Banca y finanzas

La falta de rentabilidad de la banca y las luchas de poder bloquean las fusiones

  • Los costes de reestructuración superan los beneficios que suponen
Una de las fusiones fracasadas. Foto: Archivo.

La tercera ola de fusiones bancarias no termina de llegar. La escasa rentabilidad que generarían las operaciones, las luchas por el reparto de poder en el nuevo grupo resultante y la falta de capital para acometer las reestructuraciones necesarias ponen freno a las pretensiones del Banco Central Europeo (BCE) y del Banco de España para reducir el número de entidades y poder ganar en competitividad y rentabilidad.

La frustrada fusión entre Unicaja y Liberbank en los minutos de descuento es ejemplo de que estas operaciones se buscan por necesidad y no por voluntad. Un alto ejecutivo del sector financiero español señala que las actuales dificultades que afronta la banca, donde los bajos tipos protagonizan un interminable escenario de escasa rentabilidad, están "forzando" las fusiones. Sin embargo, pocos quieren soltar el poder, por lo que apunta a que las operaciones que lleguen a partir de ahora "no van a ser pacíficas".

Personalismos

Este fue el motivo principal de que la entidad andaluza y la asturiana abortaran sus planes de integración. Los dos bancos discreparon desde el principio en la ecuación de canje (porcentaje de control que cada entidad tendría en el nuevo grupo). Mientras la entidad que preside Manuel Azuaga quería controlar el 60% de la resultante, lo que dejaría a Liberbank con el otro 40%, éste aspiraba a dominar entre el 45% y el 47%, dominio suficiente para generar valor a sus accionistas, según informaron en su día fuentes cercanas a la operación.

Con la propuesta del 60/40 presentada por Unicaja, los accionistas de Liberbank, entre los que se incluyen el fondo Oceanwood, el mexicano Ernesto Tinajero y la familia asturiana Massaveu, reducirían su posición y su inversión en el grupo resultante. Por otro lado, este equilibrio también se traduciría en una posible merma del reparto de poder, con una inferior representación de los inversores en el consejo de administración del nuevo conglomerado.

Pero, además de los personalismos, están las cifras. Los analistas de Credit Suisse estimaron los costes de reestructuración del nuevo grupo en 317 millones, tres veces más de las sinergias anuales de 101 millones que conseguirían con la fusión a partir de 2020. Fuentes conocedoras de las negociaciones aseguran que Unicaja buscaba evitar una ampliación de capital, para cubrir los gastos mediante la venta de activos no estratégicos, como un porcentaje de su participación en Caser. No obstante, otra realidad es que los actuales precios de la banca en bolsa ahuyentan al mercado a la hora de captar capital.

Aunque por volumen no es comparable, cabe recordar que el Banco Santander tuvo que realizar una ampliación de capital de 7.000 millones para asumir la integración del Popular.

Sin embargo, las fusiones se frustran dentro y fuera de nuestras fronteras y los motivos son los mismos. Los dos mayores bancos alemanes, Deutsche Bank y Commerzbank, solo tardaron un mes entre anunciar su interés por una unión y descartarla. El consejero delegado de Deutsche Bank, Christian Sewing, fue claro en el argumento: los números no salen. El ejecutivo reconoció que la operación no daría suficientes beneficios como para cubrir los costes de reestructuración.

Precisamente, ésta es una de las grandes solicitudes que la banca está requiriendo al BCE: las entidades piden que la factura de los recortes de personal, oficinas y operativos se puedan distribuir en tres años. En la actualidad, la banca tiene que provisionar la cuantía en cuanto realiza la operación de fusión. Pero, de momento, el supervisor europeo hace oídos sordos a las exigencias del sector.

Si las fusiones nacionales no salen, a las trasnacionales ni se les espera. Para que lleguen, aún tiene que crearse el Fondo de Garantía de Depósitos común, que culmine la Unión Bancaria. Sin embargo, Bruselas está centrada ahora en el reparto de poder tras las últimas elecciones y, hasta que no se concrete, no habrá conversaciones al respecto.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0