Economía

España se lleva el mayor golpe entre las grandes economías por el coronavirus: el PIB se está hundiendo a un ritmo del 7%

  • Los expertos señalan que la estimación de caída es conservadora
  • Incluso Italia ha registrado un menor desplome en su indicador
  • La profundidad de la caída anticipa una recuperación dolorosa

La pandemia y el Gran Confinamiento arrasó en abril a la economía europea. Aunque todos los países han sufrido un fuerte impacto con casi su capacidades productivas congeladas, el golpe no ha sido del todo homogéneo. El índice PMI compuesto, que mide la actividad económica del sector privado en una región, se desplomó a niveles récord. En España se situó en 9,2 puntos, en una escala entre cero y cien, frente a los 10,9 de Italia, los 17,4 puntos de Alemania o los 11,1 de Francia. Las primeras estimaciones de PIB apuntan que la economía se ha desplomado a un ritmo trimestral del 7%, muy por encima de la caída del 5,2% registrada hasta marzo. Los expertos descartan una recuperación limpia y vigorosa y anticipan que no se volverá a los niveles anteriores a la crisis en varios años.

La profundidad de la crisis del coronavirus está llegando a uno niveles inéditos, incluso más allá de en épocas marcadas por conflictos bélicos. Los índices de PMI, que miden la actividad a través de encuestas a empresas, certifican que el hundimiento de las economías se sitúa prácticamente por debajo de un nivel abismal, la zona más profunda del océano. Incluso para España ha caído por debajo de este nivel. El índice, expresado entre cero y cien, con 50 como la barrera que separa la contracción de la expansión, se situó en abril por debajo de diez, en concreto 9,2 puntos, lo nunca visto para una economía.

Las consecuencias del Gran Confinamiento están siendo catastróficas para todas las economías, pero especialmente se ha cebado con los países que han tenido que adoptar las medidas más restrictivas para controlar el coronavirus. Los peores resultados se registraron en España e Italia, seguidas de Francia. Alemania e Irlanda registraron las cifras más altas de actividad. Pero incluso en la comparación entre España e Italia, España sale perdiendo.

Parte de la explicación de que haya sido el país más damnificado está en el menor peso que tiene la industria en el PIB español respecto a sus pares europeos. Aunque el sector manufacturero no ha salido indemne de esta crisis, ha aguantado mejor el confinamiento; mientras el sector servicios ha tenido que cerrar casi por completo.

El índice PMI de servicios se hundió en abril a un mínimo histórico de 7,1 puntos, frente a los 23 de mes anterior. En Italia y Francia se ha mantenido por encima de diez. En Alemania se situó en 17.

La consultora IHS que elabora los índices de PMI también realiza estimaciones de PIB en base a los PMI. La firma estima que el PIB español está cayendo a un ritmo trimestral del 7%, en línea con el de la zona euro, pero registrando una caída superior al 5,2% con el que se cerró el primer trimestre. Hay que tener en cuenta que en la estimación de enero a marzo, las medidas de confinamiento comenzaron en los últimos quince días del período. "La cifra inicial de abril bien podría ser conservadora, y la profundidad de la desaceleración es indudablemente mayor que todo lo que hemos observado con anterioridad", comenta el economista de IHS Markit, Paul Smith.

"No esperamos ver indicios materiales de recuperación hasta la segunda mitad del año"

El analista apunta a que con solo los datos de de marzo y abril, la pandemia ya está cerca de superar el efecto neto en el PIB observado durante la crisis financiera mundial y a todos los años difíciles que le siguieron. Tan solo en las dos semanas de marzo la actividad se contrajo un 33%. as estimaciones de Bloomberg indican que durante la primera parte del mes de abril la actividad se contrajo un 45%.

Varios analistas ya apuntaban a caídas del PIB durante este corto período de tiempo fortísimas. Deutsche Bank anticipaba descensos de más del 20%.

Se espera que la economía salga del coma inducido según se vaya avanzando en las medidas de confinamiento. "Pero el proceso será muy gradual, a medida que los gobiernos balancean las necesidades de reactivar las economías y de prevenir una segunda ola de infecciones. La mayoría de las empresas inevitablemente tendrán que trabajar a niveles muy por debajo de la capacidad total y algunos sectores como el comercio minorista, los viajes, el turismo y el ocio, que ya son los más afectados, continuarán viéndose muy afectados por el distanciamiento social", apuntan los expertos de IHS Markit.

Precisamente el impacto en los sectores mencionados hace pensar que la recuperación para la economía española será más dolorosa que para el resto de países.

"No esperamos ver indicios materiales de recuperación hasta la segunda mitad del año, y es probable que pasen varios años antes de que la actividad perdida, debido al brote del virus, se recupere por completo", señalan los expertos.

Se espera que la actividad haya tocado fondo en abril y muestre progresivamente una mejora, según cómo evolucione la vuelta a la normalidad. Pero en ningún caso compensará la destrucción actual. El Gobierno pronostica una caída anual del PIB del 9,2%, con 2021 experimentando un fuerte crecimiento, con una previsión de mejora del 6,8% del PIB.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud