Cataluña

Cuatro exalcaldes de Barcelona reclaman un proyecto de ciudad para recuperar el liderazgo

  • Serra, Clos, Hereu y Trias instan a pensar en clave de "región metropolitana"
  • La alcaldesa Colau mira al futuro "como una oportunidad colectiva" para transformar la economía
  • Los representantes de la administración se dan cita en la primera jornada del evento ferial BNEW
La alcaldesa Ada Colau en el acto de inauguración del BNEW, junto al Delegado del Estado en el Consorcio de la Zona Franca, Pere Navarro. LUIS MORENO
Barcelona

Barcelona necesita un proyecto de ciudad consensuado a 10 años vista para que la capital catalana recupere el liderazgo europeo y mundial que ejerció en épocas pasadas y que la convirtió en un motor económico y social.

Esta es la principal conclusión a la que han llegado este martes los cuatro exalcaldes de Barcelona Narcís Serra, Joan Clos, Jordi Hereu y Xavier Trias con su participación en el debate

BSTRONG Barcelona, a Resilient City, celebrado en el marco del Barcelona New Economic World (BNEW) que se celebra del 6 al 9 de octubre en Barcelona organizado por el Consorci de la Zona Franca.

Todos ellos coincidieron en que hay que poner en valor la política "en mayúsculas" y "buscar los liderazgos necesarios" para diseñar un proyecto de ciudad global que no solo dé respuesta a las necesidades actuales, sino que también sea un revulsivo para hacer de Barcelona una gran urbe.

En este sentido, los exalcaldes han insistido en hablar de Barcelona como "una metrópoli" sin entrar en batallas políticas. "Deberíamos pensar en la Barcelona regional, no ya en la ciudad propiamente ni en su área metropolitana", ha explicado el exalcalde socialista Jordi Hereu, sino en "la región de Barcelona" para proponer proyectos que respondan a las nuevas necesidades económicas y sociales, "en línea con los requisitos que ha establecido la Unión Europea", ha concretado. Una visión que ha compartido el también socialista Joan Clos, para quién las comarcas del Vallès Oriental y el Vallès Occidental, además de la del Baix Llobregat o el Maresme, "tal vez deberían formar parte de esta amplia área metropolitana que obedece a una nueva realidad", ha dicho Clos.

En este sentido, el exedil 'convergente' Xavier Trias ha recordado que plantear la ciudad en estos términos es necesario para poder competir a nivel europeo con otras grandes urbes como Milán y se ha mostrado partidario de abandonar "la batalla con Madrid" , porque lo que necesita Barcelona, a su entender, "es recuperar su posición en el mapa europeo y mundial". "Tenemos que volver a explicar al mundo qué es Barcelona para que vuelvan a situarnos en el mapa", ha dicho Trias.

Desde el punto de vista del exalcalde socialista Narcís Serra –uno de los artífices de la Barcelona de los Juegos Olímpicos del 92-, las aspiraciones de una Barcelona motor económico y social solo se conseguirán desde el consenso político que ponga fin a la ruptura política que tanto influye en la capital catalana. "El sistema capitalista está quedando en manos de las élites tecnológicas y éstas están radicadas en Madrid", ha explicado Serra y lo ha atribuido a "la histórica falta de neutralidad de la Administración central que durante años ha primado Madrid sobre Barcelona".

Por su parte, Jordi Hereu ha reiterado la importancia que tendrá para la ciudad sacar provecho de los proyectos que se fomentarán con los recursos europeos que obtendrá España. "Esta sería la agenda a corto plazo que debería ocuparnos desde el consenso político para garantizar el futuro: generar un gran listado de proyectos para la ciudad que se adapten a las exigencias de la UE y sean interesantes". Lo que en palabras de Joan Clos sería "la construcción de un proyecto con la creación de estrategias y alianzas profundas".

Colau, optimista

El debate de los exalcaldes ha tenido lugar después de la inauguración del evento. Ha sido una de las primeras jorandas que se ha celebrado este martes dentro del certamen ferial BNEW -que abarca cinco sectores estratégicos para la nueva economía: inmobiliario, ecommerce, logístico, digital y las zonas francas-.

En el acto de inauguración, la alcadesa de Barcelona, Ada Colau, ha instado a mirar al futuro "como una oportunidad colectiva" para transformar la economía y centrarse en sectores innovadores como el comercio electrónico, rehabilitación inmobiliaria y la transformación digital.

La alcaldesa ha asegurado que la pandemia puede ser una oportunidad para "construir colectivamente un futuro mejor y no volver a la normalidad de antes", y ha añadido que el foro BNEW es una manera de poner las primeras bases.

También ha valorado a Barcelona como un polo de atracción y generación de talento con una gran capacidad de plasmarlo en congresos y eventos feriales como el Mobile World Congress (MWC) o el BNEW. Sobre este último, Colau ha dicho que es como una "dosis de optimismo y buenas ideas" para la ciudad en el contexto de crisis económica provocada por el coronavirus.

Un evento distinto

Por su parte el presidente del BNEW y Delegado del Estado en el Consorcio de la Zona Franca, Pere Navarro, ha agradecido el esfuerzo a quienes han hecho posible el evento por realizarse en "un momento muy difícil", y ha anunciado que volverá a tener una nueva edición el año que viene, independientemente de si se ha llegado a la normalidad o no.

"No es un evento, no es un congreso. Es algo distinto", ha afirmado Navarro para definir al BNEW, que ha señalado que ha supuesto unos dos millones de euros de inversión directa que se han traducido en unos 300 empleos, entre directos e indirectos.

Navarro ha explicado que el diseño de este evento presencial y digital ha supuesto un reto para garantizar las sinergias de los participantes para que tuvieran oportunidades de negocio, y ha destacado que se ha creado una plataforma digital específicamente para cumplir ese objetivo.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.