es de todo menos una dictadura, tal como dijo Sánchez: "Es evidente que Cuba no es una democracia, no lo es". No especificaron en ningún momento si Cuba era o no una dictadura, y temían que ciertos altercados mancharan la imagen española en su búsqueda de inversión.

Estabilidad y certidumbre

Por su parte, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, buscó transmitir el miércoles, tras su primera jornada en Nueva York. que su Ejecutivo es una garantía de "estabilidad" y "certidumbre" para las inversiones de las empresas y fondos estadounidenses. Dijo que frece "hechos" y "voluntad política", mientras la oposición "grita", y además mostró la intención de aprobar los nuevos Presupuestos Generales del Estado.

En su segunda jornada, el presidente del Gobierno visitó el Jet Propulsion Laboratory (JPL) de la NASA, tuvo presencia en un acto del Instituto Cervantes y de NBC Universal, fue entrevistado para la CNN en español y terminó su jornada con los CEO audiovisuales de Netflix, HBO, Disney, Warner y Activision. El primer día se reunió con destacados grupos de inversión y bancos americanos, y mantuvo encuentros con Michael Bloomberg y o el consejero delegado de BlackRock, Larry Fink.

Además de reafirmar su labor, criticar a la oposición y defender la gestión pandémica, trató la situación económica con los hipotéticos inversores. Defendió que la economía española es una de las que más rápido va a crecer en los próximos meses "en el mundo desarrollado", gracias también a las reformas legislativas y los fondos públicos que el Gobierno va a recibir, en el marco del Plan de recuperación.

La propuesta de Sánchez

"No solo vamos a reformar el sistema con las inversiones públicas, sino que vamos a cambiar el marco legislativo", ha destacado, mencionando, por ejemplo, la reforma fiscal, o las relativas a la avanzar en transición ecológica y digitalización de la economía.

A este respecto, garantizó que van a entrar en un "periodo de reformas muy intenso", y así se lo ha trasladado a los inversores americanos con los que se reunió en la primera jornada.

Por su parte, los fondos de inversión y bancos se interesaron en concreto por algunas de las reformas que planea el Ejecutivo y que podrían afectar a sus intereses en España, como la ley de vivienda y la posible limitación de los precios de los alquileres, la derogación de la reforma laboral, o la reforma de pensiones; asuntos sobre los que Sánchez les ha trasladado tranquilidad, según fuentes gubernamentales.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin