Banca y finanzas

El Supremo da la razón a Bankia y limita su responsabilidad en la compra de acciones tras la salida a bolsa

  • La sala argumenta que la entidad solo actuó de intermediaria...
  • ... con los accionistas que adquirieron títulos en el mercado secundario
  • El banco cierra el capítulo de posibles reclamaciones por la salida a bolsa

El Tribunal Supremo cierra la puerta a que Bankia tenga que realizar otra devolución millonaria a los inversores por su salida a bolsa. El Pleno de la Sala de lo Civil ha rechazado que la entidad tenga que reembolsar el dinero a los inversores que adquirieron títulos de la entidad en el mercado secundario tras su salida a bolsa, operaciones en las que Bankia era intermediaria.

La sentencia examina por primera vez la cuestión de si, tras la compra de unas acciones en bolsa, en la que una entidad actúa como intermediaria, esta tiene legitimación pasiva en una acción de nulidad del contrato de compra por error de vicio del consentimiento.

De este modo, el Alto Tribunal ha concluido que la legitimación pasiva no le corresponde más que el vendedor y no a quien ha actuado como intermediario o comisionista en nombre ajeno. Según recoge el documento, Bankia no vendió las acciones, sino que solamente prestó el servicio de inversión, es decir, la recepción y transmisión de órdenes por cuenta de terceros.

"Incluso en el caso de que se hubiera instado la nulidad de la operación bursátil en su totalidad, habría también un defecto de constitución de la relación jurídico-procesal en su lado pasivo"

"Incluso en el caso de que se hubiera instado la nulidad de la operación bursátil en su totalidad (el conjunto de compraventa y comisiones de compra y venta), habría también un defecto de constitución de la relación jurídico-procesal en su lado pasivo, pues debería haberse demandado también al vendedor de las acciones", recoge la resolución.

De esta manera, Bankia cierra el capítulo de compensación a los inversores por su salida a bolsa. En 2016, accedió a compensar a los pequeños accionistas que acudieron debut bursátil. El banco que encabeza José Ignacio Goirigolzarri desde mayo de 2012 ha devuelto más de 1.800 millones de euros a 11.000 inversores minoristas que acudieron a la salida a bolsa de la entidad en julio de 2011 por la presunta falsedad de las cuentas en las que se apoyó la operación. La cifra de reembolsos representa el 98,5 por ciento del total. Aún hay una minoría de clientes que no ha ido a reclamar su dinero ante la entidad, aunque ésta tiene consignadas las cuantías en una cuenta corriente para cuando soliciten su devolución.

Paraguas para el Santander

De momento, este primer fallo también hace de paraguas para el Banco Santander de cara a afrontar demandas por los mismos motivos del Banco Popular. El grupo cántabro ya ha tenido que asumir devoluciones a clientes que acudieron a la emplación de capital que la entidad adquirida realizó en 2016. Varios jueces de primera instancia han dado la razón a distintos clientes a que el banco basó esta oferta en unas cuentas que no mostraban la verdadera realidad de la entidad.

La Audiencia Nacional, que investiga la caída del Popular por la vía penal, ha limitado la instrucción al año 2016. No obstante, varios despachos de abogados han acudido a la vía civil a reclamar devoluciones por la ampliación de capital que hizo el Popular cuatro años antes, en 2012, bajo el argumento de que ya entonces las cuentas de la entidad no mostraban la realidad de la misma. Entre los argumentos, señalan que el banco usó una trama opaca en Luxemburgo para ocultar pérdidas.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0