Empresas y finanzas

Los fondos de deuda ganan cuota a la banca en la financiación a pymes

  • Duplican su penetración en España, pasando del 10% en 2008 a casi el 20%
  • Angulas Aguinaga, Alvinesa, Legalitas o Suanfarma recurrieron a la financiación de estos fondos en 2021
  • La confrontación entre ambos modelos de financiación ya es cosa del pasado

El negocio de la deuda privada sigue avanzando a un ritmo vertiginoso en España. El crédito bancario no se suprime, se complementa, pero los fondos de direct lending ganan cuota de mercado como fuente de financiación para las empresas partiendo, eso sí, de niveles iniciales muy bajos. La 'desintermediación bancaria' ha llegado para quedarse, aunque con un retraso considerable respecto a mercados como Estados Unidos, que nos llevan décadas de ventaja. Pese a la falta de estadísticas oficiales, el consenso de los expertos financieros consultados por elEconomista apunta a que la financiación alternativa supone entre un 15% y un 18% del total en España, sin haber alcanzado todavía el umbral del 20%. Eso sí, cada vez más compañías familiares y pymes -con ebitdas de entre tres y quince millones-empiezan a emplear el direct lending.

Esta pérdida progresiva de cuota de mercado de la banca en España se inició durante la crisis financiera de 2008, cuando la financiación alternativa era muy residual y apenas llegaba al 10%. Pero a raíz del colapso del mercado bancario, el desarrollo de fuentes alternativas de financiación se aceleró para intentar cubrir parte del hueco que dejaron los bancos. Jean François Guicheteau, Head of Leveraged Finance de BBVA, detalla a elEconomista las dos situaciones en las que la entidad financiera suele colaborar con los fondos de deuda para complementar sus estructuras de financiación, diseñadas a la medida de cada cliente. "En primer lugar, para incrementar el nivel de apalancamiento que la entidad financiera puede asumir en solitario y, en un segundo supuesto, para aquellas situaciones donde se busca una estructura de financiación que ejerza poca presión sobre los flujos de caja de las compañías, incorporando tramos con una única cuota al vencimiento del crédito (bullet)".

Compañías distress

Por otro lado, hay operaciones más complejas y difíciles de abordar por los bancos, ya sean situaciones distressed y de insolvencia o adquisiciones de compañías con menor generación de caja, en las que este tipo de financiación es sustitutiva a la bancaria. En cualquier caso, el Head of Leveraged Finance de BBVA considera que el mercado español camina hacia una mayor colaboración. "Todo el mundo es consciente de que esa colaboración creciente entre los tres mundos (el equity, la deuda alternativa y la bancaria) puede, en algunos casos, resultar beneficiosa. Cada vez trabajamos más en estructuras híbridas que combinan tramos bancarios y otros específicos para los fondos de deuda de manera que el sponsor puede obtener deuda con mayor efectividad mientras mantiene el soporte imprescindible de la banca, que aporta deuda a un precio sustancialmente más atractivo, pero también presta servicio en el día y día y otorga estabilidad en la relación y en la gestión cuando resulta necesario revisar los términos de las operaciones". La confrontación entre ambos modelos de financiación ha quedado definitivamente en el pasado.

El fondo Ares ha abierto oficina en España, sumándose a Pemberton, Tikehau, ICG, HIG o Capza, entre otros

En 2021 se realizaron en España un número significativo de transacciones con participación del direct lending en compañías como Angulas Aguinaga, Alvinesa, Suanfarma, Legalitas, SAS, Logalty o la refinanciación del Grupo Recoletas. Ejemplos del gran recorrido que tiene esta fórmula de financiación en nuestro país.

En el caso de Alvinesa, la destilería de los March -vendida por Artá Capital al fondo británico ICG-, la financiación fue  facilitada por la banca, -asegurada por Natixis-, pero sindicada en parte a fondos de direct lending como Tikehau Capital, Idinvest o Muchinich & Co. La firma de capital riesgo PAI Partners recurrió también a los fondos de deuda francés Tikehau Capital y al estadounidense Arcmont para financiar la adquisición del 50,1% de Angulas Aguinaga. Ambos fondos le concedieron un préstamo de 200 millones con un vencimiento a siete años, complementado con un bilateral por 50 millones con Bank of Ireland, y una línea de financiación revolving por 25,5 millones de Santander, Sabadell, CaixaBank y Bank of Ireland. PAI comparte ahora el accionariado con un fondo secundario del capital riesgo español Portobello Capital, su antiguo propietario.  

Más cara pero más flexible

La financiación alternativa gana peso no solo en las adquisiciones de los fondos de capital riesgo, sino también entre las empresas españolas a la hora de lanzarse a nuevos mercados, ampliar sus instalaciones productivas, refinanciar su deuda o resolver conflictos accionariales. Según los expertos consultados, su desarrollo genera una "sana competencia" y es totalmente complementario. En cuanto a su coste, la banca sigue teniendo un precio inferior al direct lending, cuyas ventajas principales son dos: rapidez de decisión y flexibilidad. Los fondos de deuda se caracterizan, sobre todo, por ofrecer préstamos a más largo plazo (hasta 7 años), dar mayor flexibilidad en las condiciones al prestatario (incluido el reembolso) y su mayor rapidez a la hora de realizar la operación frente a la banca tradicional.

Nuevos jugadores

En declaraciones a elEconomista, Luis Vítores, Managing Director de Private Debt de Muzinich & Co en Iberia, explica que la llegada a España de los fondos privados de deuda ha cubierto varias necesidades y oportunidades de mercado. En su opinión, cada vez más empresas españolas los perciben "como un mecanismo accesible de financiación flexible, al tiempo que la colaboración con el capital riesgo, con otros fondos de direct lending y con la propia banca es también cada vez mayor". El 2021 fue un ejercicio de gran actividad para la firma en España con nuevas operaciones, como Natac y Alvinesa, la refinanciación de Frulact, participada del fondo galo Ardian, y Noucor, apoyando al private equity español MCH Private Equity en la compra del negocio de B2B del Grupo Uriach. Además ha seguido apoyando a sus compañías en cartera con más capital como en el caso de Restabell (master franquiciado de los restaurantes Tacobell en España y Portugal) y de Iskaypet , líder en productos y servicios para mascotas con  marcas como Tiendanimal y Kiwoko.

Según el informe "Alternative Lender Deal Tracker Autumn 2020", elaborado por Deloitte, en los últimos 31 trimestres se registraron un total de 2433 acuerdos de direct lending en Europa, de los que 880 fueron en Reino Unido y 118, en España. Nuestro país se está convirtiendo en uno de los focos de inversión más importantes para  este negocio, un mercado con grandes oportunidades. En línea con esta tendencia, nuevos fondos de deuda como Ares están abriendo oficina en España, sumándose a otros como Pemberton, Tikehau Capital, ICG, HIG, Capza, Muzinich, Alantra u Oquendo, entre otros.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.