Economía

Cerrar Madrid es una inmensa responsabilidad que Illa trata de eludir

  • El Gobierno tiene herramientas legales para encerrar a los madrileños
  • La negociación política es una obligación para los responsables políticos
Isabel Díaz Ayuso, presidenta de la Comunidad de Madrid. EP
Madrid

Aislar Madrid y los municipios de la región que superen los 500 contagios por 100.000 habitantes de incidencia acumulada en 14 días, como pretende hacer el ministro de Sanidad, Salvador Illa, en el próximo Consejo de Ministros, este martes 29, si no está dispuesta a llevar a cabo estas medidas la Comunidad de Madrid no es fácil.

Illa tiene que ser consciente de la contestación jurídica que conllevaría una medida de estas dimensiones, y también la respuesta social que conlleva una decisión de este calibre, tanto de los comerciantes y empresarios, como de los ciudadanos. Aún resuenan en sus oídos, con toda seguridad las caceroladas que le organizaban al Ejecutivo todas las tardes desde todos los puntos de España.

El artículo 4 de la Ley de la Ley Orgánica 4/1981, de 1 de junio, de los estados de alarma, excepción y sitio, establece que el Gobierno, en uso de las facultades que le otorga el artículo 116.2 de la Constitución (CE) puede declarar el estado de alarma, en todo o parte del territorio nacional, cuando se produzca crisis sanitarias, tales como epidemias y situaciones de contaminación graves. La norma lo deja muy a las claras, se pueden aplicar las medidas en todo el territorio del Estado, en una o varias comunidades autónomas, en uno o varios municipios o, incluso en uno o varios barrios, según criterio del Ministro de Sanidad.

El problema surge con las restricciones a la movilidad y otros derechos fundamentales amparados por la Constitución española. De entrada, su aplicación debería hacerse a través de un nuevo Real Decreto-Ley, que deberá ser ratificado por el Congreso de los Diputados, lo que generaría un nuevo debate sobre la legalidad de las medidas.

El magistrado del Tribunal Supremo Javier Borrego en un reciente que ha publicado, advierte del peligro que para el Estado de Derecho supone unir la situación de alteración grave de la normalidad del estado de alarma con los casos de extraordinaria y urgente necesidad, del artículo 86.1 de la CE, que permite legislar a base de Decretos-Leyes.

Eugenio Gay: "Estas cuestiones deben ser refrendadas por el Parlamento"

Eugenio Gay, exvicepresidente del Tribunal Constitucional y expresidente del Consejo de la Abogacía, me comentaba hace unos meses que "la tentación de los estados de alarma y de sitio, los estados excepcionales, es que el poder quiera hacer lo que considere oportuno en cada momento sin tener en cuenta las opiniones generales del país".

Y razonaba que "estas cuestiones deben ser refrendadas por el Parlamento, pero en una medida de este estilo hay que tentarse mucho la ropa antes de llevarlo a efecto, porque va, sin duda alguna, contra lo que son los principios generales establecidos por la Constitución en el ámbito de la economía y de la hacienda".

Mientras que el Ejecutivo de Ayuso contempla los 1.000 contagios por cada 100.000 habitantes como uno de los tres indicadores que impulsan las restricciones en una determinada zona sanitaria, Illa recomienda a la región rebajar esa cifra a los 500 casos de incidencia, aduciendo criterios sanitarios. Ninguna norma del amplio sistema legislativo español cifra los parámetros a tener en cuenta. De una parte, se argumentan intereses de subsistencia económica, de otro se manejan criterios epidemiológicos, que no están refrendados en ningún país de la Unión Europea, pero que al Gobierno le parecen, desde hace dos días, fundamentales.

Recordemos, como ejemplo de las muchas voces de especialistas que se han manifestado sobre la aplicación del estado de alarma. la de Carlos Ruiz Miguel, catedrático de Derecho Constitucional Universidad de Santiago de Compostela, que comentaba que "al amparo de una ley que sólo permite la limitación de ciertos derechos se ha procedido a suspender algunos de ellos que sólo podían limitarse, como es el de la libertad de circulación y el de empresa". Y razonaba que "los límites del estado de alarma se han sobrepasado desde el primer momento. Y con cada nuevo Decreto de este Gobierno se han sobrepasado más". Aunque esta polémica decisión puede ser la que maneje el Gobierno para cerrar a los madrileños y evitar la extensión de la pandemia.

El Decreto de Nueva Normalidad, aprobado en junio, en esta norma se articuló una salvaguarda para que el Gobierno central, a través del Ministerio de Sanidad, pudiera actuar a través de las leyes previstas para situaciones sanitarias excepcionales. También, en este caso habría problemas para aplicar medidas de limitación de movimientos, aunque en estos casos encontrarían la ratificación de los tribunales, tal y como está ocurriendo con las Comunidades Autónomas.

Y, finalmente, hay juristas que apuntan la posibilidad de aplicar el artículo 155 de la Constitución, lo que jurídicamente, desde mi modesto punto de vista, sería matar moscas a cañonazos.

La negociación política es una obligación que tienen los responsables políticos frente a los ciudadanos. Es necesario negociar hasta alcanzar un acuerdo. Aunque, sin querer proponer, hubiese que encerrarlos a ellos hasta que hubiese fumata blanca.

comentariosforum4WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 4
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

Para los que viven del cuento
A Favor
En Contra

Esto es muy fácil de resolver.

¿De quién son las competencias?. De la comunidad. Que asuman su responsabilidad.

¿Quién tiene que pedir ayuda?. La comunidad. Se atendrá que atener a las condiciones de esa ayuda y si no las cumples, ellos sabrán que hacer.

¿Quién es el responsable?. La comunidad. Tendrán que asumir las consecuencias de sus decisiones y no echárselas a los demás como suelen hacer estos del PP.

Con estos tres pasos, está resuelto el problema.

Puntuación -9
#1
Usuario validado en elEconomista.es
s7atlante7s
A Favor
En Contra

Con el confinamiento por barrios ya funciona la curva se está curvando.

Ayuso ha conseguido parar el virus sin destruir la economía , no como el Sanchez que se la cargó pra algún fin que el Sabrá...

Puntuación 3
#2
An
A Favor
En Contra

Creo que el ministro solo quiere que cada uno actúe en función de sus responsabilidades, la presidenta estuvo muy lenta y en los barrios confinaros no Desciende el número de contagiados

Puntuación 0
#3
para 1 y 3
A Favor
En Contra

pero si se fueron de vacaciones señores jajaaj con la que hay y el gobierno de vacaciones con los aeropuertos estaciones y puertos abiertos, venga hasta mañana!!

Puntuación 0
#4