Castilla y León

Las pymes españolas crearán 450.000 empleos en tres años si mejora su acceso al crédito

El 15% de las pymes que busca financiación para circulante o proyectos de inversión o expansión -unas 150.000- creará empleo si llega a obtenerla. El número de puestos de trabajo se acercaría a 450.000 durante los próximos tres años.

A ello hay que sumar otros 404.000 empleos que se mantendrán en ese tiempo, en el caso de que las empresas logren financiación.

Ésta es una de las principales conclusiones del II Informe sobre la financiación de la pyme en España, liderado por la Confederación Española de Sociedades de Garantía (SGR-CESGAR), que integra a las 20 sociedades que operan en España, fruto de encuestas realizadas en marzo, que aporta una completa radiografía de las empresas. Se estructura en cinco apartados, que abordan las características de las pymes en España (sectores, tamaño, posición competitiva y perspectivas), necesidades de financiación, financiación bancaria, garantías y las sociedades de garantía en el proceso de financiación empresarial.

El pormenorizado estudio, que fue presentado por el presidente de Cesgar, José Rolando Álvarez, analiza todos los sectores de actividad e incluye datos relativos al colectivo autónomo y al sector primario, dos tipos de empresas que habitualmente quedan excluidas en los análisis.

Sector servicios

El informe aporta una distribución sectorial que indica un claro sesgo de las empresas hacia los servicios, en los que se ubican tres de cada cuatro compañías de nuestro país.

Otra característica reseñable de las empresas españolas es su reducido tamaño medio. El 53,7% de las pymes tienen asalariados y el porcentaje de microempresas -con menos de diez empleados- se eleva hasta el 95,7%.

Igualmente, se aprecia un notable aumento en el número de firmas exportadoras, que ya se sitúa en el 8,5%, frente al 6,8% que se observaba hace apenas medio año. Del total de unidades empresariales consultadas, un 22% se catalogan como innovadoras, en sintonía con los datos de la primera oleada realizada.

Con respecto a la facturación, ha evolucionado de manera positiva en el último semestre, lo que refleja una mejora del escenario económico. Pese a ello, el 70% de nuestras pymes ingresa menos de 300.000 euros. Es ahí donde tiene su principal campo de acción el sector de las garantías, dado que la operación media entre los avalistas de las pequeñas y medianas empresas se sitúa en los 80.000 euros, a devolver en ocho años.

Perspectivas a corto plazo

Las perspectivas a corto plazo que arroja el informe muestran una clara mejoría en marzo de 2016. De hecho, el 46,4% de los negocios espera que su facturación aumente en los próximos doce meses, seis puntos por encima de las expectativas existentes medio año antes. Además, el 8,3% espera que ese crecimiento sea importante. En el otro extremo se hallan las empresas que consideran que rebajarán su facturación, un 13,4% en el periodo ahora analizado.

El incremento de la actividad está también detrás del aumento casi generalizado en la utilización de productos financieros. El crédito de proveedores (33,1%), las líneas de crédito o descuento (25,8%) y los préstamos bancarios (23,8%) han sido los instrumentos financieros más relevantes para las compañías españolas en los últimos seis meses.

Por su parte, los créditos del ICO, el arrendamiento financiero o leasing y otras modalidades de circulante como confirming y factoring integran grupos de relevancia intermedia, utilizados por un porcentaje de pymes significativo, pero igual o inferior al 10% de distintos instrumentos financieros en los últimos 6 meses.

Una de cada tres firmas españolas -concretamente el 29,6%-, lo que equivale a aproximadamente un millón de compañías, ha tenido necesidades de financiación, la haya buscado o no de forma activa en los últimos seis meses, frente al 21,3% que este informe aportaba en septiembre. Ese porcentaje aumenta hasta el 34,2% si se excluyen las empresas sin asalariados (frente al 30% del anterior análisis).

Con respecto al destino de la financiación, la mayoría de las necesidades se siguen vinculando al circulante (78,3% de las empresas). Le siguen en importancia la inversión en equipo productivo (19,5%) y en inmuebles (5%). Asimismo, aunque aún con valores reducidos, emerge con fuerza la petición de crédito para la internacionalización (2,9%).

Exportación e innovación

Al hilo de ese avance, se pone de relieve que empresas exportadoras e innovadoras presentan necesidades de financiación muy superiores a la media (45,1% y 38,3%, respectivamente, frente al 29,7% del total de compañías analizadas).

