Economía

Las palomas del BCE alzan la voz para mantener el volumen de compras de deuda

  • La rentabilidad del bund alemán se hunde en tres días tras rozar tasas positivas
  • "Pura especulación", así define Villeroy la posibilidad de bajar las adquisiciones
  • Stournaras dice que la recuperación económica todavía es frágil
Reuters.

A falta de dos semanas para la reunión del próximo 10 de junio del BCE, el ambiente se va caldeando. Sobre el papel parecía que esta reunión iba a ser decisiva para para ir poniendo el punto final al programa de compra de deuda de emergencia, que sirvió para contrarrestar el impacto de la pandemia, a medio plazo. Pero las palomas de la institución, aquellos miembros del Consejo más proclive a mantener una política monetaria expansiva, hoy han alzado la voz para remarcar que el PEPP no se toca y se mantendrá el ritmo de compras de deuda.

"Pura especulación". Así de tajante ha sido François Villeroy, gobernador del Banco de Francia y miembro del Consejo de Gobierno para contestar a la pregunta si la velocidad de compras de deuda se iban a reducir a partir de la reunión del próximo mes de junio del BCE.

El mercado estaba ya casi convencido de que las compra que la institución iba comenzar a frenar la adquisición de bonos en el mercado secundario, tras las declaraciones de varios miembros del Consejo de Gobierno, con sesgo de halcón, que apuntaban que se reducirían para el tercer trimestre del año. El BCE volvió a acelerar las compras semanales hasta alcanzar en abril los 80.000 millones mensuales. La entidad tomó esta decisión para frenar el rally en los intereses de la deuda europea que se produjo a principio de año, tras el inicio de la recuperación en EEUU.

"Todavía tenemos tiempo suficiente para juzgar y decidir, mucho más allá de junio", ha comentado Villeroy en un foro financiero. "Permítanme ser claro: cualquier hipótesis de una reducción de las compras en parte para el tercer trimestre o los siguientes trimestres es puramente especulativa".

Yannis Stournaras, gobernador del Banco de Grecia y  miembro del Consejo de Gobierno del BCE, también había destacado hoy que la recuperación de la zona euro es aún frágil y no hay "evidencias que apunten a un período de alta inflación en un futuro cercano". "Por supuesto, ha habido una aceleración en las vacunas, pero todavía hay restricciones de viaje, así que no puedo decir que estemos libres de riesgos todavía", ha asegurado en declaraciones a Reuters.

"Por el momento, no veo ninguna razón para hacer ningún cambio del PEPP", ha dicho. Christine Lagarde, presidenta del BCE, ya adelantó la semana pasada que no era el momento de discutir la retirada del programa de emergencia de deuda, pero no fue tan clara como el banquero galo y griego.

Ya en la última reunión de abril la presidenta tuvo que lidiar con esta cuestión. Lagarde aseguró que en el cónclave no se había abordado la cuestión y las actas luego confirmaron este extremo.

Por ahora el mercado está comprando el mensaje de las palomas. El bund alemán, la referencia del mercado europeo de deuda, ha estado amenazando con volver a tasas positivas en la anterior semana. Desde que Lagarde habló el pasado viernes la rentabilidad se ha vuelto a desplomar alrededor de un 40% hasta el -0,16%. Esta por ver si los halcones han dicho su última palabra antes de la reunión de junio.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin