Cataluña

El ICF cambia de consejero delegado tras el aval para las fianzas del Tribunal de Cuentas

  • En julio ya dimitieron tres consejeros en desacuerdo con este instrumento de garantía
  • El nuevo responsable procede también de CaixaBank y estuvo en el Govern de Artur Mas
El ya ex consejero delegado del ICF, Víctor Guardiola. EE

El Institut Català de Finances (ICF) ha culminado con el cambio de su primer ejecutivo el relevo de altos cargos contrarios al aval ideado por el conseller de Economía, Jaume Giró, para cubrir las fianzas por 5,4 millones de euros que exige el Tribunal de Cuentas a excargos de la Generalitat entre 2011 y 2017 por presunta malversación en la acción exterior del Govern en favor de la independencia, durante los gobiernos de Artur Mas y Carles Puigdemont.

Después de que el Tribunal de Cuentas haya rechazado la validez del aval de la Generalitat a estas fianzas, el hasta ahora consejero delegado, Víctor Guardiola, ha presentado la renuncia al cargo por motivos personales, según el Govern, que ha nombrado como sustituto a Jordi Òliva, que al igual que Guardiola procede de CaixaBank, pero que también tuvo responsabilidades políticas en la administración catalana entre 2011 y 2015, con Mas como presidente.

Òliva fue en dicha etapa director general de Política Financiera, Seguros y Tesoro de la Generalitat, por lo que asumió la gestión de las finanzas y tesorería del Govern y la supervisión financiera en el ámbito de las competencias de la Generalitat, como la transformación de las cajas de ahorro catalanas en bancos y fundaciones especiales, y ocupó un puesto en la junta de gobierno del ICF.

Precisamente el pasado mes de julio, cuando Giró convirtió al ICF en avalista del procés ante el Tribunal de Cuentas después de no encontrar a ningún banco que ejerciese de intermediario, tres consejeros independientes de la junta de gobierno del ICF dimitieron, y Guardiola se abstuvo en la votación.

Guardiola ha sido consejero delegado del ICF apenas nueve meses, ya que accedió al cargo a finales de enero en sustitución de Josep-Ramon Sanromà, que se jubiló después de una década al frente de la entidad financiera pública dependiente de la Generalitat, que está en proceso de conseguir ficha bancaria para convertirse en banco público.

comentarios1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

LAS VERDADES DUELEN
A Favor
En Contra

¡Viva el Tribunal de Cuentas!

¡A por los caca-lufos, que no saben cuánto es cero más cero! ¡Usan la calculadora para saber cuánto es! ¡Cero más cero es cero!

¡El Tribunal de Cuentas os va a enseñar a contar con los dedos de los pies! ¡Pies con hongos!

Puntuación 1
#1