Construcción Inmobiliario

Los Benetton y Blackstone negocian una oferta alternativa a la de ACS por Atlantia

  • La familia italiana y Florentino Pérez vuelven a verse las caras cuatro años después

La familia Benetton plantará cara a ACS en Atlantia. Edizione, su brazo inversor a través del que controla en la actualidad el 33,1% de la concesionaria de infraestructuras, negocia con la gestora estadounidense Blackstone una oferta alternativa a la del grupo que preside Florentino Pérez, que se ha aliado con el fondo canadiense Brookfield y el estadounidense GIP, para hacerse con el control del gigante italiano, accionista de control de Abertis.

Los Benetton y Florentino Pérez vuelven así a lidiar una batalla en una operación que se postula como una de las mayores del año en el mundo. El miércoles Atlantia cerró con una capitalización de 15.690 millones de euros. En cambio, la familia italiana ha decidido poner pie en pared y a mediodía de este jueves envió un comunicado en el que señalaba públicamente que no aceptará la oferta de la española

La concesionaria italiana y ACS libraron en 2018 una guerra de opas (ofertas públicas de adquisición) por Abertis, pero finalmente ambos grupos llegaron a un acuerdo para ir de la mano y evitar encarecer aún más la operación, que se concretó en más de 18.300 millones de euros. El acuerdo estableció la toma del 50% más una acción por parte de Atlantia, quedándose ACS con el 30% y su filial alemana Hochtief con el 20% menos una acción. Además, en la constructora germana los dos gigantes son también socios, de manera que ACS ostenta el 50,4% del capital y Atlantia el 15,9%.

El interés del grupo español se focaliza en las actividades de autopistas de la compañía italiana

Los Benetton y Blackstone negocian una oferta para hacerse con el control total de Atlantia y excluirla de bolsa, según ha avanzado Financial Times. En la actualidad, además del 33,1% de la familia italiana, el capital de la concesionaria transalpina está dominado por el fondo de Singapore GIC, con un 8,29%, por delante de HSBC, con el 5,01%, y Fondazione Cassa Di Risparmio di Torino, con el 4,54%.

Blackstone forma parte del consorcio, junto con CDP (Cassa Depositi e Prestiti) y el fondo australiano Macquarie, que pactó el año pasado la compra de Autostrade (ASPI) a Atlantia por 9.300 millones. Esta sociedad es la mayor gestora de autopistas de pago en Italia. Por ella también pujó hace un año ACS, que llegó a presentar una oferta no vinculante por cerca de 10.000 millones, aunque finalmente su interés no se concretó.

ACS confirmó el miércoles a última hora de la tarde que tiene un "acuerdo exclusivo" con dos de los grandes fondos de internacionales de inversión, GIP y Brookfield, en el cual el grupo español acabaría comprando la mayoría del negocio de concesiones de autopistas de Atlantia, sin que hasta la fecha haya tomado una decisión al respecto.

GIP y Brookfield también han confirmado que "se reunieron con representantes de Edizione (el holding de la familia Benetton) los días 3 y 23 de marzo y que posteriormente presentaron una propuesta preliminar no vinculante a Edizione en relación con una posible oferta por Atlantia el 30 de marzo". Los dos fondos y ACS tienen "un acuerdo de exclusividad en base al cual, sujeto a la realización de una posible oferta por parte del consorcio, ACS podría adquirir una participación mayoritaria en las concesiones de autopistas de Atlantia". Esto implicaría la ruptura del holding de infraestructuras italiano.

"En la actualidad, en cualquier caso, el consorcio no ha tomado ninguna decisión sobre una posible oferta por Atlantia y no se han alcanzado acuerdos con Atlantia y/o sus accionistas", señalan los fondos. "No hay certeza de que se haga una oferta final vinculante, ni de sus condiciones", apostillan.

A falta de conocer más detalles, el interés del grupo español se focaliza, por tanto, en las actividades de autopistas de la compañía italiana, que tras acordar el año pasado la venta de Autostrade, se concentran fundamentalmente en Abertis. La concesionaria española, de hecho, aportó el 83,7% del resultado bruto de explotación (ebitda) de Atlantia en 2021.

La firma italiana también cuenta con activos en Latinoamérica, como el Grupo Costanera, Los Lagos Sociedad Concesionaria, AB Concessoes y Stalexport. En total, Atlantia y sus filiales gestionan 9.400 kilómetros de autopistas en el mundo, con una posición destacada en Francia, España, Chile y Brasil.

Abertis es, en consecuencia, la pieza codiciada por ACS, que vería así materializado el objetivo que se fijó en 2018 de controlar la concesionaria cuando lanzó una opa por la concesionaria. El grupo cuenta en la actualidad con el 30% de Abertis, pero Pérez ya avanzó recientemente su intención de adquirir también el 20% de Hochtief. Con la operación que ahora tiene sobre la mesa por Atlantia, la compañía que lidera el también presidente del Real Madrid se haría con la mayoría accionarial de Abertis -el porcentaje dependerá del acuerdo con Brookfield y GIP-.

La compra de Abertis conllevaría, en cualquier caso, la consolidación en el balance de ACS de una deuda neta superior a los 23.350 millones de euros, un volumen que ataca el grado de inversión pretendido por Pérez. A ello se sumaría la del resto de concesiones de autopistas de Atlantia -su endeudamiento neto total es de 30.000 millones-.

Fuera del interés de ACS quedarían, a priori, los cinco aeropuertos que participa Atlantia

Fuera del interés de ACS quedarían, a priori, los cinco aeropuertos que participa Atlantia: Roma y Bolonia, en Italia, y Niza, Saint-Tropez y Cannes-Mandelieu, en Francia. El grupo italiano también es accionista, con un 15,5%, de Getlink, propietaria del Canal de la Mancha. Además, en su apuesta por los servicios de movilidad es propietaria de Telepass, que acaba de anunciar la compra a Abertis de Eurotoll, y de Yunex Traffic.

comentarios1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Comentarios 1

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Xerach
A Favor
En Contra

Entrar en Italia o Francia una empresa española es básicamente imposible. Están absolutamente vetadas. A la inversa tienen las puertas abiertas, pero estos países impiden entrar a nuestras empresas.

Puntuación 6
#1