Motor

Coches autónomos: un reto tecnológico, pero sobre todo, un conflicto jurídico

  • En 2021 llegará el nivel 4 que convierte al conductor en pasajero
  • En Europa todavía no está permitido legalmente en nivel 3
El nivel 4 permitirá al conductor ir leyendo o durmiendo mientras el coches se mueve.

Los fabricantes de vehículos están trabajando e invirtiendo para que los coches tengan cada vez mayor autonomía del conductor. Uno de los objetivos que se persiguen es asegurar una conducción fiable que proteja a quienes disfruten de estos automóviles y al resto de los usuarios de las vías, activos y pasivos, con la reducción del número de accidentes de tráfico. Es una carrera tecnológica que involucra muchas empresas de distintos sectores, pero también jurídica, pues hay muchos cambios legales que hay que abordar. El campo de los seguros es uno de los más afectados, pues hay que determinar la responsabilidad en caso de accidente.

El pasado 2018, el número de fallecidos en las carreteras españolas ascendió a 1.806 personas, en un total de 102.299 accidentes de tráfico con víctimas y 138.609 heridos, según datos de la DGT.

El pasado 2018, el número de fallecidos en las carreteras españolas ascendió a 1.806 personas, en un total de 102.299 accidentes de tráfico con víctimas y 138.609 heridos, según datos de la DGT. Para disminuir estas cifras, los fabricantes están probando nuevas funciones en los vehículos que permiten excluir de deberes al conductor, reduciendo irregularidades al volante.

Una de ellas es la función del control de crucero adaptativo, que permite mantener de forma automática una velocidad constante del coche en autopista, y modificarla sin intervención del conductor, mediante sensores avanzados integrados en el vehículo, en función de los vehículos que circulan delante.

5 niveles de autonomía

Estas innovaciones, conseguidas de manera progresiva, han llevado a la Sociedad Americana de Ingenieros del Automóvil (SAE) a establecer una escala de 5 grados de circulación autónoma, con un sexto que aún está por determinar. Estos niveles se han hecho globales y reconocidos por todo el sector del automóvil mundial:

Nivel 0: Coches analógicos sin ningún tipo de ayuda electrónica a la conducción.

Nivel 1: La nueva generación de vehículos que incluye automatismos, como la frenada automática de emergencia, los retrovisores antiángulo ciego, alerta de salida del carril y control crucero.

Nivel 2: Aquellos coches que gracias a una cámara, activan la frenada de emergencia automáticamente, leen las líneas blancas y calculan las distancias con precisión. Por ley, el conductor es responsable del vehículo y debe llevar las manos al volante.

Nivel 3: Incluye el adelantamiento autónomo; acciona el intermitente, cambia de carril, adelanta y vuelve a la línea. Este nivel ya está listo en China y EEUU, pero un cambio legal en Europa, que no se solucionará hasta 2020, limita su aplicación. Se permite soltar el volante en atascos urbanos y de autopista a una velocidad inferior a los 60 km/h. El conductor sigue siendo responsable aunque con novedades como poder hablar por teléfono, aunque si se duerme el coche lo despertará.

Nivel 4: Es el tipo de coche que convierte al conductor en pasajero, la tecnología lo exime de cualquier responsabilidad, pudiendo dormirse, ir en los asientos traseros..etc. Los primeros modelos están previstos para 2021 aunque es muy probable que sean operativos solo en determinados escenarios bajo supervisión.

En este contexto, Europa tiene varios proyectos que trabajan en los vehículos autónomos, como es el caso del Inframix, compuesto por un total de 11 empresas e instituciones europeas que cuenta con una inversión de 4,5 millones de euros. Está centrado en diseñar, actualizar, adaptar y probar elementos físicos y digitales de la infraestructura vial para el denominado tráfico mixto.

El objetivo es estudiar la comunicación entre coches y carretera, ambos equipados con sensores y antenas de comunicación 5G

El objetivo es estudiar la comunicación entre coches y carretera, ambos equipados con sensores y antenas de comunicación 5G, para crear un tráfico ininterrumpido seguro y eficiente, que ha realizado pruebas en la autopista AP7 de Girona.

Otro de los proyectos que avanza en la implementación del 5G en el sector del automóvil es el liderado por Seat y Telefónica, en el que participan otras empresas y que está desarrollando sistemas para una circulación más autónoma y segura mediante 5G, tanto en entornos urbanos, pero también en entornos más aislados del ámbito rural.

Adaptar la normativa

Otro proyecto similar es Autocits, que trabaja para contribuir a la adaptación de la normativa, abordar los vínculos entre la conectividad y la automoción y adaptar las infraestructuras a la conducción autónoma.

Se ha implementado en Lisboa, París y Madrid, donde ya se ha puesto en marcha por los carriles VAO de la autovía A6 entre la población de las Rozas y la entrada a la M30, con 3 coches liderados por Indra, asegurados por MAPFRE. En este punto es necesario hacerse algunas preguntas sobre los seguros que necesitarán los coches sin conductor.

Los seguros del futuro

Según datos de la DGT, el 90% de los accidentes en carretera se producen por errores humanos. A prori, la autonomía de los "coches del futuro" podría hacer descender drásticamente la siniestralidad y, como consecuencia, se reduzca la prima del seguro del coche autónomo. Ante una tecnología de este tipo de coche, que no establece diferencias entre conductor y pasajeros (permite leer, dormir, ver una serie o cualquier otra actividad a todos los ocupantes del vehículo, incluido el conductor).

Así, surgen dudas como: ¿Quién es responsable de cualquier irregularidad en carretera?, ¿es el propio coche víctima o culpable de un accidente?, ¿dónde termina la responsabilidad del conductor y empieza la del coche?

Cuando los coches autónomos se instalen definitivamente en el mercado, los seguros deberán adaptar sus pólizas a las nuevas normativas que se aprueben. Según los expertos en seguros de coche del comparador Acierto.com, se deberán establecer nuevos parámetros de responsabilidad en los que estarán involucrados tanto el pasajero, bajo la figura del conductor, como el equipo tecnológico y marca del coche.

Sin olvidar las empresas privadas que estén detrás de los mecanismos instalados en las autopistas y autovías estableciendo conexiones con los automóviles en circulación.

Alcohol y coche autónomo

En ese hipotético contexto de nueva legislación adaptada a estos vehículos, nacen otras incógnitas como la de si se podrá montar en el coche habiendo bebido. Y es que, según un informe realizado por el comparador de seguros, el 13,5% de los españoles reconocen haber conducido por encima del límite legal de alcoholemia. Por no mencionar que más de 200 personas mueren cada año en la carretera por culpa de la ingesta de alcohol.

Y en este mismo sentido, otra de las incógnitas a las que habrá que hacerse frente antes de llegar al nivel 4 de total autonomía el coche, habrá que determinar las responsabilidades del conductor si se produce accidentes en las que él pueda estar involucrado, como por ejemplo estar bebido y tomar el control del coche.

Y es que, a las incertidumbres propias de la incipiente tecnología automovilística que los rodea, hay que sumar las dudas todavía surgidas de los coches eléctricos, clasificación energética en la que se enmarcarán estos novedosos vehículos.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0