Economía

La caza de empleados instiga el mayor repunte de los salarios desde los años 80 en EEUU

Nueva York

Desde hace meses, las empresas en Estados Unidos enfrentan una serie de retos laborales a medida que la pandemia va quedando atrás. Quizás el mas acuciante es la dificultad de encontrar mano de obra, sobre todo en áreas como el transporte y la hostelería, a medida que los economistas calculan que de aquí a final de año los sectores más afectados por los confinamientos deberán cubrir más de 6 millones de empleos.

Con la reapertura ya en pleno apogeo y otros factores como el repunte del precio de las materias primas o los cuellos de botella en la distribución azuzando a la inflación y arañando la cuenta de beneficios, las compañías se ven obligadas a incrementar los sueldos como fórmula para atraer trabajadores.

"Nuestro mayor reto ahora mismo es la dotación de personal y atraer a la gente para que venga a trabajar. Por eso estamos reforzando nuestra propuesta salarial, que ya es de por sí fuerte", confesaba recientemente el consejero delegado de Darden Restaurants, Eugene Lee Junior.

Precisamente los restaurantes patrios se han visto obligados a subir los precios de los menús a un ritmo mucho más rápido que la media histórica ante el aumento de los costes de los alimentos y la mano de obra. Solo en las últimas semanas, sus precios han aumentado hasta un 5%. Pero más allá de este sector en particular, múltiples empresas han avisado que la escasez de trabajadores seguirá impulsando los costes salariales

Amazon, Under Armour, Chipotle o McDonald's son algunos de los nombres más conocidos que desde primavera han anunciado subidas en los salarios a sus empleados a medida que el crecimiento general de los sueldos a este lado del Atlántico alcanza ya su tasa de crecimiento más rápida desde 1983.

Solo en mayo, el salario medio por hora aumentó 15 centavos de dólar hasta alcanzar los 30,33 dólares, según revelan los datos más recientes de la Oficina de Estadísticas Laborales. Este aumento aproximadamente duplica los registrados antes del azote del Covid-19 y sigue al incremento de otros 21 centavos de dólar registrado en abril.

El salario medio semanal en el sector del ocio y la hostelería, el que sufrió la mayor pérdida de empleo en 2020, subió un 10,4% en mayo respecto a febrero de 2020, superando al sector privado en general y a la inflación. El sueldo de quienes sólo tienen un diploma de educación secundaria está aumentando más rápidamente que el de los graduados universitarios, según La Reserva Federal de Atlanta.

"Los abandonos voluntarios también contribuyen a la presión al alza de los salarios"

Este veloz y particular avance de los salarios atiende a varias razones. Entre ellas el mero hecho de que estos han representado una parte cada vez menor de la productividad económica de EUUU desde finales de la década de 1960, a medida que muchas compañías han preferido dar prioridad a la retribución de sus accionistas a través de dividendos y recompra de acciones. De hecho, durante años, la subidas en las pagas a este lado del Atlántico, han sido tímidas, especialmente entre los trabajadores de bajos ingresos.

Los salarios y las prestaciones representaron un promedio del 72% de la renta nacional, excluyendo los impuestos indirectos y las subvenciones, desde 1970 hasta 1995 para luego disminuir constantemente, cayendo al 66% en 2014. Esto ha coincidido con un aumento de los beneficios empresariales y una recompensa salarial cada vez mayor para los directivos y los trabajadores más cualificados.

Falta de mano de obra, no de empleos

Pero, por primera vez en las últimas décadas, lo que escasea a día de hoy no son los empleos sino los trabajadores y la mano de obra barata. Esto supone un punto de inflexión clave para un mercado laboral todavía convaleciente donde hacen falta crear 8 millones de puestos de trabajo para recuperar los niveles previos a la pandemia, según la propia Reserva Federal. Sin embargo, muchas de estas plazas laborales ya están abiertas si tenemos en cuenta que las ofertas de empleo en EEUU alcanzan ya un récord de 9,3 millones.

Las explicaciones de por qué la gente no acepta los puestos disponibles son múltiples. Desde colegios que todavía no operan con normalidad o problemas para conseguir un hueco en guarderías para los más pequeños hasta los temores relacionados con las nuevas variantes del coronavirus. Tampoco hay que pasar por alto las prestaciones de desempleo adicionales de 300 dólares semanales aprobadas en el Plan de Recuperación Americana de marzo.

"Estas prestaciones podrían estar frenando el empleo, ya que muchos trabajadores con salarios bajos pueden ganar al menos lo mismo solicitando subsidios por desempleo que trabajando", explica Andrew Hunter, economista de Capital Economics. No obstante casi la mitad de los estados del país han optado por cancelarlas, algo que hace mella entre muchos estadounidenses desde mediados de junio.

Por otro lado, el porcentaje de empleados que ha decidido dimitir voluntariamente alcanzó también un máximo histórico en abril. Algo que indica que muchos estadounidenses abandonan su puesto de trabajo creyendo que pueden conseguir otro mejor remunerado.

"Los abandonos voluntarios también contribuyen a la presión al alza de los salarios" estima Sarah House, economista de Wells Fargo Securities. Según explica, los trabajadores son más propensos a cambiar de trabajo si el nuevo puesto está mejor pagado, y un aumento de las renuncias -sobre todo si hay escasez de candidatos para cubrir los puestos recién abiertos- puede incitar a las empresas a elevar su remuneración para evitar perder trabajadores en manos de la competencia.

Desde Nordea, su economista, Mikael Sarwel, observa cómo el crecimiento salarial en EEUU ha empezado a subir con una tasa de desempleo más alta que la que hemos visto en el pasado. En particular señala como la tasa de los últimos 6 meses de salarios y sueldos en el índice de costes laborales es actualmente la más alta desde el año 2000.

Esta situación se produce después de que los legisladores demócratas no lograsen aprobar el pasado marzo el aumento del salario mínimo federal de 15 dólares como parte del Plan de Rescate Americano del presidente de EEUU, Joe Biden. En estos momentos éste se sitúa en los 7,25 dólares, donde se mantiene desde 2009, la última vez que registró un empujón al alza. Aún así, las condiciones laborales actuales están forzando un aumento a lo largo y ancho del sector privado.

Aunque esto beneficia a los trabajadores, el aumento de los costes laborales puede tener consecuencias para las empresas en forma de menores márgenes de beneficio y pérdida de ventas. Y cuando suben los salarios, las compañías suelen trasladar parte del incremento de los costes a los consumidores, lo que podría estar contribuyendo al actual repunte de la inflación.

Esta dinámica suele golpear más fuerte a los negocios más pequeños, a los que les cuesta más igualar los salarios con los de gigantes como Amazon y Walmart, los mayores empleadores privados del país. Todos estos factores actúan como un posible freno para el crecimiento económico estadounidense en la segunda mitad de 2021.

"Las empresas van a tener que competir y empezar a pagar a la clase trabajadora un salario decente"

Pero según estima Gregory Daco, economista jefe de Oxford Economics, la reciente oleada de subidas salariales es probablemente algo puntual. "Aunque los empleos peor pagados están experimentando un crecimiento salarial sin precedentes creemos que esto refleja un reajuste puntual de los bajos salarios más que un cambio permanente en el poder de negociación de los trabajadores", afirma.

Daco considera que es poco probable que las empresas tengan en cuenta el aumento de la inflación en sus planes de fijación de salarios para el próximo año. Algo que no cambiará a menos que el aumento de la productividad y de los beneficios les haga replantearse la situación.

Dicho esto, el propio presidente de EEUU, Joe Biden, está dispuesto a sacrificar parte de la ágil recuperación actual para que los trabajadores con salarios más bajos puedan mantener cierta ventaja. Así lo revelaba de nuevo esta semana cuando insistió en que, en lugar de que los trabajadores compitan entre sí por puestos que son escasos deben ser las empresas las que compitan entre sí para atraer empleados.

