Economía

La propuesta alemana para blindar el empleo: jornadas laborales de cuatro días a la semana

  • La medida, defendida por el mayor sindicato del país, implica recortar salarios
  • Pero pide al Gobierno de Merkel un complemento salarial
  • La izquierda alemana pide que se extienda de manera generalizada

Alemania abre el debate de reducir los días de trabajo en la semana laboral para proteger el empleo. El mayor sindicato del país, el Gobierno de Merkel y parte de la oposición coinciden en la idea de recortar los días de trabajo a cuatro jornadas. Pese a la sensación de consenso, existen dudas sobre su aplicación y su repercusión en los salarios.

Las viejas ideas de Keynes siempre resucitan en los momentos difíciles. El economista británico, a principios del siglo XX, pronóstico una reducción drásticas de las horas de trabajo gracias a la revolución industrial. El mayor sindicato de Alemania, IG Metall, ha desempolvado la idea para la dura travesía del desierto que le espera al sector industrial, agravada por la crisis del coronavirus. La organización, que representa a 2,3 millones de trabajadores en el sector metalúrgico y eléctrico, ha propuesto la implementación de la semana laboral de cuatro días de carácter generalizado en la industria para proteger el empleo y liberar al Estado del gasto que supone las ayudas directas para mantener los puestos de trabajo.

La medida se traduciría en una semana de 28 horas de trabajo. El mismo sindicato en la década de los noventa ya consiguió recortarlas a 35 horas, en lugar de 40 horas. El ministro de Trabajo del Gobierno de Merkel se ha mostrado receptivo a la demanda. "La reducción de la jornada laboral puede ser una medida adecuada si los interlocutores sociales están de acuerdo", ha dicho el político de los socialistas germanos que gobiernan en coalición con la CDU de Merkel. La aceptación de la propuesta no supone un giro en la políticas laborales del Gobierno. Siempre está abierto a que la negociación colectiva encuentre fórmulas creativas para solucionar los problemas del mercado de trabajo alemán.

Las reducción de horas de trabajo ha sido una salida ya tradicional en Alemania para evitar despidos traumáticos en crisis pasadas. De hecho, actualmente tiene a pleno rendimiento los Kurzarbeit, una modalidad de jornada reducida en la que el Estado paga temporalmente hasta dos tercios del salario para impedir que la crisis lleve a despidos masivos, a la que se han acogido compañías como  Volkswagen, Bosch, Adidas, ThyssenKrupp, Daimler, Tui y Lufthansa.

La propuesta de IG Metall pide extender esta ayuda estatal hasta 24 meses, en lugar de los 21 meses actuales. Bajo este sistema se encuentran acogidos 5,6 millones de trabajadores. Pero también demanda dar un paso más allá e implementar la jornada semanal de 28 horas de manera generalizada en sector industrial. Algunos empleados se pueden acoger a ella en circunstancias especiales para atender a familiares. Pero ahora quieren que se convierta en la herramienta esencial para la reestructuración que afronta el sector industrial y que empezó a dar problemas antes del Covid-19.

Joerg Hofmann, presidente del sindicato, dijo al diario Sueddeutsche Zeitung, "la semana de cuatro días sería una respuesta a los cambios estructurales en sectores como la industria automotriz. Eso permitiría salvar empleos en la industria en lugar de ser cancelados". La electrificación del sector del automóvil ha puesto en jaque a la joya de la corona alemana, pero el resto de la poderosa industria alemana ya arrastra problemas estructurales desde hace varios años, con una sobrecapacidad que quedó en evidencia en plena guerra comercial.

La propuesta del sindicato incluye un complemento salarial a la reducción de horas de trabajo, lo que se traduce en un recorte de salarios, aunque no sea proporcional. En esta parte de la ecuación entraría el papel del Estado, pero a cambio se conservaría el empleo y las empresas no afrontarían el enorme coste de futuros despidos. De esta manera, el sindicato ha anunciado su medida estrella para afrontar en los próximos meses la negociación de los distintos convenios colectivos.