El principal obstáculo actual a la financiación de las empresas es la falta de garantías y avales. Algo que afecta al 21,1% de las compañías con necesidades de fondos para acometer sus proyectos, potenciales clientes de las sociedades de garantía. Ahora bien, casi la mitad de las empresas (49,4%) no tiene problemas de acceso al crédito; al contrario, lo obtienen de una forma natural.

En el último medio año, mejoran las expectativas empresariales y ha aumentado el número total de negocios que ha recurrido a financiación bancaria, al pasarse del 18% registrado en septiembre al 22,4% de esta oleada.

Las cifras indican que tres de cada cuatro empresas con necesidades de financiación ha recurrido a una entidad bancaria, y destaca la importancia de este tipo de financiación para la pyme española.

En el estudio se destaca que un 83,9% de las pymes que ha demandado financiación bancaria, la ha obtenido. El 16,1% restante, no la ha logrado, bien porque no ha llegado a solicitarla por diferentes motivos (5,5%), porque se la han denegado (un 6%), porque están a la espera de respuesta (4,5%) o porque las condiciones planteadas no eran las adecuadas (0,1%) Con respecto al primer informe, hay que destacar el aumento en el porcentaje de negocios que ha obtenido una respuesta positiva (en torno a un 10% más) y la reducción del grupo de empresas que no llegaba solicitarla por diferentes motivos (15,4% en septiembre).

Condiciones de financiación

Según la encuesta se aprecia una mejora en las condiciones de financiación bancaria, con mayor adecuación en importes y plazos a las necesidades empresariales. Al 92% de las compañías que obtuvieron una respuesta le han concedido el 100% de la cantidad solicitada.

El porcentaje de las mismas que han requerido garantías o avales ha caído del 54% al 51,5% en los últimos seis meses, al igual que lo ha hecho el volumen de empresas que han aceptado plazos de devolución inferiores a los deseados o precios mayores a los esperados (22,6% frente al 34,5%).

En este sentido, el número de pymes que considera que ha mejorado el acceso al crédito, se eleva hasta el 35,9%, frente a un 19,9% que cree que ha empeorado. De igual manera, se observa una mejora en la evolución de los plazos y, sobre todo, de los costes, tanto directos como, en menor medida, indirectos. La percepción sobre el asesoramiento también evoluciona de una manera positiva.

El número de empresas con necesidad de garantías o avales (financieros o técnicos) ha aumentado en los últimos seis meses hasta el 9% "frente al 7,9% del pasado septiembre-, siendo el destino principal de las garantías acompañar la solicitud de financiación bancaria destinada a circulante. De esta manera, unas 253.000 pymes habrían tenido necesidades de financiación en el periodo analizado. Los resultados que arroja la encuesta sobre la situación de las pymes en relación con la financiación ajena apuntan a que una de cada tres compañías con necesidades de financiación bancaria ha necesitado presentar garantías o avales y que la mayoría las ha obtenido (96,1%, cuando sólo unos meses antes eran el 80,6%).

Las necesidades de garantías o avales técnicos (para el desarrollo de actividad y, en menor medida, para licitaciones públicas y adjudicaciones de contratos públicos) se sitúan en el 4,2% de las empresas frente al 3% de septiembre de 2015.

El grado de conocimiento que las firmas españolas tienen de las sociedades de garantía, las grandes desconocidas en el ecosistema financiero español, ha avanzado en 5 puntos en los últimos seis meses.

Así las cosas, el 18,7% de las compañías manifiesta que nunca ha recurrido a una SGR pero dice conocer sus principales servicios, cuando en septiembre se situaba en el 13,7%.

Entre las empresas, aumenta la percepción de los beneficios que aportan las sociedades de garantía. De hecho, según la encuesta los aspectos más valorados por sus usuarios ?socios partícipes- se encuentran los siguientes: mejora en el acceso a la financiación bancaria (el 72,2% lo señala frente al 61,4% en septiembre de 2015), así como la obtención de un asesoramiento financiero adecuado (62,8%).

Las compañías subrayan también como ventajas que proporcionan las SGR la ampliación de los plazos de devolución de la financiación (61%); obtención de mayores importes en la financiación bancaria (60,8%); mientras que la posibilidad de reducción de los costes de la financiación bancaria es señalada por un 50,2% de compañías.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud