Economía

El soberanismo resucita el debate económico en favor de la secesión

Barcelona

El periodo previo al referéndum del 1 de octubre de 2017 fue acompañado de la publicación de múltiples estudios sobre las posibles ventajas económicas de la independencia de Cataluña, pero tras la consulta, el debate soberanista se centró en el nuevo escenario político, con medio gobierno catalán huído al extranjero y el otro medio procesado por la Justicia española.

Dos años después, vuelven a resurgir los análisis académicos de perfil soberanista centrados en las relaciones entre la economía y el independentismo. Dos ejemplos, a los que ha tenido acceso elEconomista, han sido publicados en la revista trimestral Regional Science Policy and Practice.

Uno de ellos va firmado por el profesor de Economía de la Universitat Pompeu Fabra (UPF) Guillem López Casasnovas, junto a Joan Rosselló, de la Universitat de les Illes Balears, y defiende que la redistribución territorial entre comunidades autónomas en España perjudica al crecimiento de la economía. Así, aporta una justificación para poner fin a uno de los agravios clave que defienden las tesis independentistas: que Cataluña aporta más de lo que recibe, y que tras el reparto queda peor parada que otras comunidades que contribuyen menos.

Según el artículo, el sistema actual de redistribución territorial en España es perjudicial incluso para las regiones receptoras de las transferencias fiscales. Expone que, en teoría, se espera que las transferencias de las regiones ricas a las pobres aumenten el bienestar en las autonomías receptoras, pero sostiene que ello solo se cumple a corto plazo. El motivo: que la redistribución tiene un efecto negativo en el crecimiento de la tasa del PIB de las regiones ricas. Por tanto, a largo plazo, el PIB agregado español crece menos de lo que podría hacerlo con el impulso de las autonomías ricas, dado que "la tasa de crecimiento de la economía estatal depende de la productividad marginal de capital en las regiones ricas".

En conclusión, los recursos que les llegan a las autonomías pobres crecen a un ritmo menor que si no hubiese el sistema de redistribución vigente, de forma que, en un horizonte temporal infinito, el efecto negativo domina al positivo.

Por lo que respecta a las regiones ricas, el efecto de la redistribución es negativo tanto a corto como a largo plazo, porque la redistribución significa que una parte de los impuestos recaudados en la región rica no retorna en forma de inversión pública productiva.

En este estudio, que toma como referencia el periodo entre 2002 y 2016, solo seis autonomías se consideran ricas, según su clasificación: Baleares, Castilla-La Mancha, Cataluña, Madrid, Navarra y Comunidad Valenciana. El País Vasco queda fuera, por su sistema de financiación, que no participa de la redistribución como las autonomías del régimen general.

Revive el déficit fiscal

Casasnovas es colaborador habitual de la Generalitat de Cataluña, y en su artículo aprovecha en su favor un argumento de otro economista de convicciones políticas contrarias con el que ha debatido en varias ocasiones sobre el déficit fiscal: Ángel de la Fuente.

Toma como referencia un artículo de 2004 en el que el economista director de la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea) concluye que la inversión pública en infraestructuras en España para favorecer el equilibrio territorial -que ha conseguido una convergencia entre regiones- no ha seguido criterios de eficiencia, que se podría lograr invirtiendo más en algunas de las regiones más ricas y menos en algunas de las pobres.

Precisamente respecto al debate sobre el déficit fiscal, la Generalitat está ultimando la publicación de sus cálculos de las balanzas fiscales correspondientes a los años 2015 y 2016. Hace años que el gobierno catalán las actualiza periódicamente para esgrimir miles de millones de déficit fiscal del Estado con Cataluña, pero desde sus equipos técnicos critican que el Gobierno central está aplicando un "apagón de datos" estadísticos territorializados que complican la labor.

Casasnovas y Rosselló exponen en su artículo que ningún proceso de independencia se basa únicamente en intereses económicos, si bien "el maltrado económico es un argumento más para reforzar el resto". En este sentido, sostienen que una implicación política de sus resultados es que "las regiones donantes encuentran en el contexto español un argumento sólido para la secesión, especialmente en un marco donde los gobiernos regionales o los intereses regionales no están bien representados en las instituciones españolas para modificar el estado actual de las cosas".

Influencia de la crisis

El otro artículo de la misma revista que también trata sobre Cataluña recoge asimismo los argumentos de los defensores de la independencia para conseguir una mejora económica, y el deseo de autonomía fiscal. Sin embargo, pretende desmontar las tesis de que el independentismo catalán es fruto de la crisis de 2008, y que la mejora económica reduciría el número de sus partidarios.

Sus autores son el economista de la UPF y director del Instituto de Estadística de Cataluña (Idescat) Xavier Cuadras-Morató, junto a Germà Bel (profesor de la UB y exdiputado del Parlament por Junts pel Sí) y Toni Rodon (UPF y UOC, aunque elaboró el texto como postdoctorado en la London School of Economics).

Tras analizar el periodo 2014-2017, concluyen que la recuperación económica no ha influido en los apoyos al independentismo, si bien reconocen que la gran crisis económica jugó un papel en su auge, aunque también apuntan a la "crisis institucional" en España como motivo de peso.

Los autores exponen que el independentismo catalán tuvo su mayor crecimiento entre 2006 y 2015, y apuntan a un "techo" de máxima movilización en las elecciones de 2015.

Señalan que ningún patrocinador ha participado en el desarrollo de la investigación, que ha contado con financiación europea, así como del Ministerio de Economía español y de la Generalitat de Cataluña.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum17
forum Comentarios 17
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

Usuario validado en Google+
Rio Seco Seco
A Favor
En Contra

Buen artículo Estela, ¡Gracias! Además quiero añadir, como catalán no independentista que soy, la propaganda a bombo y platillo de pequeños medios de comunicación locales donde, más que dar notícias, son artículos de opinión, donde ponen a parir a la policía y las "detenciones arbitrarias" que se producen segun ellos, en el "estado represivo español". Información evidentemente falseada, interasada, basura independenista, incendaria que la gente lee y acaban creyéndose como si fuera real.

Suerte que mis hijos tienen un padre como yo que les pongo las notícias de los medios de comunicación estatales donde aparecen las notícias tal y como son, no como el mundo de Heidi que se ve en TV3, donde apenas se ve la violencia de estos días. Tienen un padre que les enseña a amar y a respetar España, que sepan que por sus venas corre sangre extremeña y andaluza, y que no hay que renegar nunca de los orígenes.

Puntuación 34
#1
Pedro V.
A Favor
En Contra

...y lo mismo ocurre con Lérida y Gerona respecto de Barcelona y Tarragona en mucha mayor medida y no veo artículos de Lérida y Gerona ens roba.

Puntuación 25
#2
PELMAZOS
A Favor
En Contra

¡Que cansinos!

¡Por Dios!

Puntuación 22
#3
jose manuel
A Favor
En Contra

El caso es que tras la actuación de los indepes y la fuga de casi 5.000 empresas, ese efecto óptico de tener allí las sedes centrales y cotizar allí lo que ganaban en toda España, ya ha desaparecido. Si esos estudios, hechos con rigor y no falseando las cuentas, se volviesen a hacer ahora, el superávit fiscal de Cataluña sería impresionante.

Puntuación 15
#4
Carlos
A Favor
En Contra

El problema Catalán tiene solución, Si queremos que dejen de odiarnos, la solución es NO CONSUMIR PRODUCTOS CATALANES , NO Seat,NO Mango,NO Tous,NO ColaCao,etc,etc.... solo les importa la pela, no financiemos el Terrorismo de los GOLPISTAS , por el bien de todos los Españoles NO CONCUMIR PRODUCTOS CATALAN , que lo consuman los tractorista de la vara.

Puntuación 24
#5
-
A Favor
En Contra

Nunca pensé que llegaría a esta conclusión, pero creo que el boicot a los productos de Catalunya puede ser la solución al problema de amor de los españoles para con los catalanes; con menos trabajo mas tiempo libre para manifestarse.

Puntuación 22
#6
forrest gump
A Favor
En Contra

Si las empresas catalanas pueden vivir con el mercado catalán que hacen vendiendo en el resto del país??. Yo de momento procuro evitar productos de empresas con sede fiscal en Cataluña, no quiero suponerles un lastre

Puntuación 27
#7
JonS
A Favor
En Contra

A ver si estos estudios económicos sirven para callar a los babosos que, aquí, en elEconomista, preven catástrofes económicas para Catalunya si esta se independiza. Pero lo dudo, visto el nivel de estupidez profunda de los citados babosos.

Puntuación -31
#8
un ciudadano
A Favor
En Contra

Yo soy catalán NO independentista....

Entre mis amigos y familiares hay unos cuantos independentistas que se subieron a la moda del "prucés" porque se creyeron aquello del "España nos roba".

Pero que ahora reconocen abiertamente que no, que España no nos roba, pero que sí que nos podrían mejorar el tema de la financiación.

Y que si el tema de la financiación se mejorase, ellos dejarían de apoyar partidos independentistas, pues al final lo que quieren es que el país vaya bien.

Este tipo de argumentos me da a entender que los primeros que no quieren arreglar el problema economico son los partidos independentistas, porque saben que si se les mejora entonces perderán justificación a su victimismo.

Luego, mejoremos la parte económica de cataluña y quitemos poder argumental al independentismo.

Puntuación 0
#9
Ines
A Favor
En Contra

Cataluña termina siendo de las regiones con menos influencia de este pais y si no al tiempo....

Puntuación 14
#10
das
A Favor
En Contra

jajajaja el paleto de jons habalando de estudios economicos,, venga paleto vete al bar a tomar txacoli y porros, medio mierda!

Puntuación 12
#11
Ivan
A Favor
En Contra

Cataluña tiene cuatro provincias de las cuales tres son tan mediocres como 40 de este pais y barcelona no es separatista. entoces de que va Cataluña?

Puntuación 20
#12
Raul
A Favor
En Contra

Lo que españa debe hacer es implantar el sistema de financiación Vasco en cada comunidad autónoma, y que cada CCAA gaste lo que tiene! A ver si así de una vez por todas empiezan los políticos a competir entre sí, que para eso se crearon las CCAA, y no para vivir de las 4 CCAA que si generan superávit....

Puntuación 9
#13
Churri
A Favor
En Contra

Los terroristas que incendian barcelona son los hijos y nietos de los funcionarios de la generalitad.

Que yo los conozco bien....

Puntuación 21
#14
Albert
A Favor
En Contra

Dentro de Cataluña: Barcelona paga la fiesta a las provincias independentistas. El PIB catalán se produce en un 90% en BArcelona, el resto a vivir de la subvención. Los tractores de tractoria los pagan los tabarneses.

Puntuación 0
#15
Vacilón
A Favor
En Contra

Se nace catalán, no independentista. No soy catalufo, ni lazi, ni paleto provinciano; soy catalán y no lo quiero dejar de ser por voluntad de los demás.

Puntuación 0
#16
Usuario validado en Facebook
Caco Jonante
A Favor
En Contra

AUnque la mona se vista de seda..... vuelta a la esencia. El rico quiere deshacerse del pobre, que, además, le da asco. Así es el auténtico sentimiento catalán.

Puntuación 2
#17