Economía

Los empresarios españoles urgen un Gobierno estable para reforzar la economía

  • De Lucio: "Algunos partidos políticos han dado muestras de falta de liderazgo"

La gran empresa española coincidió ayer en reclamar un Gobierno estable que elimine incertidumbres, que promueva un marco claro y competitivo, sin olvidar una apuesta firme por la España productiva y a que ello se haga con celeridad tras la nueva cita electoral. En este sentido se pronunciaron directivos y patronales en distintos actos celebrados durante la jornada posterior a la comparecencia del presidente en funciones, Pedro Sánchez, en la que -ante la imposibilidad de conformar Gobierno- abocó a España a una nueva convocatoria electoral para el próximo 10 de noviembre.

En esta línea se pronunciaron los principales ejecutivos de los grandes bancos españoles en el II Foro de Banca organizado por elEconomista y el Grupo Oesía. Los consejeros delegados del Banco Santander, José María Álvarez; Bankia, José Sevilla; Banco Sabadell, Jaime Guardiola, y CaixaBank, Gonzalo Gortázar, demandaron un Gobierno estable que pueda "gobernar y hacer las reformas que necesita la economía" inmediatamente después de la cita con las urnas.

También los expertos consultados por elEconomista resaltan la necesidad de estabilizar, y pronto, la política para fortalecer la economía ante futuros vaivenes. En este sentido, el profesor Juan de Lucio, incide en que "algunos partidos políticos han dado muestras de falta de liderazgo, compromiso y responsabilidad posponiendo reformas necesarias".

Petición al unísono

Los máximos representantes de Bankia, Ferrovial, Enagás y Repsol trasladaron la necesidad de zanjar la incertidumbre política en pro de una España productiva e industrial. Fue en el Foro Tendencias 2020, organizado por El País y Kreab. En opinión de Antonio Llardén (Enagás), la estabilidad es fundamental para enfrentarse al momento actual, en un contexto de fuerte multilateralismo. Apunta Llardén que los gobiernos no tienen que legislar mucho, ni tampoco dar subvenciones. Sin embargo, lo que sí deben propiciar es un clima que elimine una serie de incertidumbres. Por su parte, José Ignacio Goirigolzarri (Bankia), también profundizó en el término de estabilidad, señalando que la política es importante en momentos de cambio radical, reclamando un marco claro y competitivo para el desarrollo de la economía. Rafael del Pino (Ferrovial) pidió un marco gubernamental estable para facilitar la inversión, el empleo y un mayor bienestar. La estabilidad -destacó- será bienvenida para atraer inversiones extranjeras. Necesitamos un marco más estructurado. Josu Jon Imaz (Repsol), se centró reclamar en una apuesta seria de España por la España productiva y por la industria, además de por una educación con mayúscula que sustancie sus esfuerzos en la Formación Profesional y Dual.

La titular de Economía aceptó que la prolongación de la incertidumbre es negativa

Por su parte, la ministra de Economía en funciones, Nadia Calviño, ubicó el origen de la mayor parte de los riesgos económicos en causas externas como las tensiones comerciales, la marcha de China, Turquía o Argentina, así como un posible Brexit duro. La titular de Economía aceptó que la prolongación de la incertidumbre es negativa y también abogó por un Gobierno estable y sólido para abordar reformas, para luego pasar a reforzar la idea de una economía europea en crecimiento, y sustentada sobre fundamentos sólidos.

Calviño defendió la gestión de los 15 meses de Gobierno de Pedro Sánchez y vaticinó que, de ganar las elecciones y formar Gobierno, seguirán con las mismas políticas. Sin hacer ninguna referencia a las subidas de impuestos previstas en la hoja de ruta del PSOE, destacó prioridades como la disciplina presupuestaria, la cohesión social, la sostenibilidad, la transformación digital o el cambio climático.

Desde el empresariado catalán también se alzó la voz para reclamar un Gobierno estable. La patronal Foment del Treball emitió un comunicado incidiendo en que la economía exige la gobernabilidad, ya que se acumulan retrasos presupuestarios y en "decisiones clave" para el progreso, como una fiscalidad competitiva. En otro comunicado, Pimec mostró su preocupación por la falta de estabilidad que conlleva la repetición electoral y el nuevo retraso en el impulso de necesarias reformas y acciones que ayuden a crecer y fortalecer el tejido productivo.

La preocupación de la nueva CEOE

La economía española empieza a mostrar signos de desaceleración en el segundo trimestre ante el aumento de la incertidumbre a nivel global. Por ello, en la Junta Directiva de CEOE, celebrada este miércoles, los empresarios resaltaron la importancia de que el futuro gobierno implementara las medidas económicas necesarias para asegurar que la economía española sea capaz de hacer frente a los retos que plantea la ralentización.

Así, tras la falta de acuerdo entre los partidos para formar gobierno y a la espera de unas nuevas elecciones, los empresarios muestran su preocupación ante la falta de estabilidad necesaria para el trabajo del tejido empresarial español. CEOE destaca la importancia de mantener la competitividad empresarial a pesar de la parálisis política y advierte de la vulnerabilidad de la economía española ante riesgos internacionales.

De hecho, fuentes de la patronal aseguran que como mucho se crecería este año el 2,1%. Una patronal que, precisamente, renovó sus miembros recientemente con seis nuevos vicepresidentes que formarán parte de la cúpula de la organización: Lorenzo Amor, presidente de ATA; Íñigo Fernández de Mesa, presidente del IEE; Javier González de Lara, presidente de la Confederación de Empresarios de Andalucía (CEA); Inés Juste, presidenta del Grupo Juste y miembro del Comité Ejecutivo de CEOE; Julián Núñez, presidente de SEOPAN; y Marina Serrano, presidenta de la Asociación de Empresas de Energía Eléctrica, AELEC -antigua UNESA-. El presidente de CEIM, Miguel Garrido, fue nombrado vicepresidente, en sustitución de su antecesor en el cargo, Juan Pablo Lázaro.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.