Uno de los problemas que afronta Alemania es que sus conglomerados industriales y las famosas empresas medianas, Mittelstand, que sostienen el tejido productivo se han quedado obsoletas ante el reto de la revolución digital. La propuesta del IG Metall ha coincidido con la iniciativa del partido de la oposición Die Linke para que las 30 horas de trabajo sean generalizadas en todo el país. La formación izquierdista de Alemania defiende la idea para afrontar la digitalización del país. Desde su punto de vista ideológico, quieren que el trabajo se reparta de la manera más equitativa posible ante la automatización de la economía.

El debate de la reducción de la jornada no es exclusivo de Alemania. Hace poco se armó un enorme revuelo con una iniciativa parecida en Finlandia, que supuestamente defendía el nuevo gobierno. En España, Más País lo llevó en su programa electoral y la Comunidad Valenciana se ha marcado el objetivo de fomentar la semana de cuatro días laborales en la empresa privada .

comentariosforum17WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin

forum Comentarios 17

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Usuario validado en elEconomista.es
Ender
A Favor
En Contra

¿Qué duda puede haber sobre la repercusión en los salarios?

Al empresario que se niegue a mantener los salarios aún siendo reducidas las jornadas laborales, se le nacionaliza la empresa y arreando.

Puntuación -78
#1
billete, billete
A Favor
En Contra

quiere decir, cuatro días a la semana para el registro en la S.S. es nominal para que cobren menos en la jubilación y trabajen doble años jijiji realmente 6 días a la semana, 12 horas al día, jijiji

dame 10 pavos, os enseño cómo ganar 1000 euros.

Puntuación -30
#2
Usuario validado en Google+
D Villamil
A Favor
En Contra

A repartir miseria incluso ya en Alemania, es lo que tiene el socialismo.

Y si no expropiese jajajajaja....así piensan hacer frente a los dragones asiáticos que trabajan mas, producen mas, mas barato y cada vez de mejor calidad y productos con mayor demanda?

Esto en Alemania, ahora imagínate la que se va armar en el pluriestado bananero -taifal torrefactobde los picapiedra de "aquí"..."de casa" en " estepais".. en Expaña.

Jojojo va a ser muy gorda!

Puntuación 34
#3
Grups
A Favor
En Contra

"Jornadas de cuatro días a la semana" ... alguien en esa redacción no sabe hablar español

Puntuación 34
#4
Usuario validado en elEconomista.es
Norlingen
A Favor
En Contra

Es facil esto o sueldo de Papa Estado o Delicuencia brutal con estallidos sociales.....

Para todo lo demas trump es un loco que quiere que los americanos devuelvan las fabricas del 3,4 y 5 mundo a USA....lo cual a la chita callando esta copiando todo hijo de vecino empezando por Monsieur Mason Macron...

Pensar que despues de esto del virus rojo chino todo volvera a ser igual.....es de ilusos o de gente que no entiende lo que lee en los periodicos o ve en la tv o escucha radio ( se llama analfabetismo funcional)

a jugar..................

Puntuación 42
#5
Usuario validado en elEconomista.es
vilicitano
A Favor
En Contra

Keines en serio? Lo que nos faltaba. Solo existe un camino que funcione. Trabajo, ahorro e inversión. Todo lo que no sea eso, es más pobreza. Gracias Alemania por darle en poder del mundo a China.

Puntuación 46
#6
Financiero
A Favor
En Contra

El sistema educativo de hoy en día nos está asubnormalando a la juventud, especialmente la rama de humanidades... Cuanto más lejos llegan en el mundo académico más tontos, sectarios y radicales se vuelven, si no vease el comentario del #1.

Esta gente izquierdista vive en los siglos pasados, en la era industrial, cuando escucha empresa se creen que son personas y no entes jurídicos... Ai... en fin... RIP España, te lo has ganado a pulso...

Puntuación 42
#7
incredulo
A Favor
En Contra

Ya recortando los salarios de forma proporcional es dudosa su eficacia. Pero si encima quieren los sindicatos complemento salarial, pues ya no es de dudosa eficacia, sino de total ineficacia.

Si hay complementos salariales, las empresas ganaran menos, y con ello recortarán empleo, disminuirán inversión , etc. Y si no hay complementos salariales, sino reducción de salarios, la renta disponible de los trabajadores acabará por afectar al consumo.