"Lo que está sucediendo ahora es una moneda de cambio a favor de los empleados. Las empresas van a tener que competir y empezar a pagar a la clase trabajadora un salario decente", señaló el jueves el demócrata. En este sentido criticó a las compañías que se quejan por la falta de mano de obra alegando que la solución está en incrementar los salarios. Sobre la inflación, el mandatario se escudó en la defensa de la Fed y el "abrumador consenso" que defiende que su repunte será transitorio.

comentarios15WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Comentarios 15

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

delgado
A Favor
En Contra

^>

Nada nuevo

Si el gobierno regala el dinero, más de los que cobra trabajando, a los ciudadanos por no hacer nada , desincentiva la incorporación al trabajo

Ya por el siglo XVIII en el grandioso Tratado la Riqueza de las Naciones lo explicaba Adam Smith

La especie Humana como el resto de especies animales solo sale de la holganza por la necesidad perentoria de la supervivencia

Puntuación 21
#1
Diego
A Favor
En Contra

yo me fui de España, porque hiciera lo que hiciera y trabajara lo que trabajara iba a cobrar la misma miseria.

Puntuación 38
#2
Usuario validado en Google+
KIKO GOMEZ ORTIZ
A Favor
En Contra

No me creo que sea cierto. Más me creo que para reventarte a trabajar y no ganar nada, que trabajen los patronos que suyas son las empresas. Se aplica el viejo dicho ese que dice: "Prefiero morir de hambre descansado que morir de hambre reventado" si no hay equilibrio básico entre lo que entregas y lo que recibes, pues te largas y listo. Más aún si ves que tu sueldo es una miséria y los beneficios del empresario, enormes.

Otra frase que me gusta: "Mientras finjan que nos pagan, fingiremos que trabajamos".

Pero creo que los sueldos deben estar en concordancia con los beneficios de la empresa.

Puntuación -2
#3
Antonio
A Favor
En Contra

Que habran un poquito la valla con mexico al que vaya a trabajar con contrato ,en el mundo sobra gente que gana un dolar la hora dispuesta a ganar los 25 de eeuu.

Puntuación -11
#4
David
A Favor
En Contra

Es básico, cuando se permite que las empresas paguen salarios de miseria para ganar miles de millones, la gente termina viviendo en la miseria, pero sin trabajar.

Al fin y va al cabo, para vivir hace falta muy poco.

Si vas a vivir al día igual, no trabajes.

Puntuación 7
#5
Jenaro
A Favor
En Contra

Es curioso ver cómo una sociedad comunista como la china está incorporando paulatinamente lo mejor del capitalismo, y cómo una sociedad capitalista como la estadounidense, está incorporando lo peor del comunismo. Y todo esto NO sale en titulares pero cualquier persona con criterio lo puede ver. Lo estamos viviendo.

Cómo van a querer trabajar si les han dado en el último año como 8.000 lereles por familia. Sin límite de riqueza, sin mirar si seguían trabajando o no... A todos. Cheques por correo. Dinero regalado, que crece de los árboles. El Estado lo prové todo. Comunismo.

Puntuación 21
#6
MATEO
A Favor
En Contra

En USA es más fácil que suban los sueldos, porque no tienen un impuesto al empleador del 30% que aquí llamamos cotizaciones y otros costes obligatorios como seguros de accidentes, planes de prevención, reconocimiento médicos de mutuas

.. que al final hace que un sueldo neto de 1000 euros tenga un coste real de 1600 para el que paga la nómina.

De todas las maneras lo que pasa ahora en USA es una consecuencia de la inflación, que si sigue subiendo al final de la "fiesta emisora de billetes" el PARO subirá.

Puntuación 18
#7
Marc939
A Favor
En Contra

Flexibilidad laboral, bajos impuestos, baja burocracia, facilidades a la inversión... es lo que trae, lo contrario de España.

Puntuación 15
#8
LUIS
A Favor
En Contra

ESTA SITUACION LA TENEMOS EN ESPAÑA AUNQUE NO LA QUEREMOS VER,ALGO ESTÁ FALLANDO.

Puntuación 6
#9
ANTONIO
A Favor
En Contra

TAMBIEN HAY OTRO FACTOR QUE NOS A LLEVADO A LA PRECARIDAD, HACE 20 ANOS CON 1000 EUROS HACIAS MUCHAS COSAS, HOY MIL EURO NO HACES NADA SOLO MAL COMER, QUIEN TIENE LA CULPA, EL SISTEMA QUE FALLA Y DE ESTA IMFLACIÓN QUE NO PARA, NO HAY QUE SER ECONOMISTA PARA VER ESTA SITUACIÓN.

Puntuación 7
#10
El real
A Favor
En Contra

Leo los comentarios y comparamos España con Estados Unidos, nada qué ver ni en la forma de pensar ni en la forma de actuar. Y absolutamente nada qué ver con las leyes laborales y económicas. Aquí todos quieren ser funcionarios, vivir del Estado sin darse cuenta que el Estado vive de nosotros.

Puntuación 18
#11
carlinhos
A Favor
En Contra

A lo mejor hay que cambiar el tema de los subsidios por desempleo.

OPCIÓN 1: el que se apunte al paro y perciba el subsidio, tiene OBLIGACIÓN de trabajar para la Administración (limpieza viaria, parques y jardines, limpiar montes, cunetas de caminos y carreteras) o como peón para contratas de la Administración (con la consiguiente rebaja en la factura de estas contratas).

Se eximen sólo ausencias debidamente justificadas por entrevistas de empleo o asistencia a formación para el empleo.

OPCIÓN 2 (sólo viable para tasas de desempleo bajas): sustituir el coste público de las prestaciones por desempleo, renta mínima vital o similares, por un COMPLEMENTO salarial a los trabajadores que tengan un sueldo inferior a un SMI que sería más elevado que el actual (sólo válido para empresas que cumplan ciertos requisitos de nº de empleados, estabilidad de empleo, etc; las que no cumplan, tendrían que pagar íntegramente ese SMI mayor)

La cuestión es, en todo caso, la misma: que la gente NECESITE trabajar para tener unos ingresos aceptables (si no, prefiere no trabajar). Y dicho lo mismo pero al revés: el que trabaje, que tenga GARANTIZADOS unos ingresos aceptables.

Puntuación 7
#12
KLE
A Favor
En Contra

Oferta/Demanda

Sólo es eso.

Puntuación 6
#13
Aguila blanca
A Favor
En Contra

Buenos dias;

Los salarios y los puestos de trabajo no deben estar regulados por el estado. Deben ser libres los salarios y los despidos, asi es como se respeta y se dignifica al ser humano. El empleador o empleo q sea injusto pues se quede sin cubrir. El trabajador es libre de aceptar o rechazar. En cuanto a los q no quieren trabajar que recojan la comida en beneficiencia.

Puntuación 4
#14
ANTUAN
A Favor
En Contra

YO SOY AUTÓNOMO NADIE ME A REGALADO UN DURO, COMO HACEN CON LOS AGRICULTORES QUE LES DAN DINERO POR SEMBRAR LAS TIERRAS POR NO SEMBRAR LAS TIERRAS Y LA MAYORÍA NI CONTRATA MANO DE OBRA PERO SI PONEN ELCAZO, BIEN JAMÁS ME DIERON UN DURO, EL ÚNICO ALIVIO QUE TENGO QUE PARA MI JUBILACIÓN TENGO COTIZADOS EN SUIZA CINCO AÑOS Y ME DARÁN UNA PENSION DE 300 EUROS APROSIMADAMENTE.

Puntuación 2
#15