Economía

Los consejos sobre teletrabajo de la mujer que lo predijo hace 20 años

  • La profesora de Harvard Tsedal Neeley cuenta que no se habría imaginado esta revolución "ni en sus mejores sueños"
  • Teme que la vuelta a las oficinas dé al traste con muchos de los avances en este sentido...
  • ... Y defiende que los empleados hagan parones en sus casas para poner una lavadora o pasear al perro

El teletrabajo ya existía antes de que la pandemia por COVID-19 cambiara nuestra vida hace ahora algo más de un año. Sin embargo, su eclosión sin precedentes llegó gracias (o por culpa) de la nueva y completamente imprevisible situación.

¿Cuántos directivos y empleados dirían en 2019 que estarían dispuestos a trabajar desde sus casas, o al menos a explorar esa idea? El contexto de la pandemia ha demostrado que muchas más empresas de las que parecían estaban en situación de comenzar a implementar el trabajo a distancia, a pesar de las dudas que existían y siguen existiendo sobre él.

Había alguien que ya estaba convencida de que este momento llegaría. Durante dos décadas, la profesora de negocios de la Harvard Business School Tsedal Neeley había estado investigando y prediciendo la transición del mundo laboral a lo que ella llamaba "trabajo en equipo digital global". La progresión parecía lenta y constante hasta que pasó lo que ya todos sabemos.

Ahora, Neeley ha publicado un libro en el que habla de esta evolución que sería impensable que hubiera evolucionado tan rápido de no ser por la COVID: Remote Work Revolution: Succeeding from Anywhere (Revolución del trabajo a distancia: triunfar desde cualquier lugar).

En una entrevista con Financial Post, Neeley da su visión sobre lo que califica como una "revolución" que no se habría podido imaginar "ni en sus sueños más locos". Y también da algunos consejos y claves sobre algunos de los temas más polémicos del teletrabajo, como si afecta a la productividad o lo su visión sobre la vuelta a las oficinas.

Los jefes no deben preocuparse

Preguntada por qué haría si tuviera una máquina del tiempo y pudiera advertir sobre lo que pasaría en el ámbito laboral, Neeley contesta que "dije a los jefes que esto ocurriría, que ya estaba ocurriendo, y que no se preocuparan. Habría un tiempo de transición en el que la gente tendría que aprender a utilizar nuevas herramientas digitales como Zoom y Microsoft Teams, herramientas que quizás habían utilizado algunas veces antes, pero que ahora se convertirían en su salvavidas. La curva de aprendizaje sería dramática, pero adivinen qué, la gente lo hará y lo hará muy bien. Les dije a los directivos que no se preocuparan de que la gente no trabajara en casa; en realidad se quemarían porque trabajan mucho".

Los micro-descansos potencian la productividad

Neeley también sostiene que que los teletrabajadores hagan parones para cosas como ponerse a tender una lavaodora, no tiene por qué ser malo.

"La gente hace todo eso y la productividad sigue aumentando: el 70% de los grupos que encuesté me dijeron que su productividad había aumentado. Cuando la gente tiene descansos para lavar la ropa a mitad del día, por ejemplo, lo que realmente consiguen es flexibilidad laboral y personal. Sacar a pasear al perro a las 2 de la tarde, hacer una pausa y jugar un rato con el niño, eso es lo que quiere la gente. Importa, y mucho, porque la gente valora mucho su autonomía y cuando se la das, la satisfacción laboral aumenta mucho. Cuando la gente está contenta, rinde mucho y a un nivel muy alto", asegura.

La vuelta a las oficinas debe no ser total

"Me preocupa mucho que los directivos cambien de rumbo y retraigan la confianza, y también los veo preocupados por lo que va a pasar. Personas que nunca pensaron que podrían trabajar a distancia han descubierto que les encanta y que nunca más volverán a desplazarse. A menos que haya una razón para que gasten ese tiempo y energía en llegar hasta allí, si podrían haber hecho lo mismo en casa en la mitad de tiempo, no ven el sentido. Si tus trabajadores se sienten así, como jefe, has fracasado", explica la experta.

Pero compaginar empleo presencial y remoto no será sencillo

La profesora también deja claro que se debe configurar el regreso para que sea positivo tanto para los amantes del teletrabajo como los del empleo presencial.

"Este es el reto y puedo decir ahora mismo que no va a ser fácil. Todo a distancia es fácil, todo en persona es fácil, pero lo híbrido es difícil. ¿Qué significa híbrido? ¿Cómo se gestiona un equipo en el que la mitad de la gente quiere estar allí y la otra mitad no? ¿Cuando sus deseos cambian a diario en función de lo que ocurre en sus vidas? Va a ser un reto, pero los trabajadores exigen esta flexibilidad. Los directivos van a tener que resolverlo.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin