Deporte y Negocio

Los exjugadores del Levante niegan haber recibido primas por dejarse perder ante el Zaragoza

  • Hacienda detectó una reducción del 85% de las operaciones con la tarjeta
  • Pallardó achaca el no sacar dinero ese verano a los regalos de su boda
  • Rubén Suárez dice que tuvo bastantes ingresos por un préstamo devuelto
Foto: EFE.

Los exjugadores del Levante Miguel Pallardó, Rubén Suárez y Manolo Reina han coincidido este viernes en negar que recibieran o tuvieran conocimiento de que se hiciera ningún tipo de ofrecimiento por parte del Real Zaragoza para el presunto amaño del partido que enfrentó en 2011 al club maño y al valenciano y cuya victoria sirvió al equipo aragonés para salvar la categoría en Primera División. De hecho, han asegurado que el partido fue "muy reñido" y "bastante duro".

Además, sobre el hecho de que las extracciones de dinero de sus cuentas disminuyeran en los meses posteriores al encuentro, según señala la Agencia Tributaria en un informe, Pallardó ha explicado que disponía de mucho dinero en efectivo que le dieron como regalos de boda, mientras que Suárez ha afirmado que los ingresos de hasta 14.500 euros que se hicieron en su cuenta respondían a la devolución de un préstamo que hizo a sus padres y Reina ha negado la mayor y ha defendido que continuó sacando dinero con una frecuencia similar a la de otros meses.

Así lo han apuntado estos jugadores, que han comparecido como acusados en la cuarta sesión de este proceso en el que se juzga el presunto amaño del partido disputado en 2011 entre el club maño y el Levante. Con la victoria en este encuentro, el equipo aragonés logró evitar el descenso de categoría y fue el Deportivo de La Coruña el club que bajó a Segunda División.

Los exlevantinistas, al igual que lo hicieran en la jornada de este pasado jueves los ex del Zaragoza Gabi, Ander Herrera, y Jorge López, entre otros, han negado tener conocimiento de que el partido estuviera amañado y de que existiera ninguna prima. La versión de los futbolistas contrasta con las del entonces propietario y presidente del club aragonés Agapito Iglesias y el actual vicepresidente y consejero delegado del Real Zaragoza, Fernando Sáinz de Varanda, quienes atribuyeron los 965.000 euros que presuntamente sirvieron para amañar el partido a primas a la plantilla.

En esta sesión del juicio, Miguel Pallardó ha destacado que él quería ganar el partido porque pertenecía al Getafe -estaba cedido en el Levante- y el equipo madrileño también se jugaba el descenso, por lo que tenía interés en que los azulones consiguieran permanecer en Primera División el próximo año ante la posibilidad de regresar a este equipo, aunque acabó recalando nuevamente el siguiente año en el Levante.

El fiscal Anticorrupción Pablo Ponce ha interrogado al centrocampista valenciano por el hecho de que un informe de la Agencia Tributaria incorporado a la causa apunte una disminución considerable del dinero que extrajo de su cuenta en los 141 días posteriores al Levante-Zaragoza.

En concreto, ha detallado que solo se localizaron dos retiradas de 300 euros entre mayo y septiembre, dato que contrasta con los 18.000 euros que sacó en los 141 días previos al partido y que supone una reducción en la comparación del 90%del importe y del 85% de las operaciones.

Ante esto, Pallardó ha afirmado que se casó en junio -el encuentro tuvo lugar en mayo- y "muchos invitados" le dieron "las estrenas de la boda en efectivo". "En julio empezamos la pretemporada y estamos en los hoteles y no gasto y mi mujer se fue al pueblo. En agosto tiré de tarjeta", ha puntualizado.

Pallardó tenía una cuenta Bankia con 11.000 euros y el concepto 'Regalo de boda' que tampoco tocó

El representante del Ministerio Público le ha respondido a esto que en las mismas fechas del año anterior realizó 44 operaciones, algo que el futbolista ha atribuido a que ya estaban preparando la boda que se celebraría un año después. De nuevo el fiscal le ha cuestionado sobre el hecho de que el informe de Hacienda contemple una cuenta de Bankia a su nombre donde recibió ingresos por valor de 11.000 euros y con conceptos de 'Regalo de boda' y tampoco en este caso realizó ninguna extracción. "Había gente que me lo ingresaba y había gente que me lo daba en efectivo", se ha limitado a responder el acusado.

También se ha preguntado el fiscal de dónde salieron los 20.000 euros que se destinaron a organizar el evento del enlace matrimonial, a lo que Pallardó ha apuntado que lo pagaron entre su padre, su suegro y él mismo con el dinero de los regalos de la boda, y por los 6.000 euros que gastó en la reparación de su coche, sobre lo que ha dicho no recordar cómo se abonó.

En cuanto al encuentro que les enfrentó al Zaragoza, ha defendido que fue "un partido muy reñido". "Y si dura diez minutos más lo podríamos haber empatado o incluso ganar", ha subrayado.

En el caso de Rubén Suárez, el representante de la acusación pública le ha inquirido sobre los 14.500 euros que recibió en ingresos entre los meses de mayo y agosto de 2011. El exjugador ha argumentado que le había prestado dinero a sus padres y fueron ellos quienes le ingresaron el dinero. Sobre si documentó de alguna forma este préstamo, no lo recuerda, según ha manifestado. En cuanto a por qué le ingresaron estas cuantías en efectivo y no por transferencia, también ha dicho que desconoce el motivo.

"No participé en ninguna reunión en la que se hablara de compensaciones por dejarnos perder"

Sobre el partido, considera que fue "un partido normal, con mucha intensidad". "Un partido bastante duro, con muchas tarjetas", ha puesto de relieve. También ha coincidido en esta apreciación el actual jugador del Real Mallorca Manolo Reina, que pese a que se quedó en el banquillo, vio un encuentro "disputado e intenso, igual que otros".

"Recuerdo que hubo bastantes tarjetas amarillas. Terminando el partido tuvimos una ocasión clara. No sé de qué manera podría influir en el resultado desde el banquillo, como mucho animando a mis compañeros", ha declarado.

También ha coincidido con sus excompañeros en que no recibió "ningún ofrecimiento del Zaragoza" ni de ninguno de los miembros de la plantilla del Levante. "No participé en ninguna reunión en la que se hablara de compensaciones por dejarnos perder", ha resaltado.

Reina, que ha decidido contestar únicamente a las preguntas de su letrado, ha puesto en duda las conclusiones extraídas del informe de la Agencia Tributaria. "Es falso que tuviera menos extracciones después del partido (como dice el informe). Extraje numerosas cantidades mediante tarjeta en cajeros de otra cuenta. Extraje 4.600 euros en los 141 días posteriores al partido. Los 141 días anteriores al partido saqué 6.190 euros. Extraje 300 euros menos al mes. La diferencia es ridícula", ha desarrollado.

Antes de las declaraciones de estos exjugadores del Levante, han sido interrogados los ex del Zaragoza Leonardo Neoren 'Leo' Franco, Ikechukwu Uche, y Ángel Lafita. Ninguno de ellos ha dicho tener conocimiento de ningún pago por el amaño del partido puesto en cuestión y todos han negado que hubieran recibido pagos en efectivo, al ser preguntados por el documento que firmó el capitán Gabi en el que aparecen supuestos pagos a determinados jugadores.

Este dinero correspondía a primas generales de la temporada y siempre cobraron por transferencia, según la versión de estos tres exzaragocistas.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.