Capital Riesgo

Los fondos de deuda privada alertan de un aluvión de concursos por los ICO

  • El 24% de los encuestados por BDO prevé una avalancha de impagos
  • El 76% advierte que los créditos tendrán que refinanciarse
  • "La financiación alternativa será crucial para afrontar el corto y medio plazo"
Banco de España. Foto: EFE

Uno de cada cuatro fondos de deuda privada y alternativa presentes en España, -los más activos en financiación a empresas medianas y pymes-, alertan de un próximo aluvión de situaciones concursales en los préstamos ICO. En el actual contexto de potencial ralentización económica y volatilidad en los mercados, la segunda edición del Barómetro de financiación de la firma de servicios profesionales BDO revela que el 24% de los fondos consultados prevén una avalancha de impagos, mientras el 76% restante considera que los créditos tendrán que ser refinanciados por la banca y por los fondos de deuda de forma equitativa (39,4% por las entidades financieras vs. 36,4% por fondos de deuda). Los créditos otorgados a las empresas con aval ICO terminan su periodo de carencia en 2022 y, aunque no existe una visión clara sobre si estas carencias se extenderán, el estudio asegura que "muchas empresas no podrán hacer frente al repago de capital".

Para desarrollar el estudio, BDO ha realizado una encuesta con más de 50 fondos, entre ellos, los más activos en financiación a pymes en el panorama nacional de la deuda alternativa. Las entidades encuestadas se muestran muy sensibles a la situación financiera de las empresas españolas que han obtenido financiación pública y advierten que "el reto será conjugar el crédito bancario con una mayor presencia de la deuda privada".

El estudio de BDO incide en que la gripalización del Covid, la rotura de las cadenas de suministro, la inflación en entornos del 7% -niveles que no se recordaban desde 1989-, la guerra de Ucrania, los elevados precios de la energía y los tipos de interés en alza están impactando en las condiciones de financiación y en las estructuras alternativas de deuda. Un escenario al que se suma el elevado nivel de apalancamiento de las compañías frente a la situación existente precovid. En este segundo barómetro de 2022, los fondos se presentan como un agente que seguirá apostando y acompañando a la pyme española, aportando recursos, flexibilidad y cubriendo el espacio existente entre capital y financiación tradicional en un horizonte temporal repleto de desafíos.

Precios al alza

El informe, titulado "Segundo Barómetro de la financiación de los fondos de deuda", asegura que nos encontramos "en uno de los momentos más complejos de la economía española en los últimos 40 años", en el que el direct lending o deuda privada será esencial en los futuros procesos de refinanciación de las compañías ofreciendo modelos alternativos a la financiación bancaria.

Según confirma a elEconomista Pablo Simón, Socio responsable del área de Debt Advisory & Restructuring de BDO y responsable del informe, "en el contexto de actual volatilidad y tipos de interés al alza los fondos de deuda aportan estructuras flexibles. Por ejemplo, amortizaciones y carencias a muy largo plazo, en las que incluso se capitalizan intereses a 4, 5 ó 7 años (lo que se denominan estructuras bullet) y que optimizan el pasivo, al reducir y eliminar el servicio de la deuda (pago de capital e intereses) en el corto plazo, apostando por la evolución del negocio durante los próximos años".

En cuanto a su coste, el socio de BDO explica que la banca sigue teniendo un precio inferior al direct lending, cuyas ventajas principales son dos: rapidez de decisión y flexibilidad. "Los fondos ayudan a crecer como si fueran un inversor de equity (que aporta dinero) pero sin pedir acciones ni participar en el capital, como explica Simón a este diario. Te sientas con ellos dentro de unos años, cuando tu negocio es mucho más grande y consolidado. En ese momento, se podrá repagar por varias opciones: refinanciación con bancos, venta de activos non core o nueva deuda", añade. El 54,5% de los fondos encuestados reconocen que la elevada inflación y potencial subida de tipos de interés están afectando a las condiciones de financiación y el 48% considera que los costes de la financiación alternativa tendrán que incrementarse durante los próximos dos años.

Mayor convivencia

Durante los últimos dos años numerosas compañías españolas se han acogido a ayudas financieras avaladas por el Estado.De manera general, todo el tejido empresarial nacional ha recurrido a financiación ICO (más de 122.000 millones de euros) y las firmas de mayor tamaño -con gran impacto en sus sectores de actividad- han solicitado ayudas a los fondos públicos gestionados por Sepi y Cofides, que han otorgado más de 2.500 millones de euros

La creciente tendencia en la percepción de los fondos de deuda como una fuente de financiación complementaria y no sustitutiva a la bancaria -una realidad desde hace años en Europa y Norteamérica-, también se va instalando poco a poco en España, aunque queda camino por recorrer. Según el citado barómetro de BDO, "somos el país más bancarizado de Europa en lo que a financiación se refiere", aunque el 76% de los fondos reconocen ya trabajar de manera frecuente con entidades bancarias (el 39,4% afirma hacerlo sólo ocasionalmente).

El informe revela que prácticamente todos los agentes financiadores, bancarios y no bancarios españoles coinciden en las 'bondades' de esta complementariedad para todas las partes, viéndose unos (bancos) como la salida a los otros (fondos) y viceversa en operaciones donde la banca no puede llegar, permitiendo a la empresa española obtener la financiación necesaria para hacer crecer su negocio o salir de la situación actual.

A luz de los resultados de esta segunda edición del barómetro de BDO, los fondos seguirán apoyando a las pymes como un modelo de negocio fundamental para el crecimiento y desarrollo de la economía española. "La financiación alternativa de las compañías será una palanca fundamental para afrontar el corto y medio plazo y acelerar, en lo posible, el periodo de recuperación hacia los niveles previos a la crisis", indica Simón. "El aumento de este sector de direct lending (con un control regulatorio y monitorización adecuados) producirá un impacto positivo en el sistema financiero", concluye.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud