Economía

Muere Fernández Pirla, un gran experto en Economía de la Empresa

  • Fue un recordado presidente del Tribunal de Cuentas
José María Fernández Pirla. Archivo.

José María Fernández Pirla (1925-2021) llega a la economía de la empresa a partir de las enseñanzas de contabilidad que recibió, desde muy joven, en el ámbito de las escuelas de comercio, pasando a ser una de las personas que establecieron más lazos, entre esas valiosas instituciones educativas y la Facultad de Ciencias Políticas y Económicas de la Universidad Complutense

Sus altísimas calificaciones en todos los cursos acabaron culminando en el Premio Extraordinario, que recibió con el doctorado en Ciencias Económicas. Naturalmente, esto le abrió multitud de pasos para el sector privado –fue, entre otras muchas cosas, agente de cambio y bolsa–; también para el sector docente, como catedrático de Economía de la Empresa; después, decano en la Facultad de Ciencias Económicas; y, además, en el sector público; todos recordamos, en este sentido, su Presidencia del Tribunal de Cuentas.

Jamás dejó de buscar nuevos horizontes; en la multitud de análisis que se han hecho de sus obras, esto se destaca, y sus libros, artículos, conferencias, han pasado a ser de consulta obligatoria. Otro gran experto en esas cuestiones, Vicente Salas, señada en su aportación "La economía de la empresa en la universidad pública española" que pasó a ser el fundamento económico de esa disciplina, al buscar la identidad propia de la materia en la elección que Fernández Pirla hace a partir de su obra su obra "Sobre el concepto y contenido de la economía de la empresa", ensayo publicado en Técnica Económica, en 1959. Mucho se le debe en España.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.