Especial Cumbre del Clima

El transporte público, el reto de Madrid para luchar contra las emisiones

  • Metro, EMT y Cercanías necesitan crecer para poder absorber un alza de 200 millones de viajeros
  • Los sindicatos critican la falta de personal y de material para dar un servicio adecuado
Un metro entra la estación

La Comunidad de Madrid afronta la Cumbre del Clima (COP 25) con huelgas en el transporte público y el reto de poner en marcha un ambicioso plan de crecimiento para absorber demandas récords en los próximos años y reducir el uso del coche entre el centro de la capital y las áreas metropolitanas, trayectos en los que el vehículo privado es el medio de transporte favorito con más del 55% de los desplazamientos.

Según los últimos datos publicados por el Ministerio de Fomento, se espera que 1.730 millones de viajeros usen el transporte público madrileño en 2025, lo que implica un crecimiento del 14,6% (230 millones más) respecto a 2017 y batir el récord registrado hace una década.

El objetivo es que esta cifra crezca conforme avanzan los planes de lucha contra las emisiones de CO2 y NOX promovidos desde la UE y el Gobierno de Pedro Sánchez, que buscan reducir el uso del coche a la mínima expresión y no sólo en el centro de las ciudades. Para absorber este crecimiento, Metro, Cercanías y EMT se ven obligados a mejorar su servicio y aumentar su capacidad y frecuencias mientras que se desarrollar métodos alternativos de movilidad, como la moto y el coche compartido, con mayor o menor éxito.

La falta de maquinistas obliga a dejar parados 30 trenes en hora punta y a que estos pasen cada 5-6 minutos

Dentro del municipio madrileño, el metro es el medio de transporte preferido por los ciudadanos y uno de los que más retos afronta para mejorar su servicio y absorber el alza de la demanda. El Consorcio de Transportes de Madrid, que ha firmado un acuerdo para dar 40.000 abonos gratis a los participantes en la Cumbre de Clima, tiene previsto licitar a finales de año la compra de 67 trenes por 700 millones para renovar y ampliar la flota y contratar a 300 maquinistas más en 2020 para aumentar el servicio y operar una hora más los fines de semana. Unas medidas que se llevan anunciando desde 2018 y que los sindicatos consideran insuficientes.

Y es que, según denuncian desde el sindicato de maquinistas, actualmente se está dando servicio a los mismos pasajeros que en 2006 (más de 650 millones) con un 30% menos de capacidad disponible. Y es que, la falta de maquinistas obliga a dejar parados 30 trenes en hora punta (operan 300) y a que los trenes pasen de media cada 5-6 minutos cuando en 2006 pasaban cada 1-2 minutos. Metro tiene ahora 1.800 maquinistas y con la suma de los 300 que se contratarán el año que viene se llegarán a los 2.078, una cifra récord para la compañía.

"La entrada servirá para dar un servicio bueno con el horario habitual ya que podrán salir más trenes. Si se quiere ampliar el horario necesitaremos 200 más", explica Juan Antonio Ortiz, portavoz del sindicato, que convocó una huelga durante la COP 25 para reivindicar mejoras que ayer mismo se desconvocó ante los compromisos de la Consejería de realizar un estudio independiente del aire por el amianto y de contratar más. Semana en la que se reforzarán los servicios de la Linea 8 para asumir el aumento de la demanda.

Desde CCOO, Juan Carlos de la Cruz, señala que también hace falta aumentar el personal de las estaciones y de mantenimiento. Más allá de los refuerzos en un momento en que la demanda del Metro acumula un alza del 15%, y ya ha superado el récord de antes de la crisis, el amianto también preocupa. Tanto por la salud como porque tiene 45 trenes parados.

La empresa de los autobuses EMT también ha convocado una huelga para la Cumbre del Clima y celebraron otra la semana pasada. Los trabajadores critican que hacen falta 700 conductores para "revertir el deterioro en el servicio", explican los sindicatos. La EMT ha llevado a cabo una renovación de la flota para sustituir a los autobuses más contaminantes y el tráfico de pasajeros crece si se eliminan los servicios para sustituir las obras.

El reto del área metropolitana

Pese a los problemas que arrastra Metro y a las críticas de la EMT, el uso del transporte público dentro del municipio madrileño supone el 36,8% del total de los trayectos mientras que el coche o la moto supone el 24,7%. El uso de las dos ruedas está en alza puesto que el plan PMUS 2012 contemplaba el alza de las zonas reservadas para este tipo de vehículos y han desaparecido muchas plazas para coches.

Así, es fuera de la Almendra Central donde el coche sigue siendo el medio de transporte más utilizando, tanto venir a la capital como para moverse entre las distintas coronas del área metropolitana (ver gráfico). Y es justo en ese tipo de conexiones donde la Comunidad de Madrid tiene el reto de seguir invirtiendo para desarrollar la red de transporte. Los Cercanías son una parte importante de la conexión con la zona metropolitana y lo cierto es que Renfe ya ha puesto en marcha un plan para mejorar conexiones y estaciones y ha reabierto el túnel de la risa, lo que mejorará las frecuencias.

También ha licitado la compra de trenes de 211 trenes de Cercanías de alta capacidad por 2.270 millones de euros (contrato ampliable a otros 120 unidades) para aumentar la oferta en los núcleos urbanos como Madrid y renovar la flota. Lo único que se echa en falta es el plan de ampliación de la red de Cercanías propuesto durante el último Gobierno del PP para conectar la ciudad sin tener que pasar por el centro y reducir la congestión.

Billetes gratis para la Cumbre

La Comunidad de Madrid, a través del Consorcio Regional de Transportes, va a facilitar 20.000 tarjetas del Abono Turístico de 5 días para la zona A (que corresponde a la ciudad de Madrid) con un 60 por ciento de descuento a Ministerio y Ayuntamiento, que pagarán los abonos a partes iguales. Así, los asistentes a la Cumbre podrán usar el metro y el autobús urbano grátis durante un mínimo de cinco días y un máximo de quince ya que el acuerdo contampla dos recargas gratuitas. 

Descuentos en el AVE 

Renfe ultima un acuerdo comercial por el cual los asistentes a la Cumbre del Clima podrán beneficiarse de un descuento del 35% sobre la tarifa general para viajar en trenes de AVE y Larga Distancia durante el periodo en el que se celebre el evento. Renfe y Adif han puesto en marcha el Plan Director de Lucha contra el Cambio Climático.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum2

Papi
A Favor
En Contra

Lo que no puede ser, es que haya Madrid central, y a la vez huelga de metro y autobuses. Ni con tu coche privado ni en transporte público. País tercermundista.

El otro día había huelga de metro, huelga de autobuses y averías en cercanías, eso para mí no es de un país desarrollado. Por si fuera poco somos un país donde no existe prácticamente el teletrabajo. El cóctel perfecto de baja productividad.

Puntuación 3
#1
Frecuencias
A Favor
En Contra

¿Por qué no empiezan por mejorar las frecuencias?

Parecemos sardinas en lata modo años 70.

Los de la cumbre climática se van a quedar alucinados cuando vean lo llenos que van los vagones...Metro de Madrid...Aterriza.

Puntuación 1
#2