A las alturas que estamos, y todavía mencionan medidas Keynesianas , las cuales jamás han demostrado ser ciertas. Todo lo contrario. Son un fracaso en el medio y largo plazo.

Lo que más me extraña es que Alemania después de 1963 con el Canciller economista Ludwig Erhard, Alemania se convirtió en el país que es hoy. Lo único que pidió Erhard para gobernar la política económica fue que los políticos se mantuvieran alejados de las decisiones, y que el Estado influyese lo menos posible. Parece que la Alemania actual no ha leído su propia Historia económica.

Puntuación 37
#8
X
A Favor
En Contra

Pero Alemania no había bajado los impuestos? Qué Keynes ni qué niño muerto...

Puntuación 11
#9
in
A Favor
En Contra

#1, eres todo un experto en economía. Ah no perdón , eres experto en Comunismo.

Puntuación 24
#10
Usuario validado en elEconomista.es
Ender
A Favor
En Contra

A ver si os enteráis, capitalistas trasnochados:

Sin empleo o salarios decentes, no hay consumo. Y sin consumo no hay empresa que se pueda mantener.

¿Capisci?

Puntuación 3
#11
Usuario validado en elEconomista.es
vilicitano
A Favor
En Contra

Al #9 Keynes era liberal, más concretamente liberal clásico (tibios socialdemócratas para algunos liberales). Lo que quiere decir que no creen en los impuestos o quieren igualmente la limitación del estado. Otra cosa, es su teoría sobre el gasto público y la deuda, es ahí donde se equivocaba. Ampliamente refutada por Hayek. A los políticos solo las interesa esa parte del Keynes, más gasto público, más dinero que pasa por sus porosas manos...

Puntuación 14
#12
NO hombre no, lo mejor es traer mas inmigrantes
A Favor
En Contra

Una inmigración brutal y descontrolada es lo que nos hace falta. Y si hay que cobrar mas impuestos a los idiotas que trabajan, se les cobra.

Puntuación 23
#13
¡Ya queda menos para la traca final!
A Favor
En Contra

A mí me parecen "mejores" las ideas del socialcomunismo: cobrar por no trabajar y tocarte los 00, aunque el "país" se vaya al garete, que es lo que está pasando.Tal es así que, por ejemplo, de las más de 700.000 solicitudes presentadas para el IMV, solo se han aprobado el 0.57%; lo que me lleva a la conclusión de que o no hay un euro o este "Gobierno" ha acabado con la pobreza y ya no es necesario el IMV, que va a ser que no, viendo que también pretende "quedarse" con el superávit de los Aytos, la falta de inversión en carreteras... ¡Toma progresismo!

Puntuación 28
#14
D Villamil
A Favor
En Contra

11. Es al revés artista, los salarios buenos los pagan las empresas, encantandas, cuando obtienen beneficios porque sus productos funcionan bien en el mercado.

Lo otro es el comunismo, subir los salarios como Venezuela... y medidas de ese tipo pa cuando entran en vigor las subidas la inflación ya se ha comido esa subida y la próxima que preparen..y es que tu no estás trasnochado sino dormido como una piedra.

Como están las cabezas!! ^^

Puntuación 25
#15
Intruso
A Favor
En Contra

Están preparando al personal para cuando la jornada laboral sea de 3 horas semanales porque la automatización y la robótica lo harán casi todo...y todavía dicen algunos amalgamados mundialistas que hace falta inmigración.

Puntuación 4
#16
Usuario validado en Facebook
Martin Valladolid
A Favor
En Contra

Este es el futuro de la economía. Ya se redujo la jornada de 6 dias a 5 y las 40 horas a 35 horas. El próximo paso será pasar de 5 dias a 4 dias laborables y de 35 horas a las 28 horas. Los salarios para no perder poder adquisitivo tendrán que ser complementados por los Gobiernos. Es esto o subvencionar al 100% a todos los trabajadores que queden de forma permanente en el paro. La robotización industrial y la automatización de servicios conllevará una reducción de la necesidad de la mano de obra y la gente tendrá que poder vivir de alguna manera. Esto lo saben los diferentes gobiernos desde hace mucho. No pueden permitirse luchas y conflictos económicos que pueden desembocar en guerras que perjudican a los intereses de las grandes empresas.

Puntuación 1
#17