Economía

El 'secreto' de la economía que ha crecido más que China durante el covid-19 y ha superado a España en PIB per cápita

  • La economía de Taiwán crecerá un 3,1% en 2020, frente al 2,3% de China
  • Taiwán logra superar en renta per cápita a España durante la crisis del covid
  • La economía de Taiwán produce bienes de alto valor: semiconductores, PCs, chips...
Vistas panorámicas de Taipei, capital de Taiwán

Hay una economía que ha brillado más fuerte que China durante la crisis del covid-19. Además, como curiosidad, este país se autodenomina República de China, pero es más conocido a nivel internacional como Taiwán. Esta isla fue el reducto que resistió ante avance del Partido Comunista de China durante la guerra civil del país (1927-1949). Los comunistas acabaron ocupando todo lo que se conoce hoy como República Popular China (China), dejando Taiwán y otras pequeñas islas como refugio de los nacionalistas que gobernaban en todo el país antes de la guerra. Por eso los taiwaneses se consideran como los verdaderos chinos. Y aunque a largo plazo tienen todas las de perder frente al 'gigante asiático', Taiwán ha logrado crecer más que China en 2020, un pequeña victoria.

China ha conseguido un crecimiento del PIB del 2,3% en 2020, un gran logro si se compara con las fuertes recesiones sufridas en el resto de grandes potencias globales. Sin embargo, la economía de Taiwán ha crecido un 3,1%, superando el avance de sus antiguos compatriotas (China sigue reclamado Taiwán como parte del país). Además, la renta per cápita de los taiwaneses ha ascendido durante la pandemia a los 26.910 dólares, rebasando los 26.831 dólares de los españoles, según el Fondo Monetario Internacional. Hay que tener en cuenta que la recesión económica de España ha sido muy profunda, frente al crecimiento de Taiwán.

El PIB per cápita de Taiwán supera al de España en 2020
El PIB per cápita de Taiwán supera al de España en 2020

Alicia García Herrero y Gary Ng, economistas de Natixis, comentan en una nota para clientes que "ante el peligro de la guerra comercial y el covid-19, pocos hubieran esperado que Taiwán mantuviera un crecimiento tan sólido en 2020. Por nuestra parte, hemos sostenido la opinión de que la demanda global de productos de alta tecnología respaldaría claramente la demanda externa de Taiwán. y podría consolidar la posición global como proveedor clave de semiconductores en el futuro. Como tal, Taiwán ha cruzado la línea de meta para 2020 con una de sus mejores actuaciones en los últimos años, y posiblemente dentro de Asia".

La clave de los semiconductores

El 'secreto' o la clave para lograr este fuerte crecimiento en medio de las turbulencias es la especialización de este pequeña economía en la producción de bienes de alto valor añadido. La economía de Taiwán ha hecho realidad el sueño que persigue China: ser un país desarrollado que produce bienes tecnológicos y de alto valor añadido. Taiwán, con una población de 23,5 millones de habitantes, lleva años invirtiendo para mejorar su industria y lograr que su sistema productivo avance en la escala del valor añadido, siempre con la inestimable ayuda de Occidente.

Los economistas Howard H. Yu and Willy C. Shih explicaban en un trabajo publicado por la Universidad de Cambridge que el crecimiento de la industria de chips y ordenadores personales de Taiwán durante las últimas tres décadas "ha sido estelar". Las empresas locales en Taiwán han crecido en asociación con empresas establecidas en Occidente, lo que ha favorecido el intercambio de información y tecnología para la isla. "La evolución histórica de la industria revela que las interacciones con las empresas establecidas en Occidente, además de la competencia local, han dado una forma decisiva al desarrollo de capacidades de las empresas recién llegadas".

"La elevada demanda mundial de semiconductores y equipos eléctricos ha llevado a que las exportaciones de Taiwán crecieran un 12% interanual en el cuarto trimestre de 2020, el ritmo más rápido desde 2017. Si bien los pedidos de exportación de EEUU y China continental siguen siendo fuertes, los países de la ASEAN (Tailandia, Indonesia, Malasia...) y Europa también se han recuperado. Con el cambio estructural hacia 5G, Internet de las cosas, centros de datos y chips para automóviles, la relevancia de las exportaciones de Taiwán al resto del mundo seguirán aumentando", explican Herrero y Ng.

Contención del virus y buenas políticas

No obstante, este rápido crecimiento no se debe solo a la fuerte demanda externa. El consumo privado se ha mantenido fuerte con cierto apoyo gubernamental. Los estímulos fiscales centrados directamente en el gasto (a través de cupones y vales) han ayudado a revertir la debilidad del consumo en el primer semestre de 2020 con una tasa de crecimiento del 2,2% interanual en el cuarto trimestre de 2020, según revelan los expertos de Natixis. Más importante aún, el sentimiento positivo está respaldado por la buena contención del covid-19, el excelente rendimiento de la renta variable y un buen comportamiento del mercado laboral.

La economía de Taiwán crecerá más que la de China
La economía de Taiwán crecerá más que la de China en 2020

Taiwán, siempre que evite una confrontación total con China, tiene un futuro muy prometedor. El apoyo directo del Gobierno al consumo está impulsando la demanda doméstica y la construcción, mientras que la fuerte demanda mundial de semiconductores, mantiene el buen tono del saldo exterior del país. De este modo "esperamos que la economía de Taiwán crezca un 5,5% interanual en el cuarto trimestre de 2020 y un 3,1% en el año fiscal 2020, lo que significa el mejor rendimiento de su economía desde el primer trimestre de 2011".

Taiwan Semiconductor Manufacturing Company (TSMC), el mayor fabricante de semiconductores del mundo, está incrementando con fuerza su inversión para producir mucho más en un intento desesperado por cubrir la fuerte demanda mundial de semiconductores y otros dispositivos electrónicos.

Esto no quiere decir que Taiwán sea el único país que participa en la cadena de suministro de semiconductores, explican desde la agencia Bloomberg. EEUU aún tiene un peso muy importante, especialmente en el diseño de chips y herramientas de software electrónico. Por otro lado, ASML en los Países Bajos tiene el monopolio de las máquinas necesarias para fabricar los mejores chips, mientras que Japón es un proveedor clave de equipos, productos químicos y obleas.

Pero a medida que la demanda se desplaza hacia chips cada vez más pequeños y potentes que requieren menos energía, TSMC se encuentra con grandes ventajas competitivas y años de adelanto. Esta especialización ha ayudado a Taiwán a formar un ecosistema integral a su alrededor, que está enriqueciendo al país, pero que reduce la diversificación de la economía.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud