Motor

El 72% del plan para el automóvil son créditos blandos, no ayudas

  • De los 3.750 millones, 2.690 corresponden a créditos Reindus e ICO
  • El plan contempla 250 millones en ayudas directas a particulares
  • 300 son para el parque público y 100 para comprar coches eléctricos
Pedro Sánchez, en la presentación del nuevo plan para el sector automotriz
Valencia / Madridicon-related

El plan de 3.750 millones de euros anunciado por Pedro Sánchez para la reactivación del automóvil tan solo contempla 1.060 millones en ayudas. El resto, 2.690 millones, corresponde a créditos blandos (Reindus e ICO). Así reza en la letra pequeña del programa presentado por el presidente del Gobierno, quien obvió este desglose tanto en su último discurso dominical a los ciudadanos como en la presentación del plan realizada este lunes. Las ayudas, en consecuencia, se quedan en el 28,3% de la cifra pregonada por el jefe del Ejecutivo, según ha podido contrastar elEconomista.

En concreto, los 2.690 millones de euros en créditos se desglosan en 390 millones de la "flexibilización temporal de la línea de préstamos Reindus", que se pondrá en marcha el próximo mes de julio; otros 500 millones de la "línea ICO vehículos de uso profesional" -de avales para la financiación de vehículos comerciales e industriales, que también se activará el mes que viene-; y 1.800 millones más de la "optimización del programa de préstamos Reindus" para los próximos años 2021 y 2022.

Fuentes del sector agregan a este diario que, en efecto, el gran montante del plan (el 71,7% del dinero) corresponde a créditos blandos a los fabricantes para la inversión en las plantas españolas, si bien subrayan que se trata igualmente de un apoyo muy importante, con un aval público del 80% en el caso del ICO.

También gracias a un elemento fundamental: la libertad de amortización durante los tres años que dura el plan, circunstancia que alivia sobremanera la difícil situación que atraviesa el automóvil como consecuencia de la presente crisis. En esta línea, las patronales Anfac, Sernauto, Faconauto y Aedive aplaudieron este lunes sin fisuras el plan del Gobierno, como también lo hicieron los sindicatos CCOO y UGT.

Sobre estos 2.690 millones, Sánchez subrayó la importancia de que sirvan para captar la producción en el país de automóviles eficientes y ecológicos, los llamados a concentrar las ventas en el futuro. Entre ellos destacó los eléctricos y enchufables. En concreto, el Ejecutivo aspira a que en 2030 "se alcance al menos una producción anual de entre 700.000 y 800.000 vehículos electrificados en España (entre eléctricos puros y enchufables), lo que permitirá mantener la cuota anual del 12% de penetración en el mercado europeo", según Moncloa.

Las ayudas directas

En su intervención, tras la que no respondió a preguntas de la prensa, Sánchez sí desgajó el resto de las partidas, los 1.060 millones de las ayudas directas. Se destinarán 300 millones de euros a la renovación de vehículos del parque público de las administraciones (que podrán hacer uso de su superávit para comprar), 250 a la renovación de vehículos privados (230 para turismos y 20 para industriales y autobuses), 415 a iniciativas de investigación, desarrollo e innovación en la industria y 95 a formación profesional.

Preguntadas sobre el reparto y el importante peso de los créditos en el mismo, fuentes del Ministerio de Industria subrayaron a este periódico que se trata igualmente de "una inyección récord de recursos para reactivar el mercado". "Nunca antes se había inyectado tal cantidad, y se responde así a una demanda histórica del sector", aseveraron.

Activación inmediata

Del conjunto de los 3.750 millones, el plan prevé una inversión de 1.535 millones de euros en el presente ejercicio 2020. Los 2.215 restantes llagarán durante 2021 y 2022. Las ayudas del plan a corto plazo contemplan movilizar este mes de junio 100 millones en el marco del programa Moves para la compra de vehículos electrificados (un 122,2% más que en 2019) y 250 para la compra de vehículos privados. Las ayudas a particulares serán de hasta 4.000 para coches clasificados como 'cero/A' por la DGT -en función de su etiqueta ambiental/clasificación energética-, y de hasta 800 para los de combustión 'C/A', según el plan.

Además, establece un límite superior de precio para los turismos, de 35.000 euros (45.000 en caso de personas con movilidad reducida o vehículos con etiqueta 'cero'), "lo cual permite poner el foco en un tamaño de vehículo mediano y pequeño, orientado por tanto a menores emisiones de CO2". "Se permitirá la adquisición de vehículos usados matriculados a partir del 1 de enero de 2020, para facilitar que los concesionarios den salida a los vehículos automatriculados que tienen en stock", detallaron. Para acceder a las mismas será necesario achatarrar un coche de al menos 10 años.

A partir del próximo mes de julio el Estado aspira a movilizar otros 100 millones de euros para la renovación del parque público de vehículos de su parque con vehículos de cero emisiones, y otros 100 para la "renovación eficiente" de las flotas de las entidades locales. En suma, se trata de un total de 550 millones de euros en ayudas que se habilitarán a corto plazo.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud