Economía

El Banco de Japón mejora su previsión de crecimiento económico para 2021

  • Pronostica que el PIB nipón crecerá un 3,9% este año
Un hombre camina junto a la sede del Banco de Japón (BoJ) en Tokio. Imagen de archivo. Fotografía: Kim Kyung-Hoon (Reuters).

El Banco de Japón (BoJ) ha mejorado este jueves su previsión de crecimiento de la economía japonesa en el entrante 2021, en el que espera que el producto interior bruto (PIB) del país avance un 3,9%, tres décimas por encima de su estimación anterior.

El banco central japonés también ha revisado dos décimas al alza su previsión de crecimiento para 2022 hasta el 1,8%, aunque se mostró pesimista con respecto a 2020, en el que espera una contracción del 5,6% en la economía nacional, una décima peor que en su estimación previa publicada en octubre.

Esto se debe a que, pese a que el BoJ considera que la covid-19 seguirá ejerciendo presión por el aumento de casos actual, "especialmente en los servicios de consumo cara a cara", prevé que la economía nipona siga una tendencia de mejoría cuando la pandemia remita, aunque el ritmo será moderado, ha explicado en su informe.

Las previsiones más optimistas para el futuro, especialmente las de 2021, también se deben al previsto efecto positivo de las medidas económicas adoptadas por el Gobierno, ha añadido la entidad.

En lo que respecta a los precios, el BoJ revisó ligeramente al alza sus previsiones. Prevé que el índice de precios al consumo (IPC) en Japón caiga un 0,5% en 2020 y suba un 0,5% en 2021, en ambos casos una mejoría de una décima. Para 2022 mantuvo intacta su previsión de crecimiento del 0,7% interanual.

Unas previsiones "extremadamente inciertas"

El Banco de Japón ha advertido, no obstante, de que las previsiones recogidas en el informe de hoy son "extremadamente inciertas, puesto que pueden cambiar dependiendo de las consecuencias de la covid-19 y de la magnitud de su impacto en las economías nacional y de ultramar".

El informe sobre previsiones económicas del banco central japonés se publicó al término de su reunión mensual de dos días sobre política monetaria, en la que decidió mantener sus medidas actuales.

Su programa de flexibilidad monetaria incluye una tasa del -0,1% para los depósitos a corto plazo de las entidades financieras en el banco central, así como fijar el rendimiento del bono estatal a diez años alrededor del 0%.

Los otros pilares de la estrategia de estímulos actual del BoJ son la compra ilimitada de bonos públicos y la adquisición de fondos de inversión cotizados (ETF) a un ritmo anual de 12 billones de yenes (98.000 millones de euros/115.159 millones de dólares).

La entidad también ha anunciado su decisión de prolongar un año más una serie de programas de asistencia financiera y crediticios para instituciones, empresas y particulares, que se prolongarán hasta septiembre 2022 y julio de 2026, en función de la ayuda.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin