Economía

La estrategia de empleo vasca incluye el derecho a la formación y activación

  • La patronal "echa en falta" respuestas a los retos demográficos y tecnológicos
Bingen Zupiria, Idoia Mendia y Gotzone Sagardui. IREKIA
Bilbao

La Estrategia de Empleo de Euskadi a 2030 ya es una realidad tras su aprobación por el Consejo de Gobierno vasco, con la reducción de la tasa de paro por debajo del 10% en 2024 entre sus objetivos y la inclusión del derecho subjetivo a las políticas activas.

La vicelehendakari segunda y consejera de Trabajo y Empleo, Idoia Mendia, ha mantenido reuniones con los agentes que participan en la Mesa de Diálogo Social para tener en cuenta sus demandas pero, aún así, no ha podido contentar a todos.

La estrategia parte del principio de lograr un mercado de trabajo que contribuya "al desarrollo social y económico, sostenible e igualitario de Euskadi y que se caracterice por ofrecer oportunidades de empleo de calidad en equidad, por la inclusión social y el desarrollo humano", explicó Idoia Mendia.

Los principales objetivos son profundizar en el empleo de calidad y contribuir al desarrollo social y económico a través de un "empleo resiliente" para adaptarse a los cambios. Así, la Estrategia Vasca de Empleo 2030 abre una nueva etapa en las políticas de empleo orientadas a la calidad, la inclusión y la igualdad, y aborda el reconocimiento del derecho subjetivo a la formación y la activación.

Presente y futuro

Según comentó la consejera de Trabajo y Empleo, la estrategia responde a la actual crisis provocada por la Covid, pero mira al futuro y a las herramientas que necesitarán los trabajadores y las empresas con visión a 2030.

El documento de la Estrategia de Empleo estima que para 2030 las oportunidades netas de empleo serán de casi 610.000, mientras que la demanda superará el millón de puestos de trabajo. Su objetivo y la de los planes estratégicos y políticas que se desarrollen será acortar ese desfase.

Además, se abordará cómo van a influir en los empleos, en calidad y cantidad, las grandes transformaciones de la sociedad vasca: la tecnológico-digital, la energético-climática y la sociosanitaria.

En este sentido, desde la patronal vasca Confebask se considera que la Estrategia Vasca de Empleo 2030 "debería centrarse en atender y dar respuesta a las necesidades y retos demográficos, industriales y tecnológicos de los próximos años".

La patronal ha advertido que las empresas vascas "tienen cada vez más dificultades para encontrar personas en número suficiente y con la cualificación necesaria para atender sus necesidades de producción". En esta línea, ha señalado que Euskadi va a tener, en el periodo contemplado por la Estrategia Vasca de Empleo 2030, "un déficit demográfico cercano a las 200.000 personas".

Además, "habrá que reemplazar, por el relevo generacional previsto, a cerca de 500.000 trabajadores, para lo que también será necesario abordar una revisión, mejora y adecuación profunda y eficaz de las actuales políticas activas de empleo en los próximos años, que garanticen su encaje con los perfiles profesionales y formativos adecuados".

No obstante, la patronal vasca ha mostrado su disposición para mejorar la igualdad, la calidad del empleo y la justicia social, "cuestiones ligadas a la competitividad".

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin