Cataluña

Acciona entra en el coche eléctrico urbano de la mano de Silence

  • Presenta dos versiones de minicoche y un intercambiador de baterías
  • Fabricar el nuevo vehículo supone una inversión de unos 30 millones
  • Prevé producirlo en Barcelona antes de verano y venderlo por entre 7.500 y 12.000 euros
José Manuel Entrecanales (Acciona) y Carlos Sotelo con el minicoche eléctrico urbano de Silence. Foto: Luis Moreno.

Silence ha presentado este miércoles su primer coche eléctrico urbano, con dos versiones que tienen la mitad del tamaño de un utilitario convencional y con las que añade los vehículos de cuatro ruedas a su gama de motocicletas eléctricas, con las que se pueden intercambiar las baterías porque son las mismas, de tipo maleta trolley para un cambio y transporte fácil.

El nuevo vehículo eléctrico de la compañía adquirida por Acciona mide 233 centímetros de largo por 156 de ancho, con lo que se puede estacionar en una plaza de moto, y tiene capacidad para dos pasajeros y un maletero de 310 litros para equipaje, bolsas de la compra y material deportivo ligero.

Para su fabricación, Silence invertirá inicialmente unos 30 millones de euros, según el fundador de la compañía, Carlos Sotelo, quien ha dicho que la producción de este nuevo vehículo se prevé que comience antes del próximo verano, si bien en 2022 no saldrían al mercado más de 1.000 unidades, informa Efe.

Ello supondrá que la plantilla de Silence en la planta de Sant Boi de Llobregat (Barcelona) pueda pasar de los actuales 160 trabajadores a unos 400, según cuál sea el ritmo de producción. Las previsiones más optimistas de Silence son que en cinco años se puedan fabricar 30.000 vehículos de este tipo al año.

Y el lugar de producción podrían ser las instalaciones que dejará Nissan en Barcelona. Silence se cuenta entre los proyectos finalistas para ocupar la planta de Nissan en Montcada, si bien Sotelo ha explicado que, en caso de no ser posible esta opción, también podría adaptarse a las plantas de la Zona Franca o Sant Andreu de la Barca.

Precio asequible

Este pequeño coche podrá adquirirse, según las primeras estimaciones, a partir de los 7.500 euros sin contar las dos baterías extraíbles que utiliza; sumándolas se alcanzaría un precio mínimo de 12.000 euros.

Sotelo ha explicado que este biplaza se intentará comercializar sobre todo para flotas (de alquiler o de empresas de trabajo), aunque también se apostará por la venta a particulares.

La versión L7e es la más potente, con un motor de 14 kW y una velocidad máxima de 90 km/h. Equipado con dos baterías, tiene una capacidad de 11,2 kWh y una autonomía homologada de 149 kilómetros, según el ciclo WMTC. Por su parte, la versión L6e incorpora un motor de 6 kW y alcanza una velocidad máxima de 45 km/h, con lo que es posible conducirlo sin carné a partir de los 15 años. Esta versión dispone de una batería con una capacidad de 5,6 kWh.

Ambas versiones del vehículo disponen de volante multifunción, limpiaparabrisas con cinco velocidades, elevalunas eléctrico, cierre centralizado, sistema de audio con Bluetooth, pantalla TFT digital de 7 pulgadas, soporte para smartphone que permite orientación horizontal o vertical, climatizador, neumáticos en tamaño 155/65 R14 y tracción trasera. Existe la posibilidad de añadir aire acondicionado y sistema ABS como extras.

Además, el nuevo S04 de Silence integra distintas soluciones de conectividad a través de la APP My Silence. Además de poder recordar dónde está aparcado, la autonomía, el nivel de batería disponible y el estado del vehículo, desde el móvil también es posible consultar otros parámetros como la reducción de emisiones de CO2 o la creación de las mejores rutas.

Asimismo, el conductor también puede usar su smartphone como llave electrónica para encender y apagar el vehículo, acceder al habitáculo y abrir el maletero, así como activar el aire acondicionado, la ventilación, bloquear las puertas, subir o bajar las ventanillas y activar la alarma. Con esta APP, el usuario también sabe en todo momento dónde se encuentra su vehículo y es avisado a través de su móvil si su coche sufre algún tipo de movimiento irregular como un golpe o un intento de robo.

Varias opciones de recarga

Como las baterías son extraíbles, pueden cargarse con un enchufe doméstico convencional si no se dispone de un punto de recarga. El coche se puede cargar desde la parte delantera del vehículo o desde la propia batería, ambas opciones con un enchufe tipo Schucko, y para realizar una carga completa de cada batería se requiere en torno a seis horas.

Silence también ha presentado este miércoles un intercambiador de baterías diseñado y desarrollado por la propia compañía que permite sustituir una batería vacía por otra ya cargada en tan solo unos minutos, eliminando el tiempo de espera para recargar.

Se trata del primer Battery Station de Europa y tiene por objetivo romper las barreras de entrada a la hora de adquirir un vehículo eléctrico por parte de los conductores, ofreciendo un ahorro de hasta un 40% en el coste de compra –al adquirir el vehículo sin batería-, así como impulsar la penetración de vehículos eléctricos ligeros en las ciudades.

El servicio de intercambio de baterías estará disponible las 24 horas durante los siete días de la semana y se ubicará en zonas estratégicas del centro de la ciudad y entradas de áreas metropolitanas. La firma pondrá en marcha una prueba piloto en Barcelona de forma inmediata, y en Madrid el próximo año.

Podrán utilizarlo los nuevos clientes de Silence que adquieran un vehículo (tanto una moto como un coche) sin batería y se suscriban al servicio mensual por el uso de la batería y del Battery Station.

La gestión se hará totalmente desde el teléfono móvil a través de una APP que los usuarios descargarán y en la que registrarán su vehículo. Cuando necesiten cambiar la batería, seleccionarán el Battery Station más cercano y reservarán su batería. Una vez allí, extraerán la batería descargada de su moto o coche, la colocarán en una taquilla vacía y una vez bloqueada se le asignará una batería nueva, que extraerán de otra taquilla para colocar en su vehículo.

Silence destaca que los clientes pagarán una cuota mensual de algo más de 20 euros por el uso de las baterías, una cifra muy inferior al coste de la gasolina para un mismo recorrido.

Además, Silence se propone crear un estándar de baterías en un futuro inmediato, y así poder incorporar otras marcas, como ya ocurre con las motocicletas de SEAT MÓ o el motosharing de Acciona, a las que provee.

Nueva sede

La presentación ha tenido lugar en la nueva sede de Silence, con 4.000 metros cuadrados repartidos en tres plantas en el centro de Barcelona, en la calle Còrsega número 293.

Las instalaciones albergan las oficinas, el servicio técnico y un showroom donde las personas interesadas pueden acercarse a ver y probar los vehículos eléctricos de Silence. Además, en el mismo recinto se ubica ya el primer Battery Station de la marca.